María Soto Célix Coordinadora del Grado en Nutrición Humana y Dietética de la Universidad Isabel I
Vie, 20/03/2020 - 11:15

consejos alimentacion saludable.

Esta situación de cambio de hábitos y de rutina que puede unirse a un alto nivel de preocupación y/o aburrimiento que genere estrés y ansiedad, es un caldo de cultivo perfecto para caer en hábitos no saludables y que nos pueden hacer descuidar nuestra salud. En estos momentos es importante evitar, entre otros el comer de manera descontrolada, compulsiva, sin pensar en ello, o simplemente como vía de escape.

Para ello podemos tratar de tener alimentos sanos a mano, para aquellos momentos en los que nos puede la ansiedad, la necesidad de picoteo y los viajes a la cocina. Por ejemplo: Frutas, frutos secos naturales sin sal, algún lácteo natural, podemos tener palitos de verdura (como zanahoria o apio y comerlos solos o untados en yogur natural). Si evitamos tener en casa galletas, postres lácteos azucarados, etc., podremos evitar caer en la tentación.

¿Cómo organizar nuestras comidas? Es esencial hacerse un planning semanal: es decir, organizar los menús diarios. Esto nos ayudará tanto a llevar un control de lo que comemos, como a organizar bien la lista de la compra y no tener que ir más veces de las debidas al supermercado o comprar de manera compulsiva y acabar llenando el carro de productos malsanos y/o innecesarios.

¿Cómo debe ser nuestra alimentación? Asemejarse al plato de Harvard: mitad del plato verdura, ¼ cereales a poder ser integrales, ¼ proteína de origen vegetal/animal.

  • ¿Qué alimentos aguantan mejor? Podemos comprar legumbres que son una fuente de proteínas de origen vegetal, conservas de verdura para no tener que comprar verdura fresca tan a menudo, conservas de pescado, etc.
  • Debemos dar prioridad al consumo de frutas, verduras y proteínas de origen vegetal. Podemos incluir pescado en nuestra compra y congelarlo, huevos, y dentro de las carnes, priorizar la carne magra (pollo, pavo).  ¿Qué pasa si no he encontrado carne/pescado/huevos en el supermercado? Absolutamente nada, podemos consumir perfectamente legumbres que, junto a un cereal, nos proporcionan una proteína muy completa, además de ser muy ricas en vitaminas, minerales y fibra. 
  • Es importante que la bebida de elección sea el agua y evitar zumos y/o bebidas azucaradas ya que nos aportan una alta cantidad de azúcar y de calorías, sin ningún otro nutriente. Evita las bebidas alcohólicas, incluyendo el vino y/o la cerveza.

¿Significa que no podemos darnos algún capricho en esta situación y comer, por ejemplo, pizza? Claro que no, pero debemos evitar que se convierta en la clave de nuestra alimentación, y dejar esos momentos para ocasiones puntuales. De hecho, lo valoraremos y saborearemos más.

Entonces, ¿cómo puede ser nuestra lista de la compra?

  • Verdura fresca y/o envasada.
  • Fruta de temporada.
  • Legumbres secas o en conserva.
  • Huevos/pescado/carne magra.
  • Cereales: arroz (preferible integral), pasta integral, quinoa.
  • Patatas,
  • Frutos secos.
  • Lácteos naturales.
  • Aceite de oliva.

Picoteo saludable

  • Frutas frescas
  • Frutos secos naturales
  • Palitos de zanahoria cruda o de apio.
  • Encurtidos (cebolletas, pepinillos, aceitunas): Sin exceso por su contenido en sal
  • Palomitas caseras, elaboradas con aceite de oliva
  • Yogur natural con frutas frescas y frutos secos naturales

Evita comprar y así comer

  • Galletas y bollería de cualquier tipo.
  • Patatas fritas.
  • Saladitos, snacks, galletitas saladas.
  • Alimentos procesados, bien sean dulces o salados.
  • Chocolate, bombones, crema de chocolate.
  • Postres dulces: flan, natillas, etc.
  • Zumo, refrescos, bebidas alcohólicas.

Añadir nuevo comentario