unard_ui1_pol_garcia

Burgos, 16 de mayo de 2016. Pol García, jugador de fútbol y estudiante del Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte de la Universidad Isabel I, acaba de conseguir un histórico ascenso a la Serie A con su equipo, el Crotone. Dedicado plenamente a una disciplina deportiva tan exigente como es el fútbol, con desplazamientos, concentraciones, partidos y entrenamientos, Pol García es un ejemplo de que estudiar y competir al más alto nivel es una realidad gracias a la formación universitaria online. Desde la Universidad Isabel I, nos hemos puesto en contacto con él para que nos cuente cómo es la vida de un futbolista español en el extranjero y qué supone para él esta experiencia a nivel profesional.

UI1. Formas partes de un equipo que ha conseguido recientemente el ascenso a la Serie A, nos gustaría saber cómo has vivido esa experiencia. Por lo que sabemos, sois un equipo modesto, ¿qué significa para vosotros este hito?

Es un hito histórico para esta ciudad y para toda la región de la Calabria… es la primera vez en la historia de este club que sube a la Serie A. Nuestro equipo tenía como objetivo al inicio de la temporada el buscar la salvación. Sin embargo, mientras pasaban los partidos nos dimos cuenta de que podíamos hacer más y nos hemos encontrado subiendo a la Serie A y luchando por ganar el campeonato.

UI1. ¿Por qué elegiste el fútbol como disciplina deportiva? ¿Desde cuándo lo practicas o quién te metió el gusanillo?

Mi padre fue futbolista y mi hermano es futbolista. Somos una familia que vive de fútbol. Empecé a practicarlo a los 4 años, en el FC San Cristóbal de Terrassa, equipo de mi hermano y en el que el entrenador era mi padre, que fue quien nos metió a mi hermano y a mí en el mundo del fútbol y con los años se ha convertido no solo en mi pasión, también en mi trabajo.

UI1. ¿Qué te aporta el fútbol, a nivel personal y profesional, para que tomases la decisión de coger las maletas e irte al extranjero a jugar? ¿No se hace duro estar lejos de los tuyos? ¿Piensas quedarte un tiempo más, o bien estás deseando volver a Catalunya?

El fútbol me lo ha dado y me lo está dando todo, me ha formado como individuo y me ha convertido en la persona que soy ahora. Me ha dado el espíritu de competición, el trabajo en equipo y, sobre todo, el sacrificio, las responsabilidades, el saber perder y el saber ganar, el trabajo, la actitud, el respeto... y muchos otros valores que el deporte te transmite y que aplicados al día a día, te hacen crecer como persona. Decidí irme al extranjero porque era una oportunidad tanto dentro como fuera del campo. Era una buena propuesta a nivel deportivo, pero además me daba la posibilidad de conocer una nueva cultura, un nuevo idioma y vivir una experiencia que pocos chavales de 16 años pueden experimentar. Es cierto que es difícil estar lejos de familia y amigos, aunque mi hermano se vino a vivir conmigo y mis padres tratan de venir un par de veces al mes, pero esto también te hace aprender, madurar y saber valerte por ti mismo. Son muchos aprendizajes que me aportó esta experiencia. Llevo cinco años en Italia, he encontrado aquí a mi novia y estoy bien. Sí que echo de menos a mis padres y familia y estoy abierto a la posibilidad de volver a Catalunya y a casa, pero, de momento, estoy bien aquí.

UI1. ¿Podrías hacernos una pequeña valoración de tu carrera y tus éxitos? ¿En qué equipos has militado?

He jugado en Terrassa, Espanyol, Barcelona, Juventus, Vicenza*, Como* y actualmente en el Crotone* (*en préstamo por la Juventus), y he ganado muchos trofeos a nivel de fútbol base con Barcelona y Juventus. Este año he conseguido subir a Serie A, después de quedarme a las puertas el año pasado (fui tercero con el Vicenza). Estoy muy contento de cómo está yendo mi carrera hasta ahora,  pero soy consciente de que aún no he conseguido nada y mi próximo objetivo es el de jugar en Serie A.

UI1. Si no me equivoco, eres central. ¿Esta posición se elige o son los entrenadores los que van llevándote hacia ella?

Digamos que viendo tus características, a lo largo de los años, son los entrenadores los que van mandándote hacia aquella posición: si eres alto, fuerte, no muy rápido y sabes defender bien, esa es tu posición.  Después si sacas bien el balón jugado desde atrás, mejor.

UI1. Fuera del fútbol, ¿qué echas de menos de España? ¿Qué cosas te han sorprendido del país que te acoge actualmente? ¿Identificas muchas diferencias/coincidencias entre ambas culturas?

Seguramente echo de menos la comida y la tranquilidad de España; también el buen tiempo, que en el norte de Italia es difícil de encontrar. Hay diferencias entre los dos países, pero también son muy parecidos por estar cercanos y ser mediterráneos. Me ha sorprendido la cantidad de gestos que usan para hablar, es divertido y se pega enseguida.

UI1. ¿Qué supone para ti pertenecer al Programa UNARD? Explícanos cómo compaginar estudios y deporte.

Para mí pertenecer a este programa es una oportunidad. Es muy difícil para alguien como yo asistir presencialmente a una universidad. Cada semana estoy al menos tres días de stage, concentrado con el equipo, a veces tenemos doble sesión de entrenamientos, desplazamientos por toda Italia, partidos entre semana, y en invierno y verano concentraciones de dos a tres semanas. Por eso, para un deportista de élite, seguir una carrera es complicado, pero gracias a este programa puedo seguir allá donde vaya con mis clases, seguir la universidad con continuidad y sabiendo que tengo la ayuda de los profesores: flexibilidad, comprensión y el poder estar conectados vía mail o videoconferencia en cualquier momento.

UI1. ¡Muchas gracias! Y mucho ánimo con tus nuevas metas deportivas y profesionales.

 programa_unard_pol_garcia

 universidad_isabel_i_pol_garcia