María Nieves Alonso Profesora de Derecho Constitucional de la Universidad Isabel I
Mar, 07/04/2020 - 10:39

La respuesta es NO y nos la otorga el Tribunal Constitucional en la reciente Sentencia de 24 Febrero de 2020.

El Tribunal Constitucional estima que no pueden ser publicadas imágenes obtenidas de las redes sociales para ilustrar informaciones si no se dispone del consentimiento expreso del afectado.

La Sentencia considera que los usuarios de las redes sociales son los titulares de sus derechos fundamentales.

Por esta razón, aun cuando con carácter voluntario compartan en las redes datos de carácter personal, continúan formando parte de su esfera privada.

De esta manera, cuando un usuario publica una imagen en sus redes sociales, lo hace para que pueda ser observada por otros, bien sean o no sus amigos o seguidores, según configure el estado de privacidad de su perfil. Por ende, solo presta su consentimiento en ser observado en el lugar en el que voluntariamente él ha elegido.

El juzgador constitucional rechaza que, cuando el usuario publica una foto en Facebook haya creado en la editorial la confianza de que autorizaba su reproducción en el periódico como víctima de un suceso.

Tampoco admite que pueda basarse esa supuesta autorización en la aceptación de los avisos legales, las condiciones de uso y las políticas de privacidad de la red social en cuestión al tratarse de un contrato de adhesión, no negociable y de difícil comprensión para el usuario medio, que desconoce la mayor parte de las ocasiones el contenido real y las consecuencias del otorgamiento de la autorización exigida para su registro y utilización. A este respecto, debe recordarse la paradigmática STJUE de 25 de enero de 2018, asunto C-496/16, Schrems (EU:C:2018:37) en la que el Tribunal de Luxemburgo estima que los usuarios de la citada red social poseen la condición de «consumidor» en tanto que publican libros, pronuncian conferencias, gestiona sitios de Internet, recauda donaciones y acepta la cesión.

En cualquier caso, se puede afirmar que se debe garantizar el control de la información publicada en la red. En definitiva, la falta de consentimiento por parte del usuario afectado es el sustento sobre el que el Tribunal Constitucional hace pivotar que la reproducción sin consentimiento de una imagen de una persona anónima supone una intromisión ilegítima en su derecho fundamental a la propia imagen regulado en el artículo 18 de nuestra Carta Magna.

Comentarios

Dada la vertiente práctica que presenta el tema tratado en el marco digital en el que actualmente estamos inmersos, es de sumo interés dejar claro el posicionamiento de nuestros tribunales al respecto. Agradezco a la Dra. Alonso la brillantez y claridad con el que ha tratado el tema.

Totalmente de acuerdo, aunque debemos ser conscientes y el individuo debe ser responsable de las publicaciones ya que es muy difícil legislar y recoger la casuística completa sobre las nuevas tecnologías basadas en redes sociales.

Muy buenas a tod@s, Interesante entrada, gracias, María Nieves por compartirla con todos y hacernos reflexionar. La respuesta negativa y la reciente sentencia del TC nos invita a la reflexión jurídica y social sobre cómo los medios de comunicación no pueden usar una foto de las redes sociales sin el consentimiento de quien la publicó, dado su alcance práctico. Me quedo con esta frase que entiendo resume su esencia: "cuando el usuario publica una foto en Facebook haya creado en la editorial la confianza de que autorizaba su reproducción en el periódico como víctima de un suceso". ¡Un abrazo!

Enhorabuena Doctora. Muchas gracias por compartir con nosotros su conciso análisis sobre la jurisprudencia del TC, Sin duda se trata de un tema de notoria actualidad caracterizado por la controversia generada en una sociedad globalizada en la que el intercambio de información de los usuarios parece no tener límites. Un abrazo.

Añadir nuevo comentario