Nelia Mediavilla de Pedro Profesora del Grado en Nutrición Humana y Dietética
Lun, 14/03/2022 - 11:00

Utero femenino como manualidad con flores

Representación de un útero femenino de manera artística.

Serie: 'La Vitamina Inquieta' (XXI)

Hoy, 14 de marzo, se celebra el Día Mundial de la Endometriosis, patología poco conocida e infradiagnosticada en nuestra sociedad, que afecta en torno a un 10% de las mujeres en edad fértil. Por esta razón, dar visibilidad a esta enfermedad es necesario para concienciar a la sociedad en general y a las mujeres en particular.

¿Qué es la endometriosis?

La endometriosis es una patología ginecológica, de etiología desconocida, que se caracteriza por la presencia de células similares a las que recubren el endometrio en otras zonas del organismo, como, por ejemplo, en los ovarios, en las trompas de Falopio, en el tejido que recubre la pelvis e incluso en el intestino y en la vejiga.

Estas células tienen la capacidad de liberar estrógenos, responder a nivel fisiológico a las hormonas liberadas por los ovarios (estrógenos y progesterona), multiplicarse y crear sus propios vasos sanguíneos (angiogénesis) llegando a desarrollar tumores benignos en los órganos donde se encuentran.

¿Cuáles son los síntomas más frecuentes y cómo se diagnostica?

La endometriosis es la causa más común de infertilidad y de dolor pélvico crónico en las mujeres en edad fértil.  El dolor pélvico es el síntoma más frecuente, aunque otros síntomas habituales son la dismenorrea (o dolor menstrual incluso desde las primeras menstruaciones) que puede acompañarse de sangrado excesivo, incomodidad durante las relaciones sexuales o dolor al orinar y/o al defecar.

Se diagnostica mediante laparoscopia, aunque las pruebas complementarias como analíticas de sangre y profundizar en la historia clínica es fundamental para confirmar el diagnóstico.

¿En qué consiste su tratamiento?

El tratamiento está enfocado a mejorar los síntomas, pero no a curar la enfermedad. Se centra en disminuir la producción de estrógenos para evitar el crecimiento de este tejido, por esta razón, la pauta de la píldora anticonceptiva, de progesterona (hormona con efecto contrario a los estrógenos) o de aromatasa (enzima que impide la transformación de la hormona testosterona a estrógeno) son las opciones terapéuticas más frecuentes.

¿Puede la alimentación mejorar los síntomas en las mujeres con endometriosis?

En la actualidad se está estudiando la relación de determinados nutrientes y el riesgo de desarrollar endometriosis, así como aquellos que disminuyen los síntomas de la enfermedad, sin embargo, no hay resultados concluyentes al respecto y se apuesta por recomendar un patrón alimentario concreto más que aconsejar el consumo de determinados nutrientes.

Los objetivos nutricionales son disminuir la inflamación y la producción de estrógenos, por lo que, se recomienda llevar un estilo de vida saludable escogiendo alimentos con propiedades antiinflamatorias.

Mujer en ropa interior con un plato de comida en las manos

La alimentación es clave para mejorar los problemas inflamatorios de la endometrosis.

Se aconseja eliminar (o reducir en la medida de lo posible) el consumo de alimentos proinflamatorios como el alcohol, cereales refinados, bollería industrial y alimentos con azúcares añadidos, además embutidos y carnes rojas, e incrementar el consumo de alimentos que contengan ácidos grasos omega 3 (pescado azul y frutos secos) y ácidos grasos monoinsaturados como el aceite de oliva, además de aportar suficiente fibra y antioxidantes con el consumo de fruta, verdura y legumbres.

Es fundamental que la alimentación esté pautada y supervisada por un dietista-nutricionista para garantizar el aporte de todos los micronutrientes y adaptar la alimentación en función de la sintomatología pues la prevalencia de trastornos gastrointestinales en mujeres con endometriosis es alta (la prevalencia de síndrome de intestino irritable es mayor en mujeres con endometriosis).

Además, es importante tener en cuenta otros factores que contribuyen a disminuir la inflamación del organismo, como es el buen manejo del estrés a través de meditación, mediante la práctica de ejercicio físico regular o con apoyo terapéutico.

Referencias bibliográficas:

Ciebiera M, Esfandyari S, Siblini H, Prince L, Elkafas H, Wojtyla C et al. Nutrition in gynecological diseases: current perspectives [Internet]. Nutrientes. 2021 [consultado 8 marzo 2022]: 13, 1178. 

Afrin S, AlAshqar A, El-Sabeh M, Miyashita-Ishwata M, Reschke L, Brennan JT. Diet and nutrition in gynecological disorders: a focus on clinical studies [Internet]. Nutrients [consultado 8 marzo 2022]. 2021;13(6):1747.

Krabbenborg I, de-Roos N, Van-der-Grinten P, Nap A. Diet quality and perceived effects of dietary changes in Deuth endometriosis patients: an observational study. Reprod Biomed Online. 2021;43(5):952-961.

Helbig A, Vesper AS, Beyer I, Fhem T. Does nutrition affect endometriosis?. Geburtshilfe Frauenheilkd. 2021;81(2):191-199.

Schomacker ML, Hansen KE, Ramlau-Hansen CH, Forman A. Is endometriosis associated with irritable bowel syndrome?. A cross-sectional study. Eur J Obstet Gynecol Reprod Biol. 2018;231:65-69.

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2792-1824

Burgos, España

 

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.