- ¿Un futbolista profesional como Cristiano Ronaldo está sujeto a la normativa laboral?

- Si. Como bien indica el art. 2, letra d) del Estatuto de los Trabajadores, existen relaciones laborales especiales como la de los deportistas profesionales. Las relaciones laborales especiales son aquellas que reúnen suficientes particularidades, respecto de las relaciones laborales comunes, como para tener una regulación específica. De este modo, la relación de los deportistas profesionales con los clubes deportivos/SAD para los que trabajan se rige por el RD 1006/1985 y supletoriamente por el Estatuto de los Trabajadores (y el resto de normas laborales de general aplicación). Según el art. 1.2 de este Real Decreto, son deportistas profesionales “aquellos que en virtud de una relación establecida con carácter regular, se dediquen voluntariamente a la práctica del deporte por cuenta ajena y dentro del ámbito de organización y dirección de un club o entidad deportiva a cambio de una retribución”. Por demás, para conocer las condiciones de trabajo de los deportistas profesionales habrá que tener en cuenta el convenio colectivo al que esté sujeto el jugador en cuestión y el propio contrato de trabajo suscrito a título individual.

Una de las particularidades que plantea la relación de trabajo de los deportistas profesionales es la estructura salarial, puesto que una parte importante del sueldo del deportista lo constituyen las primas de fichaje. Aunque también su relación presenta singularidades en cuanto a la duración del contrato (que es siempre temporal), la jornada de trabajo (que incluye la prestación efectiva de sus servicios ante el público, los entrenamientos, etc.), las cesiones temporales del jugador entre clubes (siempre con el consentimiento expreso del deportista) la participación en beneficios derivados de la explotación comercial de sus derechos de imagen por parte del club o SAD (determinada por convenio colectivo o pacto individual),…

Las divergencias entre deportistas y clubes se dirimen en la Jurisdicción Social, concretamente habría que acudir al Juzgado de lo Social correspondiente en cada caso. En la actualidad, los deportistas profesionales se encuentran incluidos en el Régimen General de la Seguridad Social, salvo contadas situaciones (como las de los tenistas que, al no prestar servicios para un club o SAD, se incluyen en el Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos – caso de Rafa Nadal –o los deportistas de alto nivel, mayores de 18 años, que pueden suscribir un convenio especial con la Seguridad Social para ser incluidos en el citado Régimen Especial de los Trabajadores Autónomos).

En el caso del futbolista Cristiano Ronaldo, ante cualquier discrepancia que tuviese con el Real Madrid Club de Fútbol que afectase a sus condiciones de trabajo, habría que estar a lo estipulado en su contrato laboral, en el Convenio colectivo para la actividad del fútbol profesional (vigente hasta el 30 de junio de 2020) y, supletoriamente, en el ET.

Entrada publicada el 03/04/2018

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

Comentarios

Buenas tardes,
Gracias por compartir esta entrada sobre deportistas profesionales.
Me parece un tema muy interesante y actual, porque el deporte es un mercado emergente y porque no siempre conocemos el alcance real de este tipo de relaciones especiales.
Respecto al caso de futbolistas profesionales como el que se comenta, me quedo con esta frase, pues entiendo que resume un poco la idea esencial que se quiere transmitir sobre cuál es la normativa laboral aplicable: "Una de las particularidades que plantea la relación de trabajo de los deportistas profesionales es la estructura salarial, puesto que una parte importante del sueldo del deportista lo constituyen las primas de fichaje".
Un saludo a todos,

En efecto, Elisa, la regulación de las relaciones laborales que recoge el art. 2 del ET suele ser poco conocida y sin embargo afecta a colectivos profesionales numerosos, con notable impacto social y económico en nuestro país (altos directivos, penados en instituciones penitenciarias, artistas en espectáculos públicos, estibadores portuarios, abogados que prestan servicios en despachos individuales o colectivos, residentes especialistas en Ciencias de la Salud -MIR, PIR, FIR,... - etc). Esto sucede, seguramente porque al reunir tantas singularidades tendemos a creer que no son auténticas relaciones de trabajo.  

Por ese motivo, y por la relevancia que tiene hoy día el Deporte, es por lo que he entendido que era interesante desgranar algunas de las peculiaridades que rodean la actividad de deportistas profesionales conocidos mundialmente, como es el caso de Cristiano Ronaldo. 

Gracias por tu comentario. 

Muchas gracias por esta completa entrada, en la que de un modo conciso se resuelven todas las posibles dudas acerca de la situación laboral de los deportistas profesionales.

Tras su lectura, me ha venido a la cabeza un caso relacionado también con el deporte profesional: la situación de los árbitros. Por el momento, su actividad no puede regirse por el mencionado RD 1006/1985 por el que se regula la relación laboral especial de los deportistas profesionales. De esta manera, en la actualidad, los colegiados no tienen contrato laboral con la federación en cuestión y, por tanto, no pueden cotizar a la Seguridad Social por su labor arbitral. Sin embargo, en categorías como pueden ser la primera y la segunda división de fútbol o baloncesto, las exigencias de su actividad arbitral les obliga prácticamente a tener que dedicarse en exclusiva a ella.

Es por este motivo por lo que desde el Comité Técnico de Árbitros se viene reclamando una solución, que podría pasar por que los árbitros sean reconocidos como otra profesión o deportistas de élite, quedando así incluidos en el ámbito de aplicación del RD 1006/1985, y pudiendo cotizar ante la Seguridad Social. En este sentido, el Consejo Superior de Deportes se ha comprometido recientemente a analizar qué medidas legales han de adoptarse para ello. Esperemos buenas noticias próximamente.

Tu comentario, Alberto, es de lo más acertado.

La situación de los deportistas profesionales, sobre todo en algunas disciplinas muy mediáticas y con federaciones “fuertes” (como la Real Federación Española de Fútbol o la Federación Española de Baloncesto) es clara y no ofrece grandes complejidades (aunque sí singularidades, como se ha puesto de manifiesto en nuestra pregunta/respuesta). No obstante, en el ámbito deportivo existen supuesto particulares (como el de los árbitros, el de los deportistas amateurs y de categorías inferiores o e de los jugadores menores de edad) que ofrecen claroscuros jurídicos.

Como bien expones, la problemática de los árbitros en cuanto a la naturaleza de su actividad, su vínculo con las correspondientes federaciones o su cobertura social, viene siendo desde hace años objeto de debate entre especialistas y afectados, hasta tal punto que las reivindicaciones de este colectivo han llegado ante el Consejo Superior de Deportes (que a mi juicio debería arrojar luz sobre estas cuestiones).

Si deseas conocer más detalles sobre el tema, puedes consultar el siguiente link: http://www.iusport.es/opinion/arbitrosnat.htm donde se realiza un examen jurídico exhaustivo de la actividad del árbitro de fútbol y se aboga por la laboralización de estos profesionales.

Añadir nuevo comentario