Trabajador mirando el reloj

- ¿Es beneficioso o perjudicial para el trabajador el sistema de registro en entradas y salidas?

- Absolutamente beneficioso. El control sistemático y homogeneizado del horario de trabajo debe redundar en beneficio del trabajador pero también del empresario pues, por una parte coarta la posibilidad de instar extralimitaciones de la jornada y horarios máximos de trabajo, y por otra; ayuda a registrar correctamente el cumplimiento del horario pactado en el contrato de trabajo.

De un tiempo a esta parte ha cobrado especial relevancia mediática la idoneidad del uso de sistemas de registro del horario de trabajo. La instalación por parte de las grandes empresas, así como el verdadero beneficiario de esta medida se han puesto en entredicho recientemente.

La polémica surgió en realidad tras la Sentencia de Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2017 (246/2017), en que se cuestionó el hecho de que una entidad bancaria llevara el control de las ausencias de sus empleados, pero no así de la asistencia, hecho este que producía grandes dificultades a la hora de controlar, no sólo el verdadero cumplimiento del horario, sino también la realización de horas extraordinarias.

Deben considerarse como tal todas aquellas que se hagan por encima de la jornada completa de trabajo, y deben realizarse de forma voluntaria o mediante pacto previo, ya sea individual o colectivo. Es muy importante este hecho pues tienen prohibida la realización de horas extraordinarias los trabajadores a tiempo parcial, salvo en casos de fuerza mayor.

En España, el Estatuto de los Trabajadores reconoce en su art.35.5 que debe llevarse un registro de la jornada “día a día”, si bien no especifica el cómo. Tal libertad produce recuentos un tanto dispares y muy flexibles a la hora de cometer fraudes y excesos horarios, al ser su cómputo difícil de discernir.

La normativa comunitaria tampoco tiene una obligación de registro de las jornadas ordinarias, con la salvedad de supuestos especiales como el transporte de navegación (directiva 2014/112/UE) o sobre navegación aérea (Directiva 1999/63CE).

Por tanto, en la práctica sólo se lleva un control de la jornada ordinaria de aquellos trabajadores con contrato a tiempo parcial, precisamente aquellos que no pueden realizar horas extraordinarias.

En conclusión, en el pasado, el sistema de fichaje o control horario era concebido como una herramienta del empresario para controlar el tiempo de trabajo de sus empleados, que debían indicar los tiempos de entrada y salida del puesto de trabajo. Hoy en día, no obstante, y teniendo en cuenta las limitaciones horarias y el ánimo del legislador en pos de la flexibilidad interna, se hace necesario no sólo la obligación de control, sino también el establecimiento de los métodos a utilizar, de forma que exista una actuación unitaria y fácilmente reconocible por empresarios, trabajadores e Inspección de Trabajo.

Entrada publicada el 18/12/2018

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

Comentarios

¿Esta medida no frenará el teletrabajo?

El teletrabajo es, probablemente, el sistema más sencillo de controlar dada la facilidad de disponer de registros electrónicos de la actividad laboral. No obstante, el caso del teletrabajo merece regulación específica, normalmente a través de la negociación colectiva. Se trata de una fórmula laboral con grandes ventajas, tanto para el empresario (que reduce el coste de estructura), como para el trabajador (por las facilidades que supone), pero incluso la posibilidad de trabajar a distancia requiere de control horario. 

Un saludo y gracias por el comentario

GRACIAS, JOSE MANUEL, POR COMPARTIR ESTA ENTRADA.
SIN DUDA, UNA APORTACION QUE NOS AYUDA A VER LO QUE SUPONE PARA EL TRABAJADOR ESE REGISTRO.
YO ME QUEDO CON ESTA PARTE QUE INVITA A LA REFLEXION: "De un tiempo a esta parte ha cobrado especial relevancia mediática la idoneidad del uso de sistemas de registro del horario de trabajo. La instalación por parte de las grandes empresas, así como el verdadero beneficiario de esta medida se han puesto en entredicho recientemente.

La polémica surgió en realidad tras la Sentencia de Tribunal Supremo de 23 de marzo de 2017...."
CONSIDERO QUE NO SON LAS Hº DE TRABAJO LO QUE HAY QUE VALORAR SINO LO QUE SE HAGA EN ELLAS Y EL INTERES MOSTRADO!!!
UN FUERTE ABRAZO,

Efectivamente, la cantidad de horas trabajadas no supone en sí misma una garantía de calidad. No obstante, España centra principalmente su tejido productivo en el sector servicios, en que gran parte de la actividad se centra en la atención al público y en estar "a disposición" del cliente. Por tanto, en sectores tales como la hostelería o el turismo, se trata de una medida más que necesaria. Países del centro y norte de Europa, con una producción eminentemente industrial, práctican y aplican con mayor asiduidad sistemas basados en la eficiencia y en la flexibilidad horaria, flexibilidad por otra parte que depende más de las necesidades del trabajador, que del poder de dirección del empresario.

Buenas tardes, interesante entrada. Estoy totalmente deacuerdo con el control horario para garantizar derechos del trabajador así como cumplimiento de mínimos para el empresario. En el sector servicios en el que me muevo profesionalmente los horarios cada vez pasan más a un segundo plano. Lo importante es la eficiencia del trabajador y optimizar los entornos de trabajo, cuando esto no funciona los empleadores recurren a estatuto-convenios para justificar medidas disciplinarias basadas en horarios. Aunque por ejemplo una recepcionista, o un operario de una cadena de producción claramente necesitarán tener horarios fijos, tengo claro que cada vez, serán más interesantes las evaluaciones de competencias de los individuos y medir el trabajo por su capacidad productiva y no el tiempo productivo. En este punto, la rama social-laboral tendrá que legislar normativa de mínimos.

Saludos

Añadir nuevo comentario