El Rector, Isidoro Gonzalez, en las Cortes de Castilla y León

El Parlamento de Castilla y León ha aprobado el proyecto de ley relativo al cambio de denominación de la Universidad Internacional Isabel I de Castilla. El vicepresidente primero de las Cortes y procurador por Burgos del Partido Popular, Fernando Rodríguez Porres, señaló en su intervención sobre las causas que han motivado el cambio de nombre: «La universidad online de Castilla y León ha adoptado el nombre de la reina Isabel I de Castilla como homenaje a la mujer castellana y española más universal de todos los tiempos, artífice principal en la formación del primer Estado moderno europeo, y en buena medida, responsable del mundo que hoy conocemos». Rodríguez Porres puso de relieve la idoneidad de la creación de la universidad en el hecho de que actualmente «muchos estudiantes castellanos y leoneses cursan sus estudios en universidades online de otras regiones, ya que esta posibilidad no existe en nuestra comunidad». El procurador burgalés señaló también que la nueva universidad supone «la creación de puestos de trabajo cualificados y la retención de talento en Castilla y León».

Orgullosos de nuestra denominación

El rector de la Universidad Isabel I de Castilla, Isidoro González Gallego, destacó tras la aprobación parlamentaria el hecho de que «nuestra Universidad ostenta con orgullo el nombre de una mujer excepcional, cuya obra y personalidad la sitúan como una de las figuras más unánimemente admiradas de la historia universal. La importancia y trascendencia de los hechos acaecidos durante su reinado, de los que fue impulsora principal, tienen como consecuencia que hoy, 508 años transcurridos desde su muerte en Medina del Campo, las huellas de la magna obra política y cultural de Isabel I de Castilla aún sean palpables en muchos países repartidos por todo el planeta. Es un merecido homenaje a la mujer que partiendo del reino de Castilla, entonces dividido y enfrentado, fue capaz de sentar las bases de la hegemonía mundial española que extendió para siempre nuestra cultura y lengua por los cinco continentes, un tesoro que hoy compartimos 500 millones de personas».