El objetivo fundamental del título es formar docentes con capacidad para ejercer la profesión regulada de maestro de Educación Infantil. Se pretende que el futuro graduado desarrolle competencias de planificación, desarrollo y evaluación de actividades educativas específicamente dirigidas a niños de 0 a 6 años y llevadas a cabo en instituciones que respondan a las necesidades educativas de la etapa.

La propuesta educativa de la Universidad Internacional Isabel I de Castilla persigue que el propio desarrollo de la docencia y del aprendizaje en un entorno virtual permita a los estudiantes desarrollar habilidades directamente asociadas a este entorno como son las metodológicas (procedimientos de trabajo, formas de actuar, iniciativa emprendedora, proactividad, etc.) y las tecnológicas (colaboración en espacios virtuales, participación crítica en comunidades de práctica y aprendizaje virtuales y redes sociales, trabajo con recursos de aprendizaje digitales, etc.), extrapolables a su futuro trabajo diario en el centro educativo. Estas habilidades no se trabajan de la misma manera ni con la misma profundidad en un entorno presencial, ya que no forman parte de la experiencia personal del futuro maestro. En definitiva, se trata de una formación de carácter inmersivo propiciada por la propia naturaleza de la enseñanza-aprendizaje, desarrollada en un contexto eminentemente tecnológico.

El Grado en Educación Infantil de la Universidad Internacional Isabel I de Castilla está orientado a desarrollar el perfil del profesor que señala el Libro Blanco del Título de Grado en Magisterio (volumen 1, página 193) y que le permitirá asumir las siguientes funciones en el conjunto del sistema educativo:

  • Ha de ser el organizador de la interacción de cada alumno con el objeto de conocimiento.
  • Debe actuar como mediador para que toda la actividad que se lleve a cabo resulte significativa y estimule el potencial de desarrollo de cada uno de los alumnos en un trabajo cooperativo del grupo.
  • Tiene que ser capaz de diseñar y organizar trabajos disciplinares e interdisciplinares y de colaborar con el mundo exterior a la escuela.
  • Ha de ser un profesional capaz de analizar el contexto en el que se desarrolla su actividad y planificarla, capaz de dar respuesta a una sociedad cambiante.
  • Debe estar capacitado para ejercer las funciones de tutoría, orientación de los alumnos y evaluación de sus aprendizajes.