Exterior del estadio Santiago Bernabéu. | By Little Savage (Own work) [CC BY-SA 3.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/3.0)], vía Wikimedia Commons

- ¿La reventa de entradas en la acera del Bernabéu es legal?

- La compraventa realizada surte todos sus efectos por lo que cabe afirmar que, civilmente, el negocio jurídico está perfeccionado (ajustado al concepto recogido en el art. 1445 CC). Se consigue, en efecto, el fin perseguido: que exista el acuerdo de intercambio de la entrada por dinero. Con este acuerdo contractual, sumando el pago realizado por el comprador y la recepción de la entrada (al cumplir el vendedor su obligación de entrega –según el art. 1461 CC –), se consolida el derecho de uno, el vendedor (a lucrarse), y de otro, el comprador (a ser titular pleno de la localidad).

Esta pregunta permite reflexionar sobre distintos sectores del Ordenamiento que exceden el campo puramente civil. En este supuesto se puede apreciar que, aunque lo esencial se alcanza con la transacción de venta, sin embargo tal operación mercantil incurre en una quiebra de requisitos normativos puesto que el vendedor no es comerciante y está realizando un acto de comercio sin habilitación, con incumplimiento de normas tributarias, administrativas, etc. En suma, el que revende las entradas deberá responder por estos ilícitos al no estar dado de alta fiscalmente, no tener licencia para ejercer el mercado en el espacio público (“la acera del Bernabéu”), ni estar facturando la operación.

Es decir, una transacción puede ser plenamente eficaz desde la perspectiva civil y sin embargo padecer graves defectos a ojos de otras ramas del Derecho.

Entrada publicada el 06/03/2018

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

​ISSN: 2603-9087

Comentarios

Muchas gracias por la entrada sobre un tema siempre de actualidad. Además, hoy en día con Internet, la “acera del Bernabeu” es más accesible que nunca, y la podemos encontrar a golpe en click, en nuestros ordenadores.

Basta con navegar un poco por Internet para encontrar multitud de anuncios en los que se venden, de manera no oficial, entradas para distintos espectáculos. Muchos de estos anuncios emplean la fórmula “vendo boli BIC y regalo 2 entradas para…” el partido del PSG-Real Madrid de esta noche, por ejemplo. Y el boli BIC se vende al módico precio de 2.200 €. Sin embargo, esta fórmula del boli BIC ha sido producto de un mito extendido y es perfectamente prescindible.

Actualmente, en materia de reventa por Internet nos encontramos ante un vacío legal, sin ley alguna que lo prohíba expresamente. Esta laguna jurídica ha ocasionado que proliferen las páginas web de reventa, e incluso que se empleen medios para comprar masivamente las entradas a un evento para agotarlas en los puntos de venta oficiales, y hacer negocio aumentando en un porcentaje importante su precio en la reventa.

La pregunta me parece interesante y de suma actualidad.
Los poderes públicos no deberían mirar para otro lado cuando se producen este tipo de irregularidades jurídicas en torno a la organización y celebración de eventos públicos. Se trata de actividades que habría que perseguir ya que parecen temas menores y, sin embargo, pueden llegar a tener efectos mortales.
Prueba de ello es que en estos días hemos conocido el fallo del Tribunal Supremo en el “caso Madrid Arena” (STS, Sala II, de lo Penal, de 2 de marzo de 2018), donde se confirma la condena de 4 años de prisión al principal encausado (el promotor del evento) y se añade otra para el médico encargado de atender y dirigir el servicio médico la noche en que ocurrieron los hechos. Los hechos probados, según refleja la sentencia del TS (que confirma la SAP de Madrid dictada en su día), muestran que pese a que el aforo máximo permitido era de 10.620 personas la empresa promotora vendió 16.605 entradas.
No podemos olvidar que los problemas de aforo en espectáculos públicos provocados, entre otras cosas, por el falseamiento de entradas o la reventa ilícita de las mismas pueden tener consecuencias de gravedad como la lamentable muerte de cinco jóvenes ocurrida en la fiesta de Halloween celebrada en el pabellón Madrid Arena el año 2012.

La problemática y los riesgos de un mercado clandestino y especulativo pueden vernir dados en forma de ciertos excesos: de monopolio de ventas o de estafa, lo uno es inconstitucional y representaría una práctica de posición dominante, quebranto de la libre competencia y del buen funcionamiento del mercado; y lo otro es criminalmente reprochable.

Celebro que, con el blog, hagamos un esfuerzo de bajar a la calle (hoy a la acera) para análizar la realidad  práctica. 

