Andrés Seoane Fuente Departamento de Comunicación
Mar, 16/01/2018 - 17:35

Entrevistamos a Jorge Largo, docente del Máster en Formación del Profesorado de la Universidad Isabel I y coordinador de MIAC (Maestros Innovadores, Alumnos Competentes), tras la selección de esta iniciativa como finalista en los II Premios Nacionales Marketing Educativo, en la categoría de Portal Educativo Más Influyente. En un repaso por el trabajo por el trabajo que desarrolla MIAC, Jorge Largo destaca que es "un espacio fresco, versátil, cuidado y realmente útil", en el que convergen la diversidad de contenido, la versatilidad de sus recursos o la aportación de colaboradores expertos como algunas de las claves de su crecimiento, apuntando que el reto es seguir "aprendiendo, mejorando, compartiendo" y, sobre todo, disfrutando haciendo lo que más les gusta a estos maestros innovadores.

 

¿Qué significa para MIAC, y para ti como coordinador de esta iniciativa, haber sido seleccionado en los Premios Nacionales Marketing Educativo, en la categoría de Portal Educativo Más Influyente? ¿Era algo esperado?

No podemos negar que nos quedamos totalmente sorprendidos, primero porque no conocíamos en profundidad la existencia y desarrollo de estos premios, y segundo, que podríamos ser finalistas con la cantidad de plataformas y espacios educativos que están apareciendo en la red y la calidad de los mismos.

En cualquier caso, estamos tremendamente contentos, y aunque no es algo en lo que uno piense, ni la finalidad para la que se crean estos espacios o plataformas educativas, vamos a seguir disfrutando de lo que hacemos, incluidos como no, los premios.

¿Qué supondría ganar el premio? ¿Qué aspectos de la actividad de MIAC se verían más afectados?

La verdad es que no tenemos ni idea porque nunca nos han dado un premio de este tipo.

Sin ninguna duda, a día de hoy nuestro mejor reconocimiento es que MIAC se haya convertido en un entorno de aprendizaje en red donde conectar con más personas inquietas por la educación, donde se pueda compartir y ayudar a encontrar respuestas a todas esas preguntas que aun están sin responder.

Por no eludir la pregunta, si consiguiéramos el premio no nos lo pensaríamos, intentaríamos mejorar el espacio web, ampliar la oferta, mejorar los recursos, y ayudar, en la medida de lo posible, a que todas aquellas iniciativas y movimientos que están surgiendo en torno al cambio educativo sigan existiendo.

¿Por qué ha llegado MIAC a ser seleccionado como uno de los portales educativos más influyentes de España? ¿Qué diferencia este proyecto de otros planteamientos educativos que existen actualmente?

Somos conscientes de que hay muchas cosas que están por hacer y por mejorar, pero también hemos hecho cosas importantes.

Primero de todo, destacar que todas y cada una de las personas que formamos MIAC somos maestros, y que pese a que trabajamos en lo que más nos gusta y apasiona, en su día nos encontramos con un muro y un punto de inflexión que nos obligaba a hacer algo y plantearnos muchas cosas. Se advertían cambios y la verdad es que no sabíamos bien ni en qué sentido, ni el cómo abordarlos. Todo esto hizo que diéramos un paso hacia delante y nos encomendáramos a la búsqueda del mayor número de respuestas posibles.

Una vez hecho esto, lo siguiente fue intentar compartirlo con todos aquellos que estuvieran en situaciones parecidas a la nuestra y hacerlo de la mejor manera posible.

Poco a poco, hemos ido creciendo en muy poco tiempo. Es sorprendente ver como algunas semanas tenemos hasta 4000 nuevas  inscripciones o fidelizaciones, y estamos enormemente agradecidos.

Todo  esto nos ha permitido ir comprobando como aquellas claves que habían sido establecidas inicialmente como aspectos importantes a respetar, estaban siendo las que hacían que MIAC fuera un espacio de confianza.

Algunas entidades y empresas que han surgido en torno al cambio educativo coinciden en que MIAC es un espacio fresco, versátil, cuidado y realmente útil. Seguramente, la diversidad en el contenido de las noticias, la versatilidad de sus secciones de recursos, el tener como colaboradores personas expertas que nos ayudaran con sus testimonios e historias de vida, el lema, la imagen, el color, la tipografía, el tener espacios habilitados para que la gente compartiera sus proyectos y opiniones o el que sea de fácil descarga, han podido ser algunas de las claves que han permitido que MIAC creciera y se vea como un espacio colectivo.  

Sinceramente, y siempre desde la máxima humildad, apostamos por cosas sencillas, pero atractivas y cuidadas.

¿Cuáles son los logros más importantes que habéis conseguido hasta ahora?

El primero ha sido conseguir encontrar la respuesta a qué queremos ser, y por qué. Creemos que la identidad y filosofía de MIAC, así como la de cualquier otra plataforma educativa, debe ser lo que vertebre todo el proyecto. 

