Ricardo Gómez Diez Profesor de Derecho Internacional Público de la Universidad Isabel I
Mar, 16/10/2018 - 09:27

Una barca en medio de un terreno desértico

- ¿Qué aporta el Derecho Internacional en la lucha contra el cambio climático?

- La ONU acaba de lanzar una «alerta» internacional sobre los efectos devastadores del cambio climático en la vida en la Tierra, provocado fundamentalmente por la emisión de gases de efecto invernadero y que tiene como consecuencia la elevación gradual de la temperatura media del planeta.

La organización internacional urge a los Gobiernos a tomar medidas urgentes e inmediatas, destinadas a evitar un incremento global de 1,5 grados centígrados entre 2030 y 2052. Esas medidas deben centrarse en cambios profundos en la generación de electricidad, la agricultura, las ciudades, el transporte y la industria.

Hay que tener en cuenta que, dentro de las nuevas materias jurídicas en las que el Derecho Internacional ha extendido su campo de actuación en las últimas décadas, el Derecho Internacional Medioambiental es una de las más relevantes y los avances que están logrando en la implicación de los Estados son muy limitados e insuficientes.

Aunque la preocupación mundial por el clima y el medio ambiente no es nueva, la actuación de la ONU y sus organismos especializados en esta materia se ha incrementado desde los años 90 de manera notable. En 1997, el Protocolo de Kyoto supuso un compromiso jurídicamente vinculante para los Estados parte destinado a reducir las emisiones de gases efecto invernadero, generados por los combustibles fósiles (carbón petróleo y gas).

La gran paradoja de estos gases es que son esenciales de la habitabilidad de la Tierra, ya que impiden que una parte del calor del sol vuelva al espacio, pero el aumento constante de sus emisiones, sobre todo a partir de la Revolución Industrial y de manera muy notable desde los años 50, provoca la elevación de la temperatura en el planeta, cambios drásticos en el clima, subida del nivel del mar por el deshielo de los Polos y una seria amenaza para la biodiversidad.

La llamada de atención de la ONU deriva del informe presentado por el IPCC (Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático, Premio Nobel de la Paz junto por Al Gore en 2015), que, con el nivel actual de emisiones, considera imposible alcanzar el compromiso más importante de la Cumbre del Clima de París de 2015: que en el año 2100 el aumento de temperatura global en la Tierra sea inferior a 1,5 grados centígrados.

Está claro pues que las Naciones Unidas lideran el combate mundial contra el cambio climático. Pero ¿es suficiente? El problema estriba en los limitados mecanismos con los que cuenta el Derecho Internacional para establecer normas imperativas para todos los países ya que Estados Unidos, por ejemplo, abandonó el Protocolo de Kyoto en 2008 y es el responsable del 25% de todas las emisiones del planeta. 

Entrada publicada el 16/10/2018

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

Una barca en medio de un terreno desértico

Añadir nuevo comentario