Gracias compañero,
Sin duda, el tema de la reventa en el futbol es de gran interés. Analizas muy bien el ámbito civil y mercantil.
Me quedo con esta frase, que resume la idea esencial.
"En suma, el que revende las entradas deberá responder por estos ilícitos al no estar dado de alta fiscalmente, no tener licencia para ejercer el mercado en el espacio público (“la acera del Bernabéu”), ni estar facturando la operación".
Un fuerte abrazo, y gracias

Veo muy interesante el tema que plantea el Profesor de la Torre.
La mayoría de los ciudadanos, acogemos con más o menos resignación, el tema de la reventa de entradas, con todo perjuicio que supone para muchos, no poder asistir a un acontecimiento, que ya resulta caro en taquilla, pero imposible para muchas personas, cuando son previamente adquiridas con el fin de reventa, por algunos individuos, subiendo notablemente el precio y, dejando al ciudadano con cara de “cabreo”.
Mi opinión es, que uno de los principales fines de la Ley es proteger a la persona y no cabe duda que en estos casos, con la ilegalidad, en algunos de ellos y la “alegalidad”, en otros, (dadas por plataformas que utilizan la reventas, por medios telemáticos), la persona se encuentra ampliamente desprotegida, tanto a nivel económico, como de posibles fraudes por venta de entradas falsas, como en materia tributaria, etc. etc.
Por ello, no estaría de más, que nuestros queridos políticos, regulasen de una vez, el vacío legal de algunos casos y, sancionaran con contundencia, la ilegalidad de vender las entradas en “la acera del Bernabéu”. Que por otro lado creo que en estos momentos aún está en vigor, y por lo tanto se podría sancionar, según marca el art. 67.2 del Reglamente General de Policia de Espectáculos Públicos y Actividades Recreativas, y dar un escarmiento, en beneficio de la mayoría de las personas.

Gracias por las entradas, me gusta el enfoque que dan ustedes, es enriquecedor, pero si me permiten profundizar en la cuestión .
Una cosa son las entradas de fútbol, que se ofrecen y comercializan en la vía pública , lo que está prohibido desde un punto de vista administrativo, sin duda , el ejercicio de la venta de esas entradas es exclusivo , en este caso del Real Madrid CF , y ninguna persona puede vender estaos títulos habilitantes para acceder al Bernabéu .
Pero como ya han mencionado , cuando esa comercialización es a través internet , mediante las redes sociales o portales dedicados al comercio electrónico , la persecución es más complicada , a pesar que mi experiencia me ha valido para comprobar que en ese ámbito de la reventa hay verdaderas mafias organizadas , que obtienen grandes sumas de dinero .
Para finalizar , quiero sumar otra variante del caso , está es, cuando la reventa es de un abono a nombre del socio abonado, y lo vende a un tercero para que tenga acceso a las instalaciones deportivas , y es intervenido por un funcionario público , con el intercambio de dinero por el ese documento nominal y habilitante(abono) durante ese evento deportivo, en ese caso a parte de la sanción administrativa al efecto (Ley de espectáculos públicos y actividades recreativas de la Comunidad de Madrid), el propio club establece en su reglamento una retirada de ese abono durante un período.
Otra circunstancia fundamental , puede ser que esa reventa ilegal puede originar un problema en el ámbito de la seguridad del espectáculo, puesto que los planes directores de seguridad establecen un situado para los aficionados de los equipos visitantes, y es evidente que está venta clandestina sitúa a seguidores del equipo rival en zonas donde se pueden generar algún tipo de desórdenes públicos , puesto que la vigilancia y prevención han fallado.
Un saludo.

Es muy satisfactorio comprobar que la cuestión particular sugiere a personas expertas la proyección a otros escenarios, evidenciando la complejidad de la situación jurídica.

Agradezco esas contribuciones y esfuerzos por acotar el tema, con la consiguiente invocación a normativa especial que va desde la necesaria protección del consumidor a la evitación de toda violencia en el deporte (TR 1/2007, Ley 19/2007...)

 

Sin duda la práctica de la reventa de entradas con fines lucrativos es un problema sin resolver y difícil de perseguir con el uso de plataformas de venta por internet.

Ahora bien, en ocasiones se produce la reventa sin ánimo lucrativo alguno. Cuando alguien ha comprado una o dos entradas para acudir a un partido y finalmente no puede asistir, no existe ningún mecanismo habilitado para la devolución de las mismas: ni siquiera realizando la devolución con antelación, en las oficinas del estadio, previa justificación del motivo o pagando una tasa en concepto de gastos de gestión como es posible en la práctica totalidad de transacciones comerciales al por menor. El cliente se ve completamente indefenso, obligado a comprar entradas a precios elevados con muchos meses de antelación y condenado a perder el importe de la compra si finalmente no puede asistir por algún motivo. La venta o el regalo de entradas a un familiar o conocido han sido el recurso habitual en estas situaciones, y desde que existe internet, incluso la venta a un desconocido podría parecer razonable si este es el objetivo. Los particulares, por cierto, a diferencia de las grandes plataformas de reventa, tras contactar por internet, tienen con frecuencia que realizar la transacción en la calle, al no tener acceso a plataformas verificadas de pago. Introducir el ánimo de lucro en el análisis es obligado.

Añadir nuevo comentario