Facultad de Humanidades y Ciencias Sociales Universidad Isabel I
Lun, 31/01/2022 - 11:00

Niña frente a una muñeca

Bebé mirando a su muñeca buscando interacción.

Los primeros años de vida son claves en el aprendizaje y el desarrollo del niño, de ahí que la expresión y comunicación en educación infantil adquiera una especial relevancia. El lenguaje es uno de los medios que facilita la comunicación con los demás, sin embargo el niño, desde sus primeros días de vida puede comunicarse sin necesidad de haber desarrollado el lenguaje. Factores como la herencia, la familia, el ambiente en el que se desarrolla o la escolarización, según explica la Asociación Española de Pediatría (AEP), influirán en el logro de este hito. En este sentido estudiar Educación Infantil  se convierte en indispensable para adquirir las competencias que redunden en un adecuado desarrollo personal y educativo.

 Comunicación y lenguaje infantil

Durante los primeros años de vida, los niños desarrollan el lenguaje conjuntamente con otros aspectos propios de la expresión y comunicación infantil. A pesar de que cada niño cuenta con su propio estilo de aprendizaje, algunos de los hitos evolutivos se pueden encuadrar dentro de edades concretas. De esta manera la AEP estructura los primeros gestos comunicativos en las siguientes etapas:

  • Primer año. El niño se sobresalta ante los ruidos, busca la fuente de los sonidos y emite sus propios sonidos en forma de balbuceos y arrullos (vocalizaciones A-E). Por lo general, a los 9 meses es capaz de unir sonidos y decir palabras como mamá o papá, aunque no entienda el significado.
  • Entre los 12 y 15 meses. Aumenta el balbuceo utilizando más sonidos, imita algunos sonidos y palabras y dice una o más términos. Es capaz de entender órdenes sencillas.
  • De los 18 a los 24 meses. Hacia los dos años tiene un vocabulario de entre 20 y 50 palabras, comienza a combinar términos y es capaz de señalar partes de su cuerpo y objetos habituales, así como de seguir instrucciones de dos pasos (coge el juguete y dámelo).
  • De 2 a 3 años. Aumenta el número de palabras. Dice frases con tres o cinco vocablos. Aumenta la comprensión (entiende lo que significa encima de la mesa y debajo), comprende algunos verbos y se puede entender gran parte de su habla. 

Juegos de expresión oral infantil

La estimulación de la expresión y comunicación en educación infantil es capital para el adecuado desarrollo del niño y uno de los mejores modos de estimular ese aprendizaje es mediante juegos. Aprender de manera lúdica es una de las mejores maneras de desarrollar, competencias, habilidades y destrezas. Alguna de las propuestas lúdicas con las que trabajan diferentes contenidos de manera transversal, y que concretamente fomentan el desarrollo del lenguaje, son los que presentamos a continuación:

  • Canciones. Favorecen el aprendizaje de palabras, estimulan la memoria, fomentan la imitación y permiten aprender conceptos (partes del cuerpo, animales, números).
  • Veo veo. Este clásico juego ayuda a trabajar la memoria semántica y la conciencia sobre cómo son las palabras (“empieza por…”). Además, ayuda a trabajar conceptos como los adjetivos mientras vamos dando pistas (color, forma, tamaño).
  • Simón dice. Es un juego de instrucciones perfecto para jugar con los niños. No se necesita ningún material y se pueden ajustar las órdenes a la edad y jugar por turnos, que es un aprendizaje clave en la infancia.
  • Quién soy. Se trata de un juego en el que hay que adivinar quién o qué somos. Cada jugador tiene una imagen sobre su cabeza (en casa se puede hacer con una cinta o un pañuelo). Se hacen preguntas al resto de jugadores para adivinar quién somos. Los jugadores solo pueden responder sí o no. Este juego permite trabajar el razonamiento verbal, el vocabulario o la memoria. Para los niños más pequeños puede ser un poco difícil entender el funcionamiento al principio.

comunicación infantil con marscarilla

La dificultad del lenguaje expresivo con mascarilla.

Además, las propuestas lúdicas son estrategias metodológicas idóneas para diseñar una sesión de expresión corporal infantil, ya que potencian el conocimiento del propio cuerpo y ayudan a desarrollar distintas competencias. 

Prueba de vocabulario expresivo