Rubén Tino Ramos Profesor del Máster en Prevención de Riesgos Laborales
Vie, 30/04/2021 - 09:40

Día del trabajador, varias personas vestidas de su profesión juntas.

Día del trabajador, varias personas vestidas de su profesión juntas.

El día internacional del trabajo es la festividad del movimiento obrero internacional que surgió en el siglo XIX, en plena revolución industrial, debido a las malas condiciones laborales de los trabajadores de la época.

Con la celebración de este día, que fue instaurado por la Segunda Internacional en 1889, se rinde homenaje al gran levantamiento obrero que tuvo lugar en Estados Unidos el 1 de mayo de 1886 para reclamar condiciones de trabajo adecuadas, y en concreto, una limitación de la jornada laboral a 8 horas diarias.

Ese día, más de 200.000 trabajadores iniciaron en Chicago una huelga en la que reclamaban la limitación de la jornada laboral a ocho horas y se produjo la conocida revuelta de Haymarket (Chicago), en la que murieron 39 personas y hubo más de 200 heridos fruto de los enfrentamientos entre la policía y los más de 20.000 manifestantes que acudieron a Haymarket Square.

Los movimientos y protestas se prolongaron aún varios días, y en junio de ese mismo año se condenó a prisión a tres de los protagonistas de la revuelta, mientras que a otros cinco se los condenó a muerte. Fueron ejecutados en noviembre.

Con toda seguridad fue ésta revuelta, y la voluntad de no reforzar el movimiento eminentemente socialista surgido de ella, el motivo por el que precisamente el 1 de mayo no se celebre en EEUU ni en otros países como Canadá, celebrándose en su lugar los primeros lunes de septiembre de cada año el denominado Labor Day, que tuvo su origen en el desfile organizado en Nueva York el 5 de septiembre de 1882, por la Noble Orden de los Caballeros del Trabajo para reivindicar igualmente los derechos de los trabajadores, y que fue utilizado años más tarde, en 1894, por el entonces presidente de EEUU, Grover Cleveland, para congraciarse con el movimiento obrero mediante la oficialización de la festividad, apartándose, eso sí de las  connotaciones más extremas del 1 de mayo.

No es por tanto el 1 de mayo una fecha aceptada de forma unánime por la comunidad internacional, ni está siquiera reconocido como uno de los días internacionales de la ONU. Así, por ejemplo, cabe añadir como nota curiosa que en Australia ni siquiera se celebra en todo su territorio en la misma fecha, sino que se celebra en cada una de sus regiones en la fecha en la que consiguieron limitar a ocho horas la jornada laboral.

El día del trabajador desde 1886

Pero volvamos a 1886. A finales de mayo del mismo año, y con los rescoldos de las movilizaciones obreras aún calientes, varias organizaciones patronales concedieron la limitación de jornada a 8 horas laborales. El movimiento obrero consiguió sus reivindicaciones, lo que, junto con las conquistas conseguidas unos años antes con la Primera Internacional, entre las que queremos destacar la limitación de la explotación laboral infantil y la concienciación de los empresarios sobre la necesidad del derecho a un seguro de accidentes de trabajo, marcaron sin duda el inicio del moderno Derecho Laboral. Y de la Prevención de Riesgos Laborales, como veremos más adelante.

Evidentemente el desarrollo de estos derechos no fue homogéneo, ni en los distintos países, ni tampoco dentro de cada país, pues se fueron reconociendo progresivamente por los diferentes gremios y organizaciones empresariales. Así, por ejemplo, en España hubo que esperar hasta el año 1.900 para ver la creación, después de muchos avatares e intentos fallidos, del primer seguro social que amparaba a la mayoría de los trabajadores asalariados: la Ley de Accidentes de Trabajo, publicada en la Gaceta de Madrid el miércoles 31 de enero de 1900.

documento día del trabajador

Nos situamos ya en nuestra actual época, en la que, desde primeros de este siglo, el día mundial del Trabajo ha pasado a denominarse Día del Trabajo, representando ya no solo aquellas revueltas y luchas sociales de la revolución industrial del siglo XIX, sino la conquista y defensa de un bien común patrimonio de todos: el trabajo, y por supuesto, los derechos que le rodean.

La seguridad y la salud de los trabajadores

Así pues, es el Día mundial del Trabajo, sin lugar a dudas, es un buen momento para recordar la importancia de la seguridad y salud de los trabajadores, puesto que la lucha y conquista de los derechos de los trabajadores, el cese de la explotación y las mejoras laborales han sido uno de los mayores avances en prevención de riesgos laborales que se han conseguido en la historia.

Y es que, la mayoría de nosotros vamos a trabajar todos los días confiando en que regresaremos a casa sanos y salvos, sin ni siquiera plantearnos la existencia de riesgos, cosa que lamentablemente no siempre ha sido así. Ni lo es aún hoy, puesto que, según los datos definitivos del último Informe Anual de accidentes de trabajo del INSHT, se producen en España más de 650.000 accidentes de trabajo con baja, lo que significa que aproximadamente cada diez segundos, un trabajador se lesiona. Y todos sabemos que cada lesión se puede prevenir.

Tenemos por tanto ante nosotros una auténtica e inmensa tarea que realizar en materia de prevención de riesgos laborales, y más aún en esta época cambiante, con un ritmo vertiginoso de grandes avances científicos y tecnológicos (1), desarrollo de nuevas tecnologías, trabajo en remoto, globalización, y retos que aún no podemos si quiera imaginar. Ejemplo de ello es la reciente pandemia que aún estamos sufriendo y que nos ha obligado a todos a cambiar ya no solo nuestra forma de trabajar, sino la de vivir y relacionarnos.

Por todo ello, en el día del trabajo la mejor manera en que podemos homenajear a los trabajadores que históricamente han luchado por los derechos laborales es trabajar hoy y durante todo el año en la prevención de riesgos laborales, para de este modo garantizar unas condiciones de trabajo dignas, seguras y saludables para todos.

 

(1) De hecho, se dice que se avanza ahora cada década lo que anteriormente se avanzaba cada siglo.

Añadir nuevo comentario