Jon Echepare Taberna Alumno del Máster en Nutrición y Dietética para la Práctica Deportiva
Vie, 28/01/2022 - 11:20

diabetes y análisis de la glucemia en el deporteControl de azúcar durante la actividad deportiva.

Serie: 'La Vitamina Inquieta' (XVIII)

Durante el último año, deportistas tanto amateurs como profesionales, han estado empleando sensores de glucosa con el objetivo de mejorar su rendimiento deportivo. Hasta ese instante, prácticamente las únicas personas que empleaban estos sensores eran aquellas diagnosticadas con diabetes, sobre todo en los casos de diabetes tipo I.

Entonces, ¿por qué una persona aparentemente sana, como puede ser un deportista profesional, querría emplear estos sensores si son una herramienta para “enfermos”? ¿Aportan estos sensores algún dato realmente importante? Para entender el uso de estos sensores, primero se debe comprender qué parámetro fisiológico están midiendo.

¿Qué son los parámetros fisiológicos?

Un parámetro fisiológico es un dato que sirve para analizar “el estado interno” del cuerpo humano. Uno con el que seguramente estés muy familiarizado es la temperatura corporal. ¿Sabías que la temperatura del CORE aumenta durante la práctica del ejercicio físico? Dicho aumento de temperatura implica una reducción del rendimiento deportivo (implicará que la sangre, en vez de “alimentar” el funcionamiento muscular, tendrá que redistribuirse para disipar el calor y prevenir así un problema de salud mayor. Otro parámetro fisiológico muy extendido entre la población deportista es la frecuencia cardíaca. Al igual que la temperatura, esta también aumenta al realizar ejercicio físico, sin embargo, a nadie le extraña ver un deportista con pulsómetro.

El pH, la frecuencia respiratoria, la presión arterial y la glucemia son también otros parámetros fisiológicos que podemos medir. Este último, indica la concentración de glucosa que hay en sangre (mg/dL) y podemos medirla de dos formas: 1) mediante un glucómetro o 2) mediante los sensores de monitorización continua de glucosa (MCG).

Monitorización Continua de Glucosa

Hace unos años, para conocer tus niveles de glucemia, tenías que emplear un glucómetro (aparato que únicamente nos indica los niveles de glucemia en el momento concreto de medición). Sin embargo, gracias a los avances tecnológicos de los últimos años, actualmente es posible conocer los valores de glucemia de forma continua durante las 24 horas del día. Esto es viable gracias a los conocidos sensores de glucosa que, probablemente, hayas visto a alguna persona diabética o a algún deportista de élite como Dani Carvajal durante el último partido contra el Barcelona en la Supercopa.

En ambos casos (diabético y deportista), la tecnología es la misma, pero el objetivo totalmente distinto. En el caso del deportista, el objetivo es mejorar el rendimiento deportivo y para ello, conocer cómo responde su cuerpo ante distintas situaciones (durante un partido, un entrenamiento o ante ingestas concretas) puede resultar útil si sabes cómo interpretar y contextualizar esos datos.

atletas corriendo

Deportistas en una carrera de obstáculos.

Contextualización de la Glucemia y Nutrición de Precisión

El valor de glucemia por sí solo no es un dato válido. Es solo cuando lo ponemos en un contexto concreto cuando este valor empieza a tener mayor relevancia. Con un ejemplo lo entenderás perfectamente.

Imagínate que un amigo tiene este sensor y te pide que le asesores. Para ello, te dice que ayer su glucemia era de 115 mg/dL. ¿Te dice algo este dato de forma aislada? La verdad es que no. En cambio, si te dice que ayer tenía una carrera de ciclismo y durante un ataque/sprint su glucemia era de 115 mg/dL y su pulso de 188 pulsaciones/min, ahora dispones de más datos para contextualizar el valor. A groso modo, esa glucemia no concuerda con esa intensidad ya que, ante un ejercicio físico intenso, el aumento de la glucemia es una respuesta fisiológica [1]. Una recomendación práctica para tu amigo sería consumir algún tipo de hidrato de carbono, en forma de gel o barrita, por ejemplo, antes de realizar ese ataque.

Otra área de gran interés, en el cual se emplean estos sensores, es la nutrición de precisión. Gracias al estudio de Zeevi et al. sabemos desde hace ya unos años, que la respuesta glucémica varía en función de la persona [2]. De hecho, lo más curioso es que ante mismas ingestas, se observan respuestas glucémicas totalmente diferentes, incluso opuestas en algunos casos. Recientemente, Berry et al. confirmaron estos resultados en el estudio PREDICT, el cual fue llevado a cabo con un tamaño muestral de 1002 personas [3]

gráfico de análisis

Aunque el principal factor que influye en la glucemia es la alimentación, hay otros factores que también han de tenerse en cuenta. El sueño por ejemplo, es otro factor que influye directamente en la respuesta glucémica, haciendo que esta respuesta se vea aumentada cuando el descanso no es adecuado [4]. La fibra, el contenido en proteínas, las grasas, el estrés y la actividad física son otros factores que también influyen de forma directa en este valor de glucemia. Entonces, para poder realizar una intervención adecuada, primero hay que contextualizar dicho valor, para posteriormente realizar una planificación efectiva.

Conclusiones

La monitorización de glucosa resulta ser una herramienta más que los profesionales de la salud podemos emplear, tanto si el objetivo es mejorar el rendimiento deportivo, como si es mejorar la salud. Esta novedosa herramienta también abre las puertas a una nueva área de investigación: la nutrición de precisión.

Todavía queda mucho por aprender e investigar sobre estos sensores y su aplicación real, pero todo parece indicar que, en un futuro no muy lejano, serán una excelente herramienta para personalizar las recomendaciones nutricionales de cada persona.

Referencias bibliográficas:

[1]          Brooks GA. The precious few grams of glucose during exercise. Int J Mol Sci 2020;21:1-19.

[2]          Zeevi D, Korem T, Zmora N, Israeli D, Rothschild D, Weinberger A, et al. Personalized Nutrition by Prediction of Glycemic Responses. Cell 2015;163:1079-94.

[3]          Berry SE, Valdes AM, Drew DA, Asnicar F, Mazidi M, Wolf J, et al. Human postprandial responses to food and potential for precision nutrition. Nat Med 2020;26:964-73.

[4]          Tsereteli N, Vallat R, Fernandez-Tajes J, Delahanty LM, Ordovas JM, Drew DA, et al. Impact of insufficient sleep on dysregulated blood glucose control under standardised meal conditions. Diabetologia 2022; 60: 356-365.

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2792-1824

Burgos, España

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog, así como para mantenerlo informado de nuestra actividad. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.