Obviamente, para conseguir esto, para ser fieles a nuestros principios, para intentar ser cada vez más nosotros mismos, hemos tenido que luchar y decir a cosas que no.

El hecho de que realmente se vaya convirtiendo en un espejo donde reflejarse, y dar visibilidad a los docentes en momentos en los que todo el mundo quiere compartir experiencias, ha sido un acierto. Es curioso ver como algunos post llegan a tener un alcance de 500.000 personas y sólo en orgánico, sin promociones ni publicidad. En este sentido, queremos remarcar que todos los adeptos han sido en orgánico, sin promociones publicitarias.

Por suerte o por desgracia, desde nuestros comienzos nunca hemos dispuesto de grandes inversiones económicas para hacer extensible MIAC con estrategias publicitarias  sino que ha sido la respuesta de las personas inquietas por la innovación educativa la que nos ha hecho crecer de forma muy rápida. Seguramente porque atendíamos a inquietudes del profesorado, familias y alumnos, que hasta entonces no tenían respuesta.

También nos gustaría destacar campañas como la de #realinfluencers, donde la compañía tecnológica Blinklearning quiso contar con la ayuda de MIAC para la creación y difusión de este movimiento. Finalmente fue galardonada con el premio EFI de Oro a la mejor campaña de startup de 2017.

De la misma manera, que el equipo fuera creciendo y ampliando sus conocimientos y habilidades en departamentos en los que teníamos más debilidades, nos ha permitido tener un equipo más plural y consistente.

A día de hoy, contamos con la ayuda de personas muy creativas que vienen de trabajar en empresas como Hawkers y que están realizando una magnífica labor a nivel de marketing, análisis y creación.

En definitiva, la suma de cada uno de los factores ha sido imprescindible para poder mejorar y crecer.

¿Y qué retos tenéis de cara al futuro más cercano?

Seguir aprendiendo, mejorando, compartiendo, pero sobre todo, disfrutar haciendo lo que más nos gusta.

A día de hoy estamos en la organización de Educa 2018. Se trata del I Congreso Mundial de Educación, Innovación e Investigación Educativa dirigido a todas las etapas, niveles y materias educativas que se celebrará el próximo mes de febrero en A Coruña.

Estamos ilusionados con como está yendo el desarrollo de este  evento por muchas razones. Entre algunas de ellas,  por haber conseguido que dentro de su itinerario, podamos encontrar con conferencias y ponentes de carácter nacional e internacional, pero también con un amplio abanico de comunicaciones y grupos de trabajo para desarrollar las diferentes áreas temáticas en formato de “Buena Práctica”.

Todo el Comité Organizador, formado por profesorado de diferentes centros educativos y ámbitos de conocimiento, se ha volcado para que este evento que siembra su semilla por primera vez, sea un referente nacional e internacional.

Realizar un evento presencial de estas características, es algo que siempre nos ha hecho mucha ilusión y parece que estamos muy cerca de verlo hecho realidad.

También, destacar que de manera paralela al congreso se están sucediendo los premios ABANCA al mejor docente de España

Los Premios EDUCA ABANCA 2017, Mejor Docente de España, tienen el objetivo de reconocer la labor desempeñada por los mejores docentes durante el año 2017. Buscan realzar socialmente la figura del buen docente y su implicación en el proceso de enseñanza de su alumnado, así como su importancia para la sociedad.

Son proyectos que nos hacen mucha ilusión porque ayudan a mejorar y dignificar la profesión docente.

¿En qué momento se encuentra la educación actualmente en España?

Sinceramente creo que vivimos en una situación única y realmente especial, en un estadio de cambio permanente en todos los niveles. Tomarle el pulso a la educación, a la vida, a la sociedad, a la situación política, es una tarea que a mi personalmente me da vértigo.

Con el siglo XXI han llegado nuevas prácticas educativas. Unas totalmente rompedoras con la escuela tradicional,  otras, en parte un tanto continuistas; el trabajo por proyectos, la figura del profesor como generador de nuevos paisajes de aprendizaje, la incorporación de nuevos entornos de aprendizaje, de las nuevas tecnologías, la gamificación, la personalización del aprendizaje, la clase invertida, las ecologías de aprendizaje etcétera. Parece que estas podrían ser algunas de las tendencias emergentes que deben guiar nuestra tarea docente, pero la verdad es que son muchos cambios en poco tiempo, y muchas preguntas aún sobre qué métodos funcionan y cuáles no. Y es ahí donde debemos y queremos estar con MIAC.

¿Qué se necesita para mejorar este contexto?

Lo podríamos resumir en dos palabras: acuerdos y equilibrios entre todas las partes, pero por ser un poco más explicativos hablaríamos de:

  • Primero de todo, un proceso de concienciación pues debemos asumir sin ninguna duda que las circunstancias han cambiado. 

En los últimos años han llegado nuevas prácticas o tendencias educativas que si las analizamos y nos fijamos en ellas, podemos comprobar como todas tienen como denominador algunos aspectos realmente interesantes:

- El alumno como protagonista en todo proceso de enseñanza y aprendizaje.

