Fondo de la sanción del TAS al Atletico de Madrid

El Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS) confirmó ayer, jueves 1 de junio, la sanción al Atlético de Madrid por la que estará dos mercados de fichajes sin poder inscribir jugadores. Este castigo se une a los ya impuestos al Real Madrid y al Fútbol Club Barcelona, y, más allá de los colores de cada uno, invita a reflexionar. ¿Está el fútbol español burlando la normativa internacional sobre protección de los menores por encontrar el próximo Cristiano Ronaldo? La directora del Grado en Derecho de la Universidad Isabel I, Pilar Conde Colmenero, analiza con precisión quirúrgica el fondo de esta cuestión en su artículo La tutela laboral de los deportistas menores a debate: Cuestiones de actualidad en torno al reclutamiento y transferencia de jugadores, publicado en la Revista Trabajo y Seguridad Social de Mayo de 2017.

El Reglamento FIFA que han incumplido estos tres clubes tiene un fundamento esencial: la prevención del abuso y explotación económica de los jugadores menores de edad. De hecho, varias organizaciones mundiales como UNESCO y UNICEF alentaron que este Reglamento se modificase, para ser más garantista con los niños, en dos ocasiones. Aún así, los equipos bordean en ocasiones esta normativa para fichar a los jóvenes talentos.

La promesa de un futuro resuelto puede motivar que los padres se sientan tentados por las grandes ofertas económicas de los clubes, “por lo que se posicionan en contra del interés de sus hijos”, señala la directora del Grado en Derecho. O bien que se trate de una familia en una situación de necesidad, “y quieran velar por el futuro de su hijo, comprometiéndolo gravemente aunque lo hagan de buena fe”, argumenta.

El debate está en la calle, y es innegable que tres de los equipos españoles más importantes han incumplido el Reglamento en cuanto a protección de los menores. La mayor parte de los programas de radio y televisión, y de las páginas de los diarios deportivos, versan sobre qué jugadores podrá o no podrá fichar el Atlético. Pero el problema de fondo es mucho más trascendente. “El fútbol es para muchos chicos un espejo donde ven reflejados a sus ídolos, a héroes a los que imitar. Si mantenemos que el deporte es una escuela de valores, éste debe ser ejemplar. Las malas prácticas en la transferencia y reclutamiento de jugadores menores no deberían producirse, ni en el fútbol ni el deporte en general”, sentencia Pilar Conde Colmenero.

Añadir nuevo comentario