Antonio Muñoz Profesor de Derecho Internacional Público
Mar, 22/01/2019 - 09:49

soluciones no acuerdo del Brexit

- ¿Qué solución cabe encontrar tras el no al acuerdo del Brexit?

- El estado de impasse al que nos lleva el resultado de la votación reciente en el Parlamento británico nos empuja a diseñar estrategias posibilistas que permitan un encaje del Reino Unido en la gobernanza europea, para ello es necesario destensar la cuerda evitando de esta forma las tímidas excusas del presidente de la Comisión Europea de que se fue injusto y se ofreció un trato indigno a Grecia a raíz de su intervención. La ciudadanía tanto europea como británica recelosa de hombres de negro, y de políticos desaparecidos que llevaron al punto de fusión la convivencia en el Reino Unido merece propuestas valientes.

En un mundo volátil, el resultado de la votación, o peor aún la perspectiva de un incierto segundo referéndum nos lleva a plantearnos sino tendría un mayor efecto útil el retorno a fórmulas ya ensayadas en los tratados anteriores de formación de la Unión Europea, como las cooperaciones reforzadas, en lo que denominamos con reminiscencias románticas "Una Asociación Continental". Esta consistiría en una participación del Reino Unido en la movilidad de capitales, bienes y servicios, con una movilidad circulatoria limitada, esto es, creando una subcategoría de ciudadanía para lo que se requeriría un acuerdo político de todas las instituciones europeas en orden a garantizar el camino incansable recorrido por la Unión, y la necesidad de hacer un pequeño desvío en el camino que no incide en que el espacio de seguridad, justicia y libertad de la Unión es el más perfecto que el imperio de la Ley haya creado en la Historia de la Humanidad.

Entrada publicada el 22/01/2019

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

Comentarios

Buenas tardes,
El no al acuerdo del BREXIT, sin duda, nos replantea este tema. Gracias, Antonio, por compartir esta entrada, sobresale cuando comentas que: "En un mundo volátil, el resultado de la votación, o peor aún la perspectiva de un incierto segundo referéndum nos lleva a plantearnos sino tendría un mayor efecto útil el retorno a fórmulas ya ensayadas en los tratados anteriores de formación de la Unión Europea, como las cooperaciones reforzadas, en lo que denominamos con reminiscencias románticas "Una Asociación Continental".
Un abrazo,

Celebro esta aportación ilustrativa y constructiva, oportuna en el tiempo y motivada en Derecho por el autor experto.

Decir que siempre me ha preocupado:

1º Una tensión política supranacional que lamento, como es la creada por una voluntad de separación; como también siento que, esa tensión, en la esfera nacional, se sobredimensione hasta posibilitar que la separación no sea de mutuo acuerdo.

2º Una quiebra de la seguridad jurídica, en tanto el art. 50 del Tratado (que nació pensando en que no se aplicaría nunca -igual que nuestro famoso 155-) contempló esa posibilidad de retirada unilateral que se materializó en junio del 2016, aunque estaba redactado con la ambigüedad de confiar a la discrecionalidad o arbitrariedad (si hay abuso en los tiempos) de la parte segregante la notificación que llegó casi un año después. El trascurso del tiempo, en efecto, no sirve a la seguridad jurídica.

En primer lugar, enhorabuena por la entrada, que es de máxima actualidad.

En relación con el tema tratado, me gustaría destacar además, que el Brexit acarrea numerosas implicaciones desde el ámbito del Derecho Internacional Privado. Más allá de su alcance en relación con la aplicación de la legislación de la Unión Europea en Reino Unido, actualmente son alrededor de 200.000 españoles los residentes en dicho país.

Por este motivo, se ha preparado una página web (http://www.lamoncloa.gob.es/brexit/preparacion2/Paginas/111218_espanoles...) en la que se responde con detalle qué deben hacer estos españoles en caso de que se ratifique el Acuerdo de Retirada, o en caso contrario. En el caso de salida sin acuerdo, se está trabajando con la Unión Europea, con Reino Unido y a nivel interno en medidas de contingencia que garanticen los derechos de los ciudadanos españoles que ejercieron su derecho a la libre circulación antes de la fecha de retirada.

Un saludo,

Mamen.

Añadir nuevo comentario