María Cristina Lorente Profesora de Derecho Civil de la Universidad Isabel I
Mar, 29/05/2018 - 10:51

Ley Propiedad Horizontal

Una primera lectura del art. 9.1 c) y d) de la Ley de Propiedad Horizontal deja claro que existe una obligación para los comuneros de permitir el acceso a su propiedad, bien sea vivienda o local, para la realización de obras que resulten necesarias para la comunidad. Ahora bien, ¿es extensible dicha obligación en el supuesto en que los trabajos beneficien a uno solo de los copropietarios?

Las comunidades de propietarios no siempre son entornos amistosos, por lo que puede ocurrir que las malas relaciones entre vecinos traigan consecuencias en el momento en que uno necesite al otro para realizar cierta reparación necesitando acceso a su propiedad.

En tales casos, el comunero se encontrará amparado por lo dispuesto en el art. 9.1 LPH, que aun referido a las comunidades de propietarios debe hacerse extensible a todo propietario en particular, para ello será necesario lo siguiente:

-  Demostrar que resulta imposible reparación si no es a través del acceso a la vivienda o local del vecino.

-  Que se ha intentado acceder de forma amistosa, pero se ha producido una negativa.

Con esos elementos se podrá plantear una demanda de juicio ordinario solicitando la constitución de una servidumbre (que no es una servidumbre propiamente dicha) para la concreta reparación de que se trate.

Si bien en la LPH se dispone que dicha servidumbre dará lugar a indemnización al dueño de la propiedad que se vea afectada por las obras, en el caso de que haya habido una negativa u obstrucción que haya determinado la imposición de la demanda, no sólo podrá suprimirse dicho derecho, sino que podría incluso originarse una indemnización al que requiere las obras, por los perjuicios sufridos por durante el tiempo en que se han retrasado las obras.

Autora: Profesora Cristina Lorente

Entrada publicada el 29/05/2018

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

 

Comentarios

Muchas gracias, M. Cristina.
Es un tema de sumo interés, pues en la práctica los vecinos no siempre se ponen de acuerdo. Me quedo con esta parte de la entrada que invita a la reflexión: "Una primera lectura del art. 9.1 c) y d) de la Ley de Propiedad Horizontal deja claro que existe una obligación para los comuneros de permitir el acceso a su propiedad, bien sea vivienda o local, para la realización de obras que resulten necesarias para la comunidad. Ahora bien, ¿es extensible dicha obligación en el supuesto en que los trabajos beneficien a uno solo de los copropietarios?"
GRACIAS POR COMPARTIRLA,

Hola Elisa,

Aunque la respuesta a la cuestión que señalas parece evidente, lo cierto es que en la práctica puede darnos muchos quebraderos de cabeza.

Os doy la referencia de algunas sentencias que os pueden interesar:

- AP de Albacete, Sección 2ª, sentencia núm. 69/2014, de 3 de abril

- AP de Asturias, Sección 7ª, sentencia núm. 408/2015, de 10 de noviembre

- AP de Cantabria sentencia núm. 452/2003, de 23 de diciembre, FJ 2º

- AP de Las Palmas, Sección 5ª, sentencia núm. 384/2006, de 28 de julio

- AP de Murcia, Sección 5ª, sentencia 227/2006, de 16 de mayo

-  AP de Palencia, sentencia núm. 316/2012, de 18 de diciembre

- AP de Murcia, Sección 1ª, sentencia núm. 133/2006, de 31 de marzo

- AP de Madrid, Sección 21ª, sentencia de 10 de octubre de 2000

Un cordial saludo.

 

Además de hacer un planteamiento clarificador (enriquecido con doctrina de tribunales) lo que me permito es evocar a un buen civilista, magistrado y catedrático, como es D. Enrique Quiñonero que se ocupó también de este tema en una publicación

La solución positiva constituye una manifestación concreta y justa de la necesidad de acotar el derecho del titular sirviente a la función social, a las (buenas) relaciones de vecindad y al más general aún deber de tolerancia.

La situación que planteáis es muy frecuente. Pero se puede complicar aún más. Son aquellas situaciones en las que el comunero tiene el inmueble alquilado. Póngase el caso de un local de comercio. Si el arrendador consiente el acceso pero el arrendatario no, ¿contra quién debe dirigirse la demanda? ¿Puede el arrendatario solicitar daños y perjuicios , incluso, lucro cesante al arrendador, o la Comunidad de vecinos?

Hola Carmen,

En efecto, la persona que impide el establecimiento de la servidumbre, no permitiendo la entrada en el piso o local, puede ser el arrendatario o, incluso, un precarista.

Según establece el art. 22.1 de la Ley 29/1994, de 24 de noviembre, los arrendatarios están obligados a permitir el cumplimiento de la obligación que analizamos. Con arreglo a este precepto, cuando la ejecución de una obra de conservación no pueda razonablemente diferirse hasta la conclusión del arrendamiento, el arrendatario estará obligado a soportarla, aunque le sea muy molesta o durante ella se vea privado de una parte de la vivienda (AP de Cantabria sentencia núm. 452/2003, de 23 de diciembre, FJ 2º).

Buenos días, ante todo agradecerte el artículo.

Me surge una duda a la hora de acudir a los juzgados en un caso de ruina inminente de un local, en el cual el arrendatario no facilita el acceso para las obras necesarias, ¿el procedimiento adecuado sería instar una demanda en el juzgado de lo civil solicitando la servidumbre e introducir medidas cautelares? o en cambio ¿existe un procedimiento más rápido para solventar la situación?.
Por otro lado, ¿es el propietario quien ostenta la legitimación activa o la Comunidad de Propietarios?, entiendo que ambos.

Muchas gracias de nuevo.

Añadir nuevo comentario