27 de enero de 2017. La Junta de Castilla y León, a través de la Consejería de Cultura y Turismo, y la Universidad Isabel I han firmado un convenio de colaboración para impulsar el deporte de alto nivel en la Comunidad. Con la iniciativa se pretende que los deportistas puedan compatibilizar, de la mejor manera posible, la vida universitaria con el entrenamiento y la competición, de forma que puedan desarrollar tanto su formación académica como su formación deportiva en las mejores condiciones.

En este sentido, la Consejería de Cultura y Turismo se compromete a facilitar los recursos humanos y materiales que garanticen una atención especializada a los deportistas de Alto Nivel que estudien en la Universidad Isabel I, que además podrán tener acceso a los diferentes programas y acciones de formación y actualización deportiva que se pongan en marcha a través de la Junta, así como a sus instalaciones deportivas. También se propondrá su inclusión los diferentes programas de atención al deportista que desarrolla el Centro Regional de Medicina Deportiva de Castilla y León.

De esta forma, aquellos estudiantes de la Universidad Isabel I que obtengan o hayan obtenido la calificación de deportista de alto nivel, concedida por la Consejería a instancias de la Comisión de Evaluación del deporte de alto nivel de la Comunidad, podrán compatibilizar de forma más sencilla sus estudios con su actividad deportiva, procurándose así un futuro más allá de la carrera que como deportistas profesionales puedan tener.

En este sentido, la Universidad Isabel I lleva desde el año 2013 ayudando a los deportistas de alto nivel a armonizar el deporte con los estudios a través de su Programa UNARD, que actualmente cuenta con cerca de 70 miembros, de prácticamente de todas las edades y disciplinas deportivas.

Por otra parte, el hecho de que la Universidad Isabel I sea una universidad online, es fundamental en el objetivo de facilitar la compatibilidad de los estudios con las obligaciones propias de los deportistas de alto nivel (largas jornadas de entrenamiento, viajes, competiciones, etc.), ya que, de esta forma, los alumnos pueden trabajar desde casa, o desde cualquier lugar en el que exista conexión a internet, en lugar de estar obligados a tener que asistir a clase para sacar adelante las asignaturas.