Javier Diz Casal Coordinador de Psicología
Mié, 21/04/2021 - 08:50

éxtasis de san francisco creado por Giovanni Bellini

Pintura del éxtasis de San Francisco de Giovanni Bellini. Imagen de Wikipedia.

Hoy día 21 de abril celebramos el Día Mundial de la Creatividad y la Innovación (DMCI). Este día nació con el objeto de favorecer el pensamiento creativo multidisciplinar (interdisciplinar) que nos pueda ayudar a conseguir el futuro sostenible que queremos (necesitamos).

No es posible asumir el estudio de la creatividad de manera integral desde una única disciplina habida cuenta de todas las variables que intervienen en una posible definición, por lo que lo que tenemos es una diversidad de definiciones en función de la especialidad o generalización de su uso. La creatividad está profundamente relacionada con la autopoiesis que caracteriza a las sociedades humanas. Esa capacidad de autocrearse, no de la nada, sino desde un rico y remoto acervo cultural y biológico es responsable de su potencialidad, de su limitación. Gevaert en su obra El problema del hombre, viene a explicar lo siguiente:

(…) no existe antes el pensamiento (solidario y aislado, sin palabras) que recurra luego a la palabra como vehículo de comunicación. Por el contrario, es la palabra la que existe como ambiente propio del pensamiento, de modo que el pensamiento se realiza siempre y necesariamente como pensamiento parlante….

Esto atiende a la perspectiva chomskiana de la creatividad, la 'creatividad lingüística', posteriormente utilizada por Steven Pinker que se apoyó en los postulados de Jerry Fodor desde el paradigma de procesamiento de la Información (PPI) que se enmarcan en diversas teorías acerca de la arquitectura cognitiva y desde paradigmas psicolingüistas que han dado origen a los postulados del 'mentales', código, según algunos, por medio del cual el cerebro está codificado o incluso, precodificado. Entonces, sería pertinente, en este sentido, preguntarnos cuál es el idioma que utiliza una niña antes de adquirir un lenguaje concreto y si existe la creatividad previa al lenguaje adquirido. A colación de lo indicado, la creatividad por lo general se opone al orden establecido, deshaciendo, según Bergua 'las distinciones trabajo/ocio, arte/industria, importando relativamente poco la formación reglada en un plano social, la actividad creativa tiene lugar fuera y en los intersticios de ese orden produciendo mezclas e hibridaciones que tienen un carácter anárquico'. A nivel del lenguaje, podemos rescatar las críticas de Lizcano sobre la relación del lenguaje con las esferas representativas del imaginario social indicadas por Castoriadis, concretamente con el legein y su supuesta universalidad. Desde que se sospecha que puede existir un sistema primordial de codificación, impuesto desde siempre, origen de la adquisición del lenguaje, podemos sospechar que la creatividad mantiene una profunda relación con aquellos estadios mentales cuyos recorridos neuronales difieren de lo normativo, esto a nivel biológico, hecho que se recoge en las expresiones utilizadas para definir estas experiencias de creatividad: éxtasis, musa, insight o sinestesia, por mencionar algunas, en función del posicionamiento desde el cual lo entendamos. Así podemos decir que el lenguaje es actividad creadora, pero que no toda actividad creadora proviene del lenguaje.

En las personas, la creatividad viene permitida, desde la más candorosa infancia, por una potente plasticidad neuronal que se organiza a sí misma en una incesante interacción de intercambio con el medio ambiente, hecho que va configurando sus conciencias hacia ellas mismas y hacia el mundo que las rodea. La creatividad, con una siamesa relación con la imaginación da cuenta de las necesidades a las que nos enfrentamos, permitiéndonos erigirnos por sobre las limitaciones de un mundo real en el que imaginamos procesos otrora irreales que se convierten en tal de la mano de la creatividad. Es, en este sentido uno de los modos de resolución de conflictos y de adaptación al medio con el que las personas contamos y, a nivel psicológico, es uno de los más elevados procesos cognitivos humanos, precisamente porque viene a dar realidad a lo imaginado.

Añadir nuevo comentario