Este mes de octubre se cumplen 20 años de la publicación del Real Decreto 1627/1997, por el que se establecen disposiciones mínimas de seguridad y salud en las obras de construcción.

Este Real Decreto, transposición de la Directiva Europea 92/57/CEE, regula las obligaciones en materia de prevención de los distintos agentes intervinientes en una obra de construcción: promotor, proyectista, dirección facultativa, coordinador de seguridad y salud, contratistas, subcontratistas y trabajadores autónomos.

También establece los requisitos mínimos que debe cumplir una obra en cuanto a medidas de seguridad y salud, y también en materia documental, estableciendo la obligatoriedad de elaborar un estudio de seguridad y salud o estudio básico acompañando a los proyectos de ejecución, así como un plan de seguridad y salud redactado por el contratista que desarrolla el citado estudio.

Estos 20 años de vigencia del Real Decreto, han contribuido a mejorar los niveles de seguridad y salud de las obras en España, pero, no obstante, la construcción continúa siendo el sector con mayores índices de siniestralidad, y hay voces que defienden que debe modificarse sustancialmente. En muchos foros se ha propuesto que esta modificación debería reducir la carga burocrática que el Real Decreto impone a todas las obras (y cuya eficacia preventiva es más que dudosa), y se podrían implementar medidas tales como:

  • Exigencia de formación en materia de prevención para todos los agentes intervinientes: promotores, contratistas, subcontratistas, autónomos, proyectistas, directores facultativos, y, sobre todo, coordinadores de seguridad y salud.
  • Clarificación de las funciones de los coordinadores de seguridad y salud.
  • Regulación explícita de las obras sin proyecto.
  • Mayores exigencias en la aplicación de la seguridad en fase de diseño.
  • Dar cabida a las nuevas tecnologías, ya que, algunas iniciativas interesantes como el libro de incidencias electrónico, no terminan de encajar bien con un texto redactado hace 20 años.

Estamos, por tanto, en un período de reflexión. Un período para hacer balance sobre las bondades del Real Decreto, pero también sobre sus puntos débiles. Para discutir si ha logrado los objetivos que perseguía, o si, por el contrario, no ha sido lo eficaz que se pretendía. Es un momento, por tanto, para abrir, de forma contundente, la puerta a una modificación del Real Decreto, de forma que se adapte a las nuevas necesidades de un sector que ha evolucionado mucho en los últimos 20 años.

Con el objeto de plantear un foro de reflexión y análisis crítico del Real Decreto 1627/97, la Universidad Isabel I organiza una jornada titulada '20 aniversario del Real Decreto 1627/1997' en la que participarán destacados ponentes expertos en prevención de riesgos laborales en construcción, así como representantes de la Administración Pública, que expondrán sus puntos de vista sobre los distintos aspectos del Real Decreto, y que participarán en una mesa redonda final en la que los asistentes podrán intervenir y plantear todas aquellas cuestiones que sean de su interés.

La jornada se celebrará el próximo viernes 20 de octubre, en horario de mañana, en la sede de Burgos de la Universidad. ¡No te la pierdas!

Añadir nuevo comentario