Carmen Gómez Galisteo Docente del Máster de Formación del Profesorado
Jue, 24/06/2021 - 11:31

ESL EFL

Figura 1. Sopa de letras.

Serie: 'El reto del Profesor en Formación' (VII).

Que en la sociedad actual aprender inglés abre puertas es un hecho incontestable y harto sabido desde hace décadas, de ahí la proliferación de centros de enseñanza de idiomas y la implementación de la enseñanza bilingüe en nuestro país. Sin embargo, otro asunto relacionado con la enseñanza de lenguas del que menos se habla es del tipo de inglés que vamos a enseñar a nuestros estudiantes. Hay muchas opiniones sobre si es mejor un acento británico o, por el contrario, si es preferible decantarse por un acento americano, con todo lo que ello implica en cuanto a vocabulario, spelling, etc. También se habla de alcanzar un nivel B2 o C1 para conseguir, por ejemplo, un puesto de trabajo determinado.

EFL ESL

Figura 2. Inglés británico y americano.

Menos conocido para el gran público es el uso de las abreviaturas ESL o EFL, que pueden convertirse en una verdadera sopa de letras. En esta entrada veremos las diferencias entre ellas y cómo estas diferencias suponen un cambio en la manera de enseñar el inglés.

En el caso de la primera, ESL significa English as a Second Language (inglés como segunda lengua). Este término se aplica a, por ejemplo, una estudiante española de Primaria cuya familia se traslada a EE.UU. Esta estudiante tiene como lengua materna el español, que seguirá hablando en casa con su familia pero asiste a un colegio americano donde el inglés se emplea para enseñar todas las asignaturas. Más aún, vive en una sociedad en la que el idioma que ha de emplear en su día a día, aun fuera del colegio, es el inglés, mientras que el español quedará reservado a un ámbito doméstico.

Por su parte, EFL significa English as a Foreign Language (inglés como lengua extranjera). En este caso encontramos a los estudiantes españoles que estudian en un colegio bilingüe en España. Estos estudiantes estudian en un contexto en el que el inglés se utiliza como lengua principal para la enseñanza y el aprendizaje en gran parte de las asignaturas. Sin embargo, estos estudiantes viven en España y sus familias son españolas, con lo que fuera del centro educativo emplean el español, que es su lengua materna.

Según el tipo de enseñanza, estos estudiantes necesitan potenciar distintos aspectos a la hora de aprender inglés (Krieger, 2005). Por ejemplo, la estudiante española en EE.UU. está expuesta al inglés la mayor parte del tiempo y ya cuenta con una motivación muy grande (aprender inglés para poder comunicarse con éxito en su entorno). Asimismo, para los estudiantes de ESL, al poder comparar esta nueva sociedad con su propio país, la impresión que tienen de su nuevo país es fundamental en su aprendizaje (Curtin, 2005). Sus necesidades son recibir instrucción en inglés que cubra sus necesidades inmediatas (seguir las clases con éxito, comunicarse en la cafetería a la hora de pedir el almuerzo, interactuar con sus compañeros de clase, pedir instrucciones o indicaciones para ir a sitios…). Estos estudiantes a menudo necesitan numerosos ejemplos para sustentar las explicaciones (Curtin, 2005). También necesitarán información cultural para encajar en su nuevo ambiente (por ejemplo, que en EE.UU. no es lo habitual saludar con dos besos a una persona que no sea de tu familia, que debe dirigirse a los profesores no por su nombre de pila, sino por Mr., Mrs. o Ms. seguido de su apellido).  

Para los estudiantes españoles que estudian inglés en España (como EFL) las circunstancias son distintas. Necesita fomentarse su motivación – a menudo, aunque se les explique la necesidad de aprender inglés para su futuro laboral, este objetivo resulta muy lejano y hay que conseguir que estén motivados y receptivos. La motivación que los estudiantes tengan es fundamental y juega un papel decisivo en su aprendizaje (Cimcoz, 1999). También se debe hacer especial hincapié en la práctica del inglés oral, ya que es posible que, fuera del centro, no tengan ocasiones para hablar en inglés.

Como se ha visto, es fundamental determinar de qué tipo de estudiantes estamos hablando para, según sea el caso que estudien ESL o EFL, adoptar una serie de estrategias o enfoques distintos, adaptados a sus necesidades particulares.

 

Bibliografía

Cimcoz, Y. (1999). Teaching ESL/EFL Students to Write Better. The Internet TESL Journal, V(10). http://iteslj.org/Techniques/Cimcoz-Writing.

Curtin, E. (2005). Teaching Practices for ESL Students. Multicultural Education, 12(3), pp. 22-27. https://eric.ed.gov/?id=EJ711231

Krieger, D. (2005). Teaching ESL Versus EFL: Principles and Practices. English Teaching Forum,43 (2). https://silviaspence.tripod.com/sitebuildercontent/sitebuilderfiles/teflarticle.ht

Editor: Universidad Isabel I Burgos

España

ISSN: 2792-1859

Añadir nuevo comentario