Esta entrada del Blog de la Universidad Isabel I reproduce íntegramente un artículo de Cristina Pérez Espés, directora del Grado en Administración y Dirección de Empresas de la Universidad Isabel I, publicada en la Revista Deporcam (número 35 de noviembre/diciembre 2017).

A la moneda virtual que más aceptación ha tenido desde que surgió en el año 2008 gracias a las aportaciones de Satoshi Nakamoto (pseudónimo de una o varias personas) ha sido el bitcoin.

Dicho autor publicó un artículo en 2008 donde, a modo teórico, presentaba un medio de pago global sin intermediarios, entre usuarios, utilizando un registro digital de transacciones público y disponible para ser consultado por todo el mundo llamado blockchain, así como una red P2P (Peer to Peer o de igual a igual). En definitiva, Bitcoin hace referencia a la moneda, al protocolo y a la red P2P en la que se apoya. El control es llevado a cabo, de forma indirecta mediante sus transacciones, por los propios usuarios a través de los intercambios P2P.

Actualmente, no hay un organismo central que gestione el blockchain; esta función es desarrollada por unos usuarios denominados mineros que manejan copias del mismo. Este tipo de moneda virtual, a diferencia de las monedas fiduciarias como son el euro o el dólar (ambos controlados por el BCE y la Reserva Federal de los EEUU -Fed- respectivamente), está fuera del control de cualquier gobierno, institución o entidad financiera; es anónimo por lo que no obliga a dar ninguna información personal y su seguridad se basa en el uso de técnicas criptográficas de clave pública-clave privada .

En la actualidad, el bitcoin también ha llegado al mundo del deporte a través de las apuestas deportivas. Tal y como indican en ApuestasBitcoin.net, hoy en día, hay prácticamente las mismas casas de apuestas en eventos deportivos con moneda virtual bitcoin que las casas de apuestas de siempre con monedas fiduciarias. En la misma web recomiendan algunas casas de apuestas, tales como: SportsBet.io, Cloudbet, Coinbet24, Betcoin, 1xbit, Rivalo, entre otras.

Existen tres formas de conseguir o comprar este tipo de moneda virtual:

  1. A través de los mercados específicos, como pueden ser: MtGox o Bitcoin.com.
  2. Vía intercambio de bienes/servicios con otros usuarios
  3. Incentivos recibidos a través de la práctica de la minería (los mineros son uno de los elementos clave de la infraestructura Bitcoin).

Es de destacar que tanto la descentralización como el anonimato, han convertido al bitcoin en un medio de pago utilizado para las transacciones fraudulentas como pueden ser la compraventa de droga o el blanqueo de capitales. Es por ello, que es responsabilidad de todos hacer un buen uso, en general, de todo lo que está a nuestro alcance y en particular, de las monedas virtuales.

Deporcam

Añadir nuevo comentario