Vanesa Martínez Valderrey Directora del Máster en Neurociencia
Mar, 23/02/2021 - 10:00

Infografía del cerebro humano.

Lo complejo del cerebro humano.

Serie Neurociencia Educativa (I)

Seguramente no resultará nuevo para ninguno de los lectores de este artículo de blog, que el cerebro humano es un órgano que se ha ido complejizando a medida que hemos ido evolucionando como especie. En este sentido el desarrollo de la especie humana ha procurado el perfeccionamiento de habilidades tan sofisticadas como lo son el lenguaje o las funciones ejecutivas.

Para lograr este hito, aún poco comprensible a nivel teórico, el aprendizaje se postula como la piedra angular que guía y orienta el progreso tanto a nivel individual como social. Al hablar de aprendizaje es frecuente encontrar posicionamientos, dentro del ámbito educativo, desde los que se plantea la homogeneidad de capacidades fruto del neurodesarrollo. Sin embargo, la evidencia científica no avala esta afirmación, aportando datos a favor de la variabilidad en la maduración y expresión de habilidades en el ser humano. No obstante, las posibilidades del cerebro son diferentes entre unos y otros y haciéndonos eco de las palabras de autores como Morgado (2012) es cardinal reflexionar acerca de esta cuestión y cambiar el modo de pensar acerca del conocimiento científico actual relacionado con las capacidades del cerebro y la mente humana para aprender y adquirir competencias.

Es precisamente de dicho conocimiento del que necesita alimentarse la educación, que se presenta como el medio que prepara intencionadamente al cerebro hacia el aprendizaje y, como se ha señalado anteriormente, aprovechando las posibilidades individuales de cada persona. Todo aprendizaje cambia el cerebro, lo que nos convierte en un híbrido a caballo entre la naturaleza y la cultura Somos, en consecuencia, sistemas plásticos y autopoyéticos (Marina, 2012) que de manera natural tenemos la capacidad de autoconfigurarnos en consonancia con el legado de nuestros antepasados. En otras palabras, aprender significa adquirir nuevas representaciones neurales de la información y establecer relaciones funcionales entre ellas y las ya existentes en el cerebro (Morgado, 2012) que acaban por plasmarse a nivel estructural.

Son numerosas las reuniones científicas y congresos en los que se debate sobre la necesidad de introducir los descubrimientos aportados desde la neurociencia en las escuelas (como se reconoce en el Plan de Neurociencia Aplicada a la Educación). Máxime cuando se recoge que uno de cada seis alumnos odia la escuela (OCDE/CERI, 2002). La pregunta que se antoja a los profesionales de la educación y académicos de esta rama de conocimiento es ¿estaremos estableciendo una escuela «hostil al cerebro»? (Marina, 2012). La evidencia en el momento presente apunta que esta problemática puede resolverse parcialmente si se consideran las contribuciones del trabajo en neurociencia para el desempeño de la labor en el contexto escolar, así lo avalan las mejoras detectadas en estudios recientes.

El objetivo de este blog no es otro que el de facilitar y acercar el mundo de la neurociencia a la sociedad desde la perspectiva divulgadora. En este sentido el equipo que configuramos el «Máster en Neurociencia y Educación», así como otros colaboradores y colaboradoras vamos a intentar realizar este acercamiento mediante la publicación de una colección de artículos de publicación periódica. 

Referencias bibliográficas:

Marina, J. A. (2012). Neurociencia y educación. Revista del Consejo Escolar del Estado: segunda época, 1(1), 7-14. http://ntic.educacion.es/cee/revista/pdfs/RPE_DIC2012_02Marina.pdf

Morgado, I. (2012). Claves neurocientíficas de la enseñanza y el aprendizaje. Revista del Consejo Escolar del Estado: segunda época, 1(1), 15-17. http://ntic.educacion.es/cee/revista/pdfs/RPE_DIC2012_03Morgado.pdf

OCDE/CERI. (2002). Understanding the brain: the birth of a learning scienceNew insights on learning through cognitive and brain science. OCDE/CERI. http://www.oecd.org/site/educeri21st/40554190.pdf 

   

Editor: Universidad Isabel I.

ISSN 2697-0481

23 de febrero de 2021.

Burgos, España.

                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                                               

Comentarios

Probando si funciona el correo

Añadir nuevo comentario