María Boada Profesora del Máster en Dirección de Recursos Humanos
Jue, 28/07/2022 - 13:20

Fotografía Employee Engagement

Fotografía Employee Engagement

El sentido de pertenencia organizacional, también denominado engagement laboral, aparece cuando los empleados sienten que son parte de la misma, se identifican con la cultura y los valores empresariales y comparten los objetivos de la organización. Por ello, es vital tener presente, que cuando los trabajadores están unidos e integrados con su empresa y creen que forman parte de ella, sus niveles de compromiso, motivación, satisfacción, cooperación, desempeño y productividad serán mucho más elevados.

Así pues, para que estos factores mencionados anteriormente, se desarrollen de manera adecuada entre nuestros colaboradores, debemos tener en cuenta un elemento trascendente como es, el bienestar laboral. Para Hagerty et al. (1996), el sentido de pertenencia es una variable que está estrechamente ligada con la salud mental y el bienestar de los empleados dado que este es la clave para conseguir un equipo motivado, productivo y comprometido. Además, el bienestar laboral no solo influye de manera directa a nuestros empleados sino que también existen una serie de beneficios organizacionales tales como:

  1. Reducción del absentismo y rotación.
  2. Eliminación de posibles riesgos psicosociales.
  3. Mejora la comunicación interna y las relaciones interpersonales.
  4. Promueve el trabajo en equipo y la cooperación.
  5. Crea emociones positivas como la felicidad y la satisfacción laboral.

Al hilo de este último beneficio, otro constructo muy arraigado al sentido de pertenencia y al bienestar laboral es la felicidad en el trabajo. Este factor es clave para lograr que exista un clima y un ambiente de trabajo positivo que favorezca y garantice el bienestar de nuestros trabajadores. Para ello, los directivos juegan un papel primordial donde deben promover la felicidad de sus trabajadores. Algunas de las funciones que deben desempeñar los líderes para tener a los trabajadores felices y que estos se sientan como parte de la organización son, por ejemplo:

  • Construir canales de comunicación que permitan a los trabajadores tener voz y capacidad de decisión.
  • Escuchar activamente a los empleados para que se sientan valorados y sepan que su opinión es importante.
  • Generar un buen ambiente laboral donde la confianza y la transparencia sean protagonistas.
  • Fomentar el trabajo en equipo y la cooperación con la organización.
  • Reconocer el trabajo bien hecho y felicitar por los logros obtenidos.
  • Motivar a los empleados para su desarrollo personal y profesional.
  • Potenciar habilidades como la autonomía, la creatividad y la innovación en nuestros colaboradores.

Así pues, a modo de conclusión, partiendo de la idea que el sentido de pertenencia está íntimamente relacionado con el bienestar de los empleados, es obvio que cuantos más trabajadores felices tengamos en nuestra organización más claras consecuencias positivas se generarán para el desarrollo y resultados de esta.

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.