Carmen Fernández Aguilar Coordinadora del Grado en Ade
Mar, 06/04/2021 - 12:40

Nelson Mandela y el partido de la copa del mundo, con el capitán levantando la copa.

Nelson Mandela celebrando la final de la Copa del Mundo de Rugby (1995) con el capitán de los “Springboks”. Imagen publicada por la Agencia Thompson Reuters.

Serie In Corpore Sano (I)

Corría el año 1992 cuando Nelson Mandela acudió a los Juegos Olímpicos de Barcelona. El espíritu que reinaba por aquel entonces en la Ciudad Condal gracias al deporte hizo mella en el líder africano. Sudáfrica, es un país que históricamente ha vivido una brecha (casi) insalvable entre blancos y negros. Una diferencia, en muchas ocasiones de odio, entre unos y otros, que llevó a Mandela a tomar una firme decisión.

Tres años más tarde se celebraba en Sudáfrica el Mundial de rugby, una cita única que Mandela vio como el escenario perfecto para intentar la conciliación en el país. En dicha época, la población negra sudafricana no estaba de acuerdo y abucheaba al seleccionado nacional 'Los Springboks' debido a que representaba a la minoría blanca que ejercía poder en el país.

Ante tal situación, Mandela, cuyo principal objetivo era unir al país, congenió con los jugadores blancos y solo incluyó en el equipo a uno de raza negra, a Chester Williams. Este torneo, fue el escenario donde por primera vez, los ciudadanos negros y blancos lucharon por un objetivo en común. Algunos indican que fue de los días más felices de Mandela donde terminó vibrando con cada anotación de su equipo que venció sobre los minutos finales a la invencible Nueva Zelanda. El marcador final fue 15-12 a favor de Sudáfrica, que se coronaba campeón del Rugby en el mundo para esta fecha. Las calles de Sudáfrica se llenaron de alegría, con multitud de personas entrelazadas, blancas y negras, celebrando un triunfo histórico que se recuerda 26 años después y que seguirá presente durante muchos años.

Este campeonato fue el precedente de un sin número de programas deportivos desarrollados en Sudáfrica para finalidades de paz.

Desde entonces, en múltiples ocasiones, hemos podido ver cómo sin duda alguna el deporte es un elemento importante para crear un entorno donde prevalezca la tolerancia, la solidaridad, la cooperación, la inclusión y la salud, ya que con su práctica se potencian valores como: el trabajo en equipo, respeto al adversario, cumplimiento de reglas, justicia y convivencia.

El deporte transciende barreras geográficas, ideológicas, sociales , y políticas emergiendo como un común denominador entre pueblos y culturas. Si hay un elemento que une al mundo es el deporte. Y qué mejor herramienta que esta para construir la paz, un interés que cada día debe ser más común entre todas las naciones.

Es por ello, que la Asamblea General de la ONU decidió dedicarle un día al deporte y su vínculo con el desarrollo y la paz, declarando el 6 de abril, el Día Internacional del Deporte para el Desarrollo y la Paz. Y es que el deporte tiene el poder de cambiar el mundo e históricamente ha desempeñado un papel importante en todas las sociedades, ya sea en forma de competiciones deportivas, de actividad física sin más o incluso de juegos. Es un derecho fundamental y una herramienta poderosa para fortalecer los lazos sociales y promover el desarrollo sostenible, la paz, el bienestar, la solidaridad y el respeto.

Hoy, 6 de abril de 2021, y en el contexto en el que nos encontramos, y tras el largo periodo de contingencia donde el deporte ha sufrido graves consecuencias, surgen, sin embargo, sus mejores frutos, como son la resistencia para nunca rendirnos ante las adversidades, la hermandad deportiva y la energía positiva. Es por ello por lo que hoy, especialmente, debemos destacar las oportunidades que el deporte ofrece como herramienta de desarrollo social, pero también debemos dinamizar esfuerzos para continuar suministrando evidencia concreta del impacto positivo de las intervenciones sociales basadas en el deporte. Esto permitirá una mayor validación al deporte como instrumento de desarrollo social conllevando en el mejor de los casos, a la creación de políticas públicas en este frente y un mayor apoyo a estos programas e intervenciones.

Del mismo modo, es de prioridad en nuestra región unir esfuerzos entre los diferentes actores del Deporte para el Desarrollo y la Paz para promover un sector más incluyente, abierto a compartir información y experiencias, y dedicado a fortalecer sinergias entre diferentes sectores sociales.

 

Fecha de publicación: 06/04/2021.

ISSN 2697-1992.

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

Añadir nuevo comentario