La Universidad Isabel I oferta desde el pasado curso el novedoso Máster en Diseño Tecnopedagógico (E-Learning); unos estudios que vienen a cubrir la incipiente demanda de profesionales con un perfil tecnológico que desean conducir su carrera profesional hacia el diseño de materiales didácticos, la gestión de comunidades y plataformas educativas, la docencia digital o la optimización del proceso de enseñanza-aprendizaje, gracias a las nuevas herramientas tecnológicas.

Y aunque cada día tenemos más asimilados términos como entorno virtual, e-learning o tecnopedagogía, quizás aún no seamos conscientes de todas las oportunidades laborales que ofrece esta titulación a los profesionales que deseen ejercer en el ámbito de la educación, ya sea esta de carácter formal, no formal o informal.

Por esta razón, te vamos a dar cuatro claves para que conozcas algunas de las salidas más interesantes para las que te habilita nuestro máster.

El diseñador tecnopedagógico es un profesional con una visión global de los procesos de enseñanza-aprendizaje que le permite establecer las estrategias metodológicas necesarias y recursos educativos más oportunos para generar estos nuevos espacios virtuales de formación. En definitiva, es un estratega que es capaz de gestionar las capacidades de su equipo humano para realizar un diseño integral del entorno virtual de enseñanza-aprendizaje.

Además, este perfil profesional permite orientar las funciones hacia la producción de los recursos didácticos, especializándote como desarrollador de recursos de aprendizaje virtual. La principal característica de este profesional es la capacidad para producir materiales pedagógicos en cualquier formato y soporte, definiendo sus características técnicas y empleando aquel que sea más apropiado en función del objetivo educativo marcado. Dentro de esta clasificación, estaría el diseño de materiales y recursos didácticos tanto de carácter convencional como no convencional: materiales y recursos impresos (textos, libros, documentos, revisas, etc. que posteriormente se pueden llevar a formato electrónico), materiales propiamente digitales, audiovisuales y/o interactivos (vídeos, películas educativas, actividades de gamificación o videojuegos educativos, materiales multimedia, manuales digitales, redes sociales, etc.) y recursos hipermedia.

Otra salida profesional de relevancia es la que conlleva la auditoría de la calidad de cursos, programas y asignaturas online. En este nuevo espacio de educación virtual, se hace necesario que los auditores dominen el medio digital, entiendan esta nueva filosofía pedagógica y tengan una visión crítica para evaluar la calidad de la docencia digital. En este sentido, se necesitan profesionales altamente cualificados que conozcan y manejen con soltura con las nuevas herramientas tecnológicas, hayan asimilado la ruptura espacio-temporal de la educación tradicional y entiendan el nuevo rol de profesor.

Para los profesionales informáticos que deseen orientar su profesión hacia el ámbito educativo generando aplicaciones y soluciones software, se abre una nueva área de trabajo realizando tareas de programación para entornos virtuales o salvaguardando la seguridad de las plataformas educativas, entre otras tareas de carácter tecnológico.

Finalmente, cualquier profesional o titulado que se dedique a la docencia formal o no formal que desee ampliar sus conocimientos en la formación online, ya sea como instructor, docente o gestor/tutor online de aulas virtuales para aplicarlos a su función docente, puede obtener nuevas salidas profesionales apostando por la docencia digital.

Gracias a las competencias adquiridas en nuestro Máster en Diseño Tecnopedagógico (E-Learning), los alumnos, futuros profesionales de las TIC educativas, pueden desempeñar con solvencia diferentes tareas relacionadas con los retos que supone la formación 3.0.

 

Añadir nuevo comentario