Andrés Seoane Fuente Departamento de Comunicación
Mar, 01/08/2017 - 14:52

Oficinas centrales de Google, en Mountain View, California.

Google. Apple. Microsoft. Estas tres compañías son fijas en cualquier quiniela cuando se pregunta a casi cualquier trabajador que dónde le gustaría encontrar un empleo. Estos gigantes de la tecnología son las tres empresas más valiosas del mundo, y famosas por sus innovadores métodos de trabajo, su trato y atención a la plantilla, y unas condiciones laborales únicas en el mundo. Aquí te desvelamos algunos de sus secretos.

De Google se dijo durante mucho tiempo que una de sus preguntas estrella en una entrevista de trabajo consistía en calcular cuántas pelotas de ping pong caben en un autobús de dos plantas. Es cierto que se usara, al igual que otros juegos de lógica a resolver en el momento, pero la situación, como explica el director de Recursos Humanos de la compañía en España, Javier Martín, ha cambiado, y ahora se realiza una prueba general de habilidad cognitiva enfocada al mundo de los negocios. Eso sí, una pregunta posible sería estimar cuántos aviones sobrevuelan el cielo de Madrid en hora punta, por ejemplo.

Encontrar un empleo en Google no está reservado para los ingenieros. Cualquier trabajador con cierto grado de especialidad puede encontrar un puesto en la empresa, con el requisito imprescindible del inglés, puesto que en la sede de Madrid, por citar una realidad, la mitad de las comunicaciones diarias se realizan en este idioma. ¿Ves más factible formar parte de su plantilla? Pues no les envíes el currículum ni llames a sus oficinas, entra en Google Carrers y efectúa una búsqueda personalizada. A partir de aquí, quién sabe si podrías acabar en alguno de los 40 países por los que reparten las 70 sedes de Google, o después pedir el traslado. Y sé consciente de que nunca dejarás de aprender, ya que todos los trabajadores reciben al menos 10 horas de formación mensuales.

Detalle del exterior de la tienda de Apple en Nueva York.

En lo que concierne a Apple, sus procesos de selección suelen realizarse durante todo el año y varían según los países y, obviamente, los puestos que busquen cubrir. Suelen empezar completando un formulario y una carta de motivación, y si te responden, comienza la aventura. Pueden citarte en un hotel dándote una fecha concreta, junto a un grupo de gente. La duración puede ser de un día o varias semanas, y consta de diferentes fases con un elevado grado de rigurosidad en el que te ‘enfrentarás’ tanto a empleados como a gerentes. Al final del camino, y en caso de que no te acepten, jamás te explicarán por qué.

Entre las preguntas a las que tendrás que contestar, se encuentran los siguientes ejemplos: ¿Cuáles son tus fracasos y cómo has aprendido de ellos? (para candidatos a gerente de software); Cuéntame algo que hayas hecho en tu vida de lo que estés especialmente orgulloso (ingeniero de software); ¿Alguna vez has estado en desacuerdo con tu superior y cómo te has enfrentado a esa situación? Pon un ejemplo específico (ingeniero de software); Explícale a un niño de 8 años qué es un router cuál es su función (asistente At-Home).

Sede de Microsoft en Colonia, Alemania.

Respecto a Microsoft, un estudio reciente reveló que el perfil profesional es el de product manager. Pero, por supuesto, también buscan ingenieros, expertos en soluciones tecnológicas y científicos de datos. Las habilidades que requieren no incluyen únicamente conocimientos de tecnología, programación, desarrollo e ingeniería de software, y algoritmos, sino también la capacidad comunicativa, de resolución de problemas y de análisis. Para optar a un puesto en su sede central en Redmond (Washington), deberás inscribirte en sus ofertas de empleo, resaltar tus logros en tu currículum, la información apropiada para el puesto al que aspiras, explicar por qué llevarás valor a la compañía y facilitarles el acceso a los proyectos que hayas realizado.

El proceso consistirá, en primer lugar, en dos entrevistas por teléfono. Una con el reclutador y otra con el superior del puesto, ambas igual de relevantes. Si las cosas han ido bien, tendrás que acudir a las oficinas centrales para entrevistarte. Entre seis y ocho horas de preguntas en varias fases, desde problemas de programación hasta puesta en práctica de tus habilidades sociales a la hora de la comida, en un ambiente más distendido. Después de cada fase, tu reclutador hablará contigo. Mantén el contacto, pídele su opinión, que haya feedback. Puede que lo que venga después, sea el trabajo de tu vida.

Añadir nuevo comentario