30 de marzo de 2016. Santiago Barragán, Miguel Ángel de Amo y Antonio Serrat, tres alumnos de la Universidad Isabel I que comparten la misma pasión por el deporte, cursan titulaciones en la Facultad de Ciencias de la Salud y pertenecen al Programa de Alto Rendimiento Deportivo UNARD.

En esta ocasión nos acercamos a nuestros estudiantes para felicitarlos por sus recientes éxitos deportivos. Santiago Barragán, piloto de motos, da un salto cualitativo en su carrera al fichar por el Targobank. Miguel Ángel de Amo, integrante del equipo de voleibol Unicaja Almería, acaba de alzarse junto a sus compañeros con la Copa del Rey de Voleibol y Antonio Serrat, triatleta que consiguió el primer puesto en el Duatlón de Arteixo.

Miguel de Amo celebrando junto al Unicaja Almería la consecución de la Copa del Rey de Voleibol

Estos éxitos no son casualidad, ya que desde niños los tres deportistas han tenido muy clara su meta y el deporte que se convertiría en eje central de su carrera deportiva, y donde las influencias paternas han sido determinantes. En el caso de Santiago Barragán y Miguel de Amo, su pasión viene inculcada por sus progenitores, responsables de meterles «el gusanillo» por el motociclismo y por el voleibol, respectivamente. El padre de Barragán, también piloto, lo subió por primera vez a una «moto» a los 2 años, iniciándose así la pasión que se convertía en una carrera deportiva que le ha dado grandes satisfacciones. Por su parte, Miguel de Amo, casi por genética, estaba destinado a ser jugador de voleibol (aunque también hizo sus pinitos en el baloncesto), ya que su padre fue jugador de voleibol y su madre, su primera entrenadora. En el caso de Antonio Serrat, también siguió la tradición familiar de un padre triatleta a nivel popular, a pesar de que antes de decantarse por «una única disciplina deportiva» probó diferentes deportes. Finalmente, se decidió por el triatlón, quizás por eso de no ser capaz de elegir solo un deporte y, de este modo, poder combinar la natación, el ciclismo y la carrera a pie en la misma competición.

Para los tres deportistas, además de su pasión por el deporte, la formación de cara a un futuro profesional alejado, o no, de la alta competición es fundamental. Por ello, aunque están centrados en sus respectivas carreras deportivas, no han querido renunciar a tener una formación académica universitaria. El Grado en Ciencias de la Actividad Física y del Deporte es una vía profesional para los deportistas que, una vez acabada su carrera deportiva, quieren seguir vinculados al mundo del deporte de alto nivel o de la gestión deportiva. En el caso de Santiago Barragán, estudia el Grado en CAFD porque tiene muy claro su futuro, «tener un desarrollo profesional independientemente de mi deporte, ya que dentro de 10 años me gustaría verme siendo un profesional influyente en las ciencias del deporte».

Santiago Barragán, durante la celebración de una victoria en motociclismo

Nuestros tres estudiantes son un ejemplo que permite ilustrar que deporte de alto nivel y formación universitaria son compatibles gracias a la formación online, el programa UNARD y una dosis de esfuerzo extra que supone el alcanzar las metas deportivas y profesionales. No en vano, cualquier deportista sabe de sacrificio, de disciplina y gestión del tiempo para alcanzar un logro; cualidades que se pueden aplicar también a la formación, tal y como nos comenta Miguel de Amo: «Trabajo día a día para llegar más arriba, pero es parte fundamental de mi modo de vida y de mi educación».

Algo en lo que coinciden los tres deportistas es la flexibilidad que les ofrece la Universidad Isabel I para compaginar deporte y estudios. En el caso de Santiago Barragán, resalta «la flexibilidad en el caso de incompatibilidad de fechas con exámenes. Por ejemplo, en el caso de que me coincida con alguna competición, es una ventaja el poder cambiar la fecha». Antonio Serrat, por su parte, valora muy positivamente que «la Universidad tiene en cuenta mis dificultades y siempre hay disposición para encontrar una solución. Puedo seguir viviendo en Pontevedra, manteniendo mi condición de becado en el Centro de Tecnificación (…). Si tuviera que asistir a clases presenciales, estoy seguro de que no podría seguir estudiando; este año concretamente he comenzado el año con una concentración de un mes en Lanzarote, y a partir de abril tendré que viajar para competir, y aunque la Universidad tradicional nos permite una serie de faltas por la condición de deportista de alto nivel, no es suficiente». Y finalmente Miguel de Amo destaca «poder compaginar deporte y estudios, cosas fundamentales para cualquier deportista, pues la carrera deportiva es bastante corta o se puede cortada en cualquier momento por una lesión. Es muy difícil entrenar mañana y tarde cada día y sacar tiempo para ir a clases e incluso entregar trabajos a tiempo, según a la altura de temporada que se esté debido a intensidad de entrenamientos y presiones de la competición, pero gracias al programa puedo “moldear algo” esas entregas y organizar mejor mi tiempo libre o descansar para compaginarlo con la carrera».

Antonio Serrat, durante una prueba de triatlón

Los éxitos de nuestros deportistas siguen, y a través de los canales de la Universidad Isabel I, seguro que daremos buena cuenta de ellos. Para Antonio Barragán, fichar por Targobank supone la oportunidad de seguir en la competición a alto nivel y volver a tener la posibilidad de luchar por el título de Campeón de Europa. Antonio de Amo comienza, en breve, la lucha por los playoffs de la liga de voleibol, y Antonio Serrat prepara sus próximos triatlones para afrontar con garantías su participación en la Copa de Europa de Quartera (Portugal). ¡A los tres les deseamos muchos éxitos en sus próximas competiciones!

Es una vida sacrificada, pero es lo más importante y por eso estoy en ello; es la que he elegido y me gusta mucho (Antonio Serrat).