Francisco de la Torre Profesor de Derecho Civil en la Universidad Isabel I
Mar, 11/02/2020 - 09:28

vecino actividades molestas

- ¿Puedo privar de la posesión de su casa a mi vecino por actividades molestas?

- Sí. Evidentemente a través del accionamiento en vía judicial (descartada, como regla general, tomarse la justicia de propia mano -excepción hecha de la persecución del enjambre de abejas y de cortar raíces que asoman en mi finca de plantaciones vecinas-).

Es cierto que esta medida es muy traumática y por ello ha tenido poca aplicación práctica. Sin embargo, es necesario invocar la Ley de Propiedad Horizontal que contempla esta solución cuando ese vecino incurre en actividades molestas, incómodas e insalubres. Concretamente, el tenor del precepto es el siguiente: "Si la sentencia fuese estimatoria, podrá disponer, además de la cesación definitiva de la actividad prohibida y la indemnización de daños y perjuicios que proceda, la privación del derecho al uso de la vivienda o local por tiempo no superior a tres años, en función de la gravedad de la infracción y de los perjuicios ocasionados a la comunidad".

Esta defensa civil, complementaria a cualquier sanción administrativa (incluso más efectiva que ésta), puede ser invocada en múltiples supuestos: porque mi vecino médico utiliza la escalera como sala de espera o mis vecinos festejan a diario la llegada del atardecer con decibelios imposibles...En el Diario La Ley se recogió la noticia de la mujer que tenía que abandonar su casa durante un año e indemnizar a la comunidad con 1.300 euros por dar de comer a las palomas (SAP de Barcelona de 10 de octubre, La Ley 148828/2019).

Otra cuestión que no nos ocupa ahora, pero puede sugerir un debate paralelo es si estas personas que acumulan objetos o animales, por ejemplo, pueden estar enfermos y merecer activar de oficio una guarda legal, promoviendo incapacitación y nombramiento de tutor o curador.

En todo caso y sobre el asunto de la actividad molesta, la prueba es compleja (testifical de vecinos, reportaje fotográfico, medidas técnicas de contaminación o insalubridad...) como también se hace necesario demostrar que no se trate de un acto aislado sino que revista intensidad y continuidad (así lo recuerda el pronunciamiento judicial citado, con cierta lógica ya que un exceso de ruido si el vecino celebra un cumpleaños no debe merecer mayor reproche si puede encuadrarse en relaciones de vecindad, usos y costumbres y amparado en el grado de tolerancia dispensable).

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

Comentarios

Buenas a tod@s, En esta nueva entrada, el profesor Francisco de La Torre nos resume muy bien un supuesto tipo sobre privación de la posesión por actividades molestas entre vecinos. En efecto, habría que acudir a la vía judicial. Si bien, como nos comenta: "a prueba es compleja (testifical de vecinos, reportaje fotográfico, medidas técnicas de contaminación o insalubridad...) como también se hace necesario demostrar que no se trate de un acto aislado sino que revista intensidad y continuidad...". Gracias por compartirla.

En mi opinión, cuando un fallo judicial acuerde la privación de uso y disfrute del inmueble, ha de tenerse en cuenta las circunstancias personales del condenado, pues puede que se trate de una persona que padece una patología que le lleve a realizar esa actividad molesta o insalubre. Además, también se debería de valorar si el condenado tiene donde residir mientras dure la privación, pues se le podría abocar a la indigencia causándole un daño irreparable. Entiendo que es esencial, como así lo prevé la Ley de Propiedad Horizontal y el Código Civil de Cataluña, que la actividad molesta sea algo continuo o reincidente y que sea de carácter grave para la comunidad. En cuanto a la prueba, considero esencial la testifical de los vecinos, un acta notarial y un informe pericial que pruebe la relación de causalidad de la actividad prohibida con los daños causados en el inmueble para poder cuantificar de forma correcta la indemnización

Añadir nuevo comentario