El Trabajo Fin de Máster (en adelante TFM) es una creación intelectual inédita y original, autónoma e individual, que sirve para acreditar que los masterandos están en posesión de las competencias profesionalizadoras exigibles a un docente de Enseñanza Secundaria, Bachillerato, Formación Profesional o idiomas.

Con su realización, el alumno deberá dejar constancia de la destreza adquirida en las competencias genéricas y específicas del máster, así como su capacidad de transformar el saber en «saber hacer» y su dominio de la competencia «aprender a aprender».

De esta forma, el TFM se sitúa como el escalón final en el camino hacia la obtención del título de máster y su superación se presenta como la demostración fehaciente de la consecución de los objetivos del mismo y de la capacitación para desarrollar las funciones profesionales de su espectro laboral.

Por todo ello, resulta evidente que el trabajo debe estar orientado a la aplicación de las competencias profesionales asociadas a la titulación mediante su elaboración y posterior defensa pública por videoconferencia ante un tribunal nombrado por la Universidad.

El peso específico de este trabajo en el conjunto del programa del máster es de 6 ECTS, lo que implica un volumen de 150 horas de trabajo personal del estudiante.

El Trabajo Fin de Máster nunca podrá ser objeto de reconocimiento de créditos.

Tutorización y Comisión de TFM

Para garantizar el adecuado desarrollo de los TFM, se han definido dos fases fundamentales. La temporalización de ambas fases abarca la totalidad del curso académico, estando caracterizadas cada una de ellas por una serie de acciones didácticas específicas que pasan a desarrollarse a continuación.

Primera fase: análisis de documentación

Esta fase se desarrollará a través del Aula Virtual durante el primer trimestre. En ella se pretende que los alumnos se familiaricen con la asignatura y todo su proceso de desarrollo.

Los alumnos tendrán acceso a través del Aula Virtual a documentación imprescindible para la asignatura: guía didáctica, listado de temáticas y plantilla para el diseño del TFM, así como lecturas obligatorias y recomendadas que les dotarán de los conocimientos y competencias necesarios para el adecuado desarrollo del TFM.

A largo de esta fase no existirá un proceso de tutorización directa, si bien se desarrollará un proceso de coordinación por parte de la comisión de TFM a través de comunicados y orientaciones graduales en el Aula Virtual.

Las tareas principales que desarrollarán los alumnos serán las siguientes:

  • Leer y asimilar la documentación aportada, siguiendo la temporalización y recomendaciones aportadas por la Comisión de TFM.
  • Reflexionar sobre las temáticas aportadas para el desarrollo del TFM.
  • Entrega de la propuesta de evaluación y temática de TFM en la fecha indicada en la temporalización, los alumnos tendrán que entregar de manera obligatoria a través del Aula Virtual el documento con la opción de evaluación elegida y la propuesta de temática del TFM.

Segunda fase: desarrollo del TFM

Esta fase implica el proceso de desarrollo del TFM propiamente dicho, abarcando el segundo y tercer trimestre.

Para desarrollar con eficacia dicho proceso, la Universidad asigna un tutor académico a cada alumno. Todo el proceso de tutorización se desarrollará vía correo electrónico, empleando exclusivamente la dirección de correo electrónico corporativa de la Universidad.

El tutor académico velará por la adecuada adquisición de las competencias propias de la asignatura a cada uno de sus tutorandos, definiéndose las siguientes funciones básicas:

  • Acompañar al estudiante en su proceso de trabajo, orientándole, asesorándole, supervisándole y resolviendo las posibles dudas que puedan surgir.
  • Evaluar el trabajo del alumno, aportándole un feedback que le permita mejorar su proceso de aprendizaje. Este proceso de evaluación estará supeditado a la opción de evaluación elegida por el alumno (ver apartado de evaluación).
  • Emitir el visto bueno para la defensa del trabajo.

En relación con la labor del alumno, a lo largo de esta segunda desarrollarán las siguientes acciones formativas:

  • Mantener un contacto continuo y fluido con el tutor (vía correo electrónico corporativo).
  • Revisar de manera continuada el Aula Virtual (comunicados de la Comisión de TFM, documentación, etc.).
  • Desarrollar el TFM con base en las directrices establecidas.
  • Cumplir con los plazos de entrega establecidos en la temporalización (en función de la opción de evaluación elegida).
  • Atender a los feedbacks y correcciones aportadas por el tutor en cada una de las entregas.

A su vez, el máster cuenta con una Comisión de TFM compuesta por profesores de la titulación y coordinada por la dirección del máster. Entre sus funciones están las de establecer la normativa de la asignatura y velar por su cumplimiento, definir el protocolo de desarrollo y temporalización del TFM, resolver las posibles incidencias que se produzcan y realizar una coordinación en una doble línea:

  • Coordinación del alumnado: se desarrollará a través de comunicados en el Aula Virtual de TFM. En dichos comunicados se aportará información relevante y se realizarán recordatorios de cuestiones clave del proceso de desarrollo del TFM.
  • Coordinación de los tutores académicos: se desarrollará a través de la misma aula virtual del TFM, a través de un módulo específico, con el objetivo de velar por una uniformidad de criterios en los procesos de tutorización, desarrollo y evaluación.

Temáticas

Con el fin de vincular el TFM con las competencias profesionales que conforman el plan de estudios del máster, se ha vinculado directamente y de manera transversal su elaboración con las asignaturas de Didáctica, Innovación Docente e Iniciación a la Investigación Educativa. La búsqueda de ese carácter interdisciplinar del TFM ha llevado a establecer como eje temático el diseño de propuestas de buenas prácticas. Las buenas prácticas deben ser entendidas como propuestas de aula originales, innovadoras y transformadoras, contextualizadas para un centro educativo, y deberán acogerse al menos a una de las siguientes líneas de desarrollo o líneas de innovación:

  • Uso y aplicación de metodologías activa (ver documento resumen en el aula elaborado desde la coordinación de la asignatura de Innovación Docente).
  • Uso y aplicación de propuestas de evaluación formativa y compartida (ver documento resumen en el aula elaborado desde la coordinación de la asignatura de didáctica).
  • Uso y aplicación de las TIC en el aula.
  • Propuestas de proyectos interdisciplinares (entendiendo como tales aquellas propuestas en las que existe una auténtica coordinación por parte de diferentes departamentos con el fin de desarrollar aprendizajes integradores, significativos y funcionales).
  • Diseño y puesta en práctica de propuestas basadas en la metodología científica (ver documento resumen en el aula elaborado desde la coordinación de la asignatura de investigación).

Acto de defensa

La defensa del TFM es el momento cumbre del estudio del máster, aquel en el que el estudiante demuestra que ha adquirido las competencias asociadas a sus estudios y que es capaz de desempeñar, con garantías, la labor profesional para la que se ha formado.

Es requisito indispensable para poder acceder a la defensa del TFM estar en posesión del visto bueno por parte del tutor, lo que no implica ni garantiza la superación de la asignatura.

El acto de defensa del TFM se desarrollará por videoconferencia ante un tribunal. Dicho tribunal, que actúa de forma colegiada, está compuesto por un presidente y dos vocales, todos ellos profesores de la Universidad.