Marta Gómez Cuéllar Departamento de Comunicación
Mié, 13/11/2019 - 16:59

Abogados dándose la mano.

Si siempre has querido ser abogado y estás deseando finalizar tu grado en derecho para ejercer como letrado, te conviene saber algunos conceptos clave. Te garantizarán una carrera de éxito y que tu nombre se asocie con la excelencia en el ejercicio profesional.

1. Cualidades imprescindibles para ser abogado.

Para ser abogado suele bastar con conocer profundamente las leyes y el funcionamiento del ordenamiento jurídico. Para ser un buen abogado, sin embargo, hace falta bastante más. Entre otras cualidades, para ser abogado en la élite debes velar por la justicia y denostar la falta de ella. En cualquier circunstancia. También tienes que tener empatía, para poder entender a tus clientes y a la parte contraria. Debes tener firmeza de carácter, una mente analítica y una honradez a prueba de bombas.

2. Formarte para ser abogado en una universidad de prestigio.

¿Cómo ser el mejor abogado del mundo? El primer paso es elegir la mejor universidad posible para educarte como letrado. Debe ser una institución avalada por la experiencia, la solidez y calidad de su formación, con un cuerpo docente que realmente conozca la materia de la que habla. También con un extenso y contrastado listado de abogados formados bajo su tutela, que hayan desempeñado su labor bajo los criterios más exigentes de excelencia y profesionalidad, una vez que han alcanzado el mercado.

3. Ser abogado ‘genérico’ no te valdrá de nada.

Por fortuna, el mundo del derecho es extensísimo. Y la cantidad de áreas de especialización legal es también ingente. Si quieres destacar de verdad la clave para ser un buen abogado es que tienes que centrar todos tus esfuerzos en un escenario concreto. Por eso la especialización es tan importante. Puede ser en Derecho de la Unión Europea, en derecho corporativo o empresarial o en derecho y nuevas tecnologías, por citar algunos ejemplos.

Cuanto más especializado estés y mejor domines tu área menos competencia encontrarás y más fácil será para ti encontrar un «nicho» de mercado en el que tu labor resultará incontestable. Con tiempo y trabajo lograrás forjar un nombre en el que todo el mundo pensará, si se trata de tu área de especialidad. Conforme avances en tu formación y cualidades para ser abogado es conveniente que te posiciones en esa dirección en concreto.

4. Tu formación no terminará nunca.

Aunque se cree erróneamente que las leyes siempre van un paso por detrás de las necesidades reales de la sociedad, el derecho y la vida son la misma cosa. Usamos el ordenamiento jurídico para ordenarnos como sociedad. Y es por este motivo por el que las leyes cambian. Porque la sociedad también lo hace.

El derecho responde a las necesidades de cada momento, por lo que se modifican con más frecuencia de la que el común de los ciudadanos piensa. El proceso de ese cambio puede ser más o menos complejo, necesitar de más o menos consenso de los organismos políticos, necesitar más o menos tiempo para asegurarse de responder de manera justa a todos los escenarios posibles. Pero sin duda, las leyes que nos rigen hoy no serán exactamente iguales que las que lo hagan la próxima década.

Por eso, aunque tu formación en derecho en la Unión Europea sea excelente, aunque tu ejercicio profesional no tenga la más mínima tacha, el mejor tip para ser un buen abogado es formarse y «reciclarse» de manera constante, para poder afrontar retos que no existen a día de hoy. Pero que existirán con seguridad en un plazo muy breve de tiempo. Quedarse anclado en el pasado no solamente te condenará a desaparecer como profesional. Tampoco será beneficioso para tus clientes, que son ante quienes debes responder siempre.

Añadir nuevo comentario