Garbiñe Muguruza

Garbiñe Muguruza, campeona de un Roland Garros y un Wimbledon. | By Tatiana from Moscow, Russia (Garbine Muguruza) [CC BY-SA 2.0 (https://creativecommons.org/licenses/by-sa/2.0)], via Wikimedia Commons

- ¿Un club puede incluir una cláusula antiembarazo en el contrato de trabajo de una deportista profesional?

- No, dicha cláusula sería nula por conculcar el principio constitucional de igualdad (art. 14 CE) y ser contraria a la normativa laboral vigente, que prohíbe el trato discriminatorio en el trabajo por razón de sexo (ex art. 4.2.c y 17 del Estatuto de los Trabajadores, en concordancia con la normativa europea), y al criterio jurisprudencial en materia de igualdad de trato entre hombres y mujeres (ya sea del Tribunal Supremo, del Tribunal Constitucional o del Tribunal de Justicia de la Unión Europea). En estos casos, además, el club podría ser castigado por cometer una infracción muy grave, que es sancionable en vía administrativa (art. 8. 12 de la Ley de Infracciones y Sanciones en el Orden Social) con una multa que puede oscilar entre los 6.251 y los 187.515 euros (art. 40.1.c LISOS).

No obstante, parece que la inclusión de este tipo de estipulaciones es frecuente en el ámbito del deporte profesional femenino. Lamentablemente, se trata de una mala práctica que se ha hecho común entre ciertos clubes españoles y en base a la cual sería posible despedir a la trabajadora sin indemnizarla cuando quede embarazada.

En los últimos años han sido noticia los testimonios de algunas deportistas que han declarado ser víctimas de este tipo de actuaciones por parte de los clubes para los que fichaban y han desvelado haber sufrido situaciones en las que el embarazo constituía el motivo de resolución unilateral del contrato (junto a otras razones como el positivo por dopaje, la práctica de deportes de riesgo, la conducta indecorosa o una grave lesión de incapacidad).

Lo curioso es que esta vergonzante discriminación a la mujer se está produciendo justo cuando el deporte femenino español ha alcanzado cotas que eran impensables hasta hace poco en la alta competición (gracias a nombres como Mireia Belmonte, Carolina Marín, Ruth Beitia, Garbiñe Muguruza o Lidia Valentin, entre otros).

Es previsible que este panorama sexista pueda mejorar en un futuro cercano, tanto por las actuaciones políticas que se están llevando a cabo como por las denuncias presentadas por deportistas de renombre internacional en altas instancias. En efecto, por un lado en mayo de 2018 ha sido aprobada por el Congreso de los Diputados una iniciativa instada a través de la Comisión de Igualdad, para pedir al Gobierno que acometa las modificaciones legislativas pertinentes a efecto de prohibir de forma expresa la inclusión de cláusulas antiembarazo en los contratos y acuerdos con las deportistas profesionales y amateurs; de otra parte, el pasado junio, la ciclista de alto nivel – Leire Olaverria –, ha acusado de trato discriminatorio por maternidad a la Federación Española de Ciclismo, ante el Consejo Superior de Deportes (Órgano donde acaba de ser nombrada por primera vez como Presidenta una mujer –la ex esquiadora Mª José Rienda –).

Entrada publicada el 10/07/2018

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

Comentarios

Gracias, Pilar, por esta nueva entrada en el blog.
El tema de las cláusulas en los contratos no siempre es fácil, pero en este caso a pesar de la frecuencia que comentas en supuestos de deportistas profesionales, sin duda, va en contra del propio dº fundamental a la igualdad.
La respuesta a si ¿Un club puede incluir una cláusula antiembarazo en el contrato de trabajo de una deportista profesional?es claramente NO, siendo muy importante esta parte que nos invita a la reflexión: "En los últimos años han sido noticia los testimonios de algunas deportistas que han declarado ser víctimas de este tipo de actuaciones por parte de los clubes para los que fichaban y han desvelado haber sufrido situaciones en las que el embarazo constituía el motivo de resolución unilateral del contrato (junto a otras razones como el positivo por dopaje, la práctica de deportes de riesgo, la conducta indecorosa o una grave lesión de incapacidad)".
Gracias por comentar este tema en este espacio ¡un saludo!

Gracias por tu comentario, Elisa. 

En efecto, es indiscutible la nulidad radical de la cláusula por vulnerar el derecho a la igualdad de trato y no discriminación por razón de sexo. 

Este tipo de práctica discriminatoria es muy evidente y de fácil probanza. No obstante, los problemas probatorios son más complejos en el caso de ciertos tipo de actuaciones discriminatorias que padecen las deportistas profesionales. En todo caso, no debemos olvidar que al tratarse de posibles vulneraciones de un derecho fundamental (el de igualdad) cabría que la mujer deportista solicitase la inversión de la carga de la prueba. 

Me gustaría felicitar a la autora de esta semana, por la excelente entrada que ha realizado. El tema, que es de máxima actualidad, merece una reflexión a fondo, que desemboque en la adopción de medidas que acaben de una vez por todas con este tipo de prácticas discriminatorias.

Relacionado con los casos comentados, me ha venido a la cabeza el de Blanca Manchón. Esta deportista profesional, campeona del mundo de windsurf hasta en seis ocasiones, perdió a todos sus patrocinadores tras anunciar que iba a ser madre. Al igual que en el caso de Leire Olaverria, esta decisión de los patrocinadores no se puede justificar en una bajada de rendimiento de la deportista, ya que el último campeonato mundial lo logró apenas 7 meses después de dar a luz (y con financiación propia, ya que sus patrocinadores ya la habían abandonado).

Ojala post como este sirvan para dar a conocer la situación a la que se tienen que enfrentar numerosas deportistas profesionales que, dadas las circunstancias, se pueden encontrar en una encrucijada entre continuar con su carrera deportiva, o ser madres.

En efecto, Paula, en el deporte femenino existen numerosos ejemplos de prácticas discriminatorias llevadas a cabo por los clubes, los patrocinadores o las federaciones. 

Pese a esos comportamientos, tenemos el ejemplo de deportistas españolas que descollan en sus disciplinas y cosechan premios. El caso de Blanca Manchón, como refieres, es uno de ellos. 

Habrá que estar pendientes de la decisión del Consejo Superior de Deportes y del curso que tomen las iniciativas parlamentarias para comprobar si se toman medidas que mejoren la situación de nuestras campeonas. 

Gracias por tu comentario. 

Añadir nuevo comentario