Clara Gómez González Egresada del Máster en Prevención de Riesgos Laborales
Jue, 17/12/2020 - 09:30

Docente en una clase sometido a estrés

 

‘Si no lo veo, no lo creo’ podría ser la frase que defina a la perfección la idea que tiene la sociedad sobre los riesgos laborales de carácter psicosocial.

Cuando hablamos de riesgos laborales, parece que únicamente se nos vienen a la cabeza aquellos que tienen consecuencias visibles y tangibles. Pero ¿qué pasa con los riesgos laborales que tiene consecuencias ‘invisibles’?

Los docentes al igual que otros colectivos de trabajadores tienen derechos laborales, entre ellos: el derecho a preservar su salud. Por ello, los maestros expuestos a situaciones de riesgo psicológico que inciden en su salud de manera negativa deberían ser legalmente tipificados como riesgos laborales. (LPRL, art 2, 4.1)

El Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo considera que los riesgos psicosociales son ‘aquellas condiciones presentes en una situación laboral directamente relacionadas con la organización del trabajo y su entorno social, con el contenido del trabajo y la realización de la tarea y que se presentan con capacidad para afectar al desarrollo del trabajo y la salud (física, psíquica o social) del trabajador’.

Es. por tanto, este el punto de partida que comienza a tener presentes los riesgos ‘intangibles’ que afectan a la salud del trabajador. Entre los riesgos laborales de carácter ‘psicosocial’ destacan: el estrés laboral, la violencia en el trabajo y la fatiga.

Uno de los más presentes en el ámbito docente es el estrés, entendido como la consecuencia entre el desajuste entre las demandas excesivas (cantidad de trabajo, falta de tiempo, sobrecarga emocional…) y los recursos escasos (falta de apoyo social, mala o nula coordinación entre compañeros…).

Un paso más allá del estrés se sitúa el ‘Síndrome del Burnout o síndrome de estar quemado’; es una respuesta del organismo al estrés crónico. Fue incluido por la OMS en 2019 en el registro de enfermedades profesionales. Entre los factores que lo caracterizan: agotamiento mental y físico, sentimientos negativos hacia el trabajo y hacia uno mismo y eficacia profesional reducida.

En definitiva, el trabajo y la salud están directamente relacionados puesto que con salud se puede realizar un buen trabajo y sin ella el trabajo no sería realizado. Igualmente, el trabajo puede afectar positivamente a la salud del trabajador aportándole estabilidad económica, tranquilidad personal, buena autoestima y estabilidad emocional. Por el contrario, puede influir negativamente en la salud de las personas con daños físicos, heridas, fática o estrés.

Debemos, por tanto, alejarnos de la concepción de que un riesgo laboral es únicamente aquel visible y perceptible al ojo humano.

'La salud mental está a menudo ausente en los debates de salud pública a pesar de que es fundamental para el bienestar', Diane Abbott

 

REFERENCIAS BIBLIOGRÁFICAS

Gómez, R., Guerrero, E., y González-Rico, P. (2014). Síndrome de Burnout docente. Fuentes de estrés y actitudes cognitivas disfuncionales. Boletín de Psicología, 112, 83-99.

B.O.E. Ley 31/1995, de 8 de noviembre, de prevención de Riesgos Laborales.

B.O.E. Real Decreto 39/1997, de 17 de enero, por el que se aprueba el Reglamento de los Servicios de Prevención.

B.O.E. Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores.

 

Editor: 17/12/2020 Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN 2695-284​

Añadir nuevo comentario