Alberto Gómez Barahona, rector de la Universidad Isabel I, junto al consejero de Educación, la consejera de Agricultura y Ganadería y el resto de rectores de Castilla y León

Alberto Gómez Barahona (segundo por la derecha), rector de la Universidad Isabel I, junto al consejero de Educación, la consejera de Agricultura y Ganadería y el resto de rectores de Castilla y León.

18 de mayo de 2018. La Universidad Isabel I ha firmado esta mañana, junto a las consejerías de Agricultura y Ganadería y de Educación de Castilla y León, y las otras ocho universidades de la región, un convenio de colaboración con el fin de establecer una estrategia de investigación, innovación y transferencia tecnológica conjuntas en el sector agrario y agroalimentario en Castilla y León.

La firma de este acuerdo continúa el modelo en el que venía trabajando la Consejería de Agricultura y Ganadería, basado en la cooperación y coordinación absoluta de todos los organismos implicados para identificar las necesidades de I+i, impulsar programas de formación práctica, aprovechar al máximo al potencial investigador y docente de las universidades y parques tecnológicos u obtener una mayor eficiencia de los recursos, se complementa con la rúbrica de este pacto.

Este pacto lo ha sellado la Administración autonómica con la Universidad Isabel I, las universidades públicas de Salamanca, Valladolid, León, Burgos, la Universidad Pontificia de Salamanca, la Universidad Católica “Santa Teresa de Jesús” de Ávila, la Universidad Europea Miguel de Cervantes de Valladolid y la IE Universidad de Segovia.

Alberto Gómez Barahona, rector de la Universidad Isabel I, junto al consejero de Educación, la consejera de Agricultura y Ganadería y el resto de rectores de Castilla y León

El Nuevo Modelo de I+i es, por tanto, un instrumento en permanente actualización cuyo desarrollo está alcanzando a todos los eslabones de la cadena agroalimentaria, logrando que sean más sostenibles y equilibrados. Dentro del sector primario, los proyectos en los que están trabajando están dirigidos a la disminución de los costes productivos a partir de la modernización de regadíos; de la agricultura y ganadería de precisión con imágenes de satélite; del uso de aplicaciones con base tecnológica para suministrar información como App Inforiego o Cartodruid; de la mejora genética que permite acortar los plazos en la obtención de variedades vegetales; o de la identificación y prevención de enfermedades tanto en animales como en vegetales previamente, entre otros. Por otro lado, la reducción del impacto ambiental por causas de responsabilidad ambiental o económica. En el sector industrial, los avances van dirigidos a la mejora en la transformación de unos alimentos más saludables, personalizados y de alto valor además del progreso en la seguridad y calidad alimentaria.

También se creará una comisión de seguimiento que se reunirá, al menos una vez al año con el fin de velar por el cumplimiento del convenio en cuestión, resolver todas las dudas y controversias que surjan en su desarrollo además de realizar el pertinente seguimiento de aquellas situaciones que se deriven del mismo y proponer aquellas iniciativas que se consideren oportunas para su ejecución. En ella, la presidencia corresponderá al representante elegido por la Consejería de Agricultura y Ganadería y, por su parte, un representante de las universidades ejercerá la Secretaría, y estará formada por un representante de cada una de las entidades firmantes.

Alberto Gómez Barahona, rector de la Universidad Isabel I, junto al consejero de Educación, la consejera de Agricultura y Ganadería y el resto de rectores de Castilla y León

Después de la firma del convenio, se ha celebrado una jornada de puertas abiertas con una visita a las instalaciones del Instituto Tecnológico Agrario de Castilla y León (Itacyl), donde se ha visualizado y explicado todas las capacidades del Instituto y proyectos que se están acometiendo tanto en laboratorios, invernaderos, campos de ensayos, plantas piloto y otras dependencias e instalaciones.