Las personas que trabajan en la oficina de una farmacia están obligadas a conocer la práctica en protección de datos como consecuencia de la necesidad de aplicar la normativa en la materia. No solamente porque se trata de un derecho fundamental de los pacientes y clientes en general, así como de los otros miembros que trabajen en la farmacia, sino también por el excesivo riesgo que se corre al tratarse en una farmacia numerosos datos de salud que la Ley de protección de datos considera como “datos especialmente protegidos” y que un mal tratamiento, al tratarse de esos datos de especial protección, puede tener como consecuencia sanciones muy elevadas.

En una Farmacia, es imprescindible formar a cualquier persona en el ámbito de la privacidad, ya que es una cuestión del día a día de la misma, con el añadido de que los datos que se tratan, en muchas ocasiones, son datos de salud, así como un derecho fundamental de todos los ciudadanos.

A los alumnos que superen el curso se les expedirá el título de "Diploma Universitario en Protección de datos en una farmacia"

En colaboración con Davara&Davara