Ignacio Linares Navarro Profesor del Máster en Psicología Sanitaria
Vie, 04/02/2022 - 11:00

Mujeres con las manos entrelazadas, todas con un lazo rosa en la solapa

Día Mundial contra el Cáncer.

Con ocasión de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer cabe preguntarse cómo disminuir o paliar esta enfermedad diagnosticada en casi 300.000 casos anuales en España (Sociedad Española de Oncología Médica, 2021) y que supone la segunda mayor causa de mortalidad en nuestro país (INE, 2021), con el padecimiento y sufrimiento que ocasiona no sólo en los propios pacientes diagnosticados sino también en sus familiares.

Desde la Psicología, y más en concreto en lo que se ha venido a denominar Psicooncología, se trabaja desde hace años con pacientes con cáncer y sus familiares, existiendo una serie de áreas donde resulta primordial este tipo de intervención:

  • Prevención: existen datos indicadores de que ciertos rasgos de personalidad pueden predisponer a padecer cáncer. Este tipo de personalidad, denominada personalidad tipo C en contraposición a otros tipos como la tipo A (predisponente a enfermedades cardiovasculares), se compondría de rasgos como la represión de las emociones negativas (ej.: tristeza, miedo o ira), la rigidez emocional y conductual, la tendencia a la evitación de conflictos aun sacrificando intereses personales y la dificultad para afrontar situaciones de estrés. Por lo tanto, el trabajo psicológico destinado al cambio de este tipo de patrones puede llevar a evitar la aparición de la enfermedad.
  • Comunicación del diagnóstico: es fundamental que, tras la altísima incertidumbre y preocupación asociada a un proceso de pruebas diagnósticas, la comunicación del diagnóstico se realice de la manera más humana posible, resaltando los datos optimistas y esperanzadores y evitando aquellos otros que, resultando en muchos casos innecesarios, promueven la indefensión y la desesperanza.
  • Explicación de la enfermedad y del tratamiento: también es importante que el paciente y sus familiares más significativos tengan lo más claro posible cuál es el proceso de enfermedad por el que está pasando y cómo actúa y qué efectos causa el tratamiento que se le va a administrar.
  • Tratamiento de trastornos o sintomatología psicológica comórbidos: ante el afrontamiento del cáncer, el manejo de la sensación de indefensión, la incertidumbre, el dolor y la necesaria adaptación a la nueva situación resultan de muy difícil gestión y es muy común desarrollar síntomas de ansiedad, depresión y malestar emocional que deben tratarse de manera directa.
  • Apoyo a familiares: el acompañamiento y ayuda de los familiares o personas más cercanas al paciente es, sin duda, uno de los principales pilares para los enfermos de cáncer y su recuperación. Es por ello que el apoyo psicológico a los familiares resulta tan importante.

En definitiva, continuar avanzando en la lucha contra el cáncer desde una aproximación más cercana al modelo biopsicosocial que al modelo meramente biomédico que incluya la intervención psicológica en pos del tratamiento complejo y multicomponente que esta enfermedad exige.

Bibliografía:

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.