- El avance de la tecnología dando lugar a nuevos conceptos relacionados con las nuevas generaciones (Knowmads, Centennials, Nativos digitales, Millennials).  

- El avance de la Neurociencia, la Psicología y la Pedagogía en el ámbito educativo dando como resultado el espectro de la Neuroeducación. Ésta, sin duda, nos está permitiendo responder a interrogantes importantes en torno a cómo aprenden los alumnos, o a combatir el hecho de que el cerebro fuera un gran olvidado dentro de los procesos de enseñanza aprendizaje.

  • En segundo lugar, un proceso de formación continua. Tanto en esta, como en otras muchas profesiones, debemos aceptar los cambios con cierta responsabilidad e ilusión. De esta manera estaremos en disposición de poder asumir y garantizar opciones reales de respuesta.

Siempre ha habido alumnos que se aburrían y desconectaban en clase, alumnos que no consiguieron encontrar o desarrollar sus talentos o fortalezas, pero ahora, en un momento educativo en el que la tecnología nos ofrece tantas posibilidades y herramientas, parecería un acto de irresponsabilidad no ofrecer formatos con los que se puede llegar a más y mejor. No olvidemos que nuestros alumnos están expuestos, día tras día, a recibir inputs de información con una alta calidad y belleza. Si nuestros formatos son "toscos" o poco atractivos, lo normal es que, o somos unos grandes "oradores y cautivadores", o los rechacen.

  • Y por no extendernos mucho, en tercer lugar, un proceso de dotación y acompañamiento. Cuando hablamos de dotación no quiero caer en números y en datos. Aunque haya informes que evidencian cuál es la inversión que España hace en Educación, me refiero a cosas más obvias. Se trata de escuchar y reorganizar la dotación. Por poner un ejemplo, quizás sobren mesas, sillas, porterías y canastas y hagan falta  otro tipo de cosas o recursos. Pero tampoco esto quiere decir que en todos los contextos tenga que haber las mismas cosas, el mismo tipo de recursos, pues eso no es justo, es mejor escuchar el sentir global y dar la mejor respuesta posible a esa realidad.

¿Qué papel juega la formación online en el panorama educativo? ¿Cuál crees que será su desarrollo de cara al futuro?

No nos vamos a engañar, un papel fundamental. Vivimos un momento en el que el acceso a la información está a un solo clic,  en el que sencillamente no nos hace falta ir a ningún sitio para ver o aprender algo.  La influencia de lo digital está teniendo un impacto inminente en nuestras vidas y, sin ninguna duda, está cambiando la cotidianeidad de las mismas. Es por esta razón, que muchas plataformas e instituciones educativas se han sumado a un reto importante, el de ofrecer todo en modalidad no presencial.

Si somos sinceros, debemos admitir que lo digital está cambiando el significado de los conceptos  de enseñanza y aprendizaje, la forma en la que accedemos a la información, la gestionamos y almacenamos, la manera en la que compartimos y nos comunicamos, lo está cambiando todo. Eso sí, cuanto de bien hay que hacerlo para que emocionalmente  podamos prescindir de esa parte del face to face que siempre nos ha acompañado.   

¿Cómo tiene que ser un docente adaptado a la realidad educativa del año 2018?

En relación a esta pregunta, podríamos hablar de cuáles son las habilidades que debe reunir un docente pero, sin ninguna duda, creemos que antes de habilidades debemos hablar de otro tipo de cualidades entre las que destacaríamos la motivación, la pasión, la escucha, etcétera. Si tuviéramos que quedarnos con una, podríamos elegir la pasión, ingrediente que debemos promover desde nuestra posición como maestros.

La pasión, intenso interés y deseo de saber y hacer más, es lo que más falta hace promover y fomentar en nuestros alumnos. Cuando conseguimos que un alumno sienta pasión por conocer o hacer algo, lo que sea, hay muchas posibilidades de que haga mucho voluntariamente por conseguirlo. De hecho, resultaría bastante complicado impedírselo. Sin embargo, en las escuelas de hoy en día solemos encontrarnos con que la pasión entra en continuo conflicto con el currículo.

Terminamos señalando que uno de los fines de la educación es que los alumnos tengan autonomía y habilidades para aprender solos, ellos necesitan conseguir aprender por sí mismos, ya que más tarde tendrán que continuar haciéndolo durante el resto de sus vidas. Los profesores, por tanto, debemos enseñarles cómo hacerlo utilizando los recursos disponibles, y también todo aquello que los dispositivos no les pueden proporcionar: respeto, empatía, motivación y pasión. Esta es la mejor forma en la que los docentes podemos ayudar a los alumnos en el siglo XXI.

No olvidemos que la tecnología cada vez es mejor para enseñar contenidos, pero para transmitir estos valores se requiere a un humano, a un docente comprometido.

Añadir nuevo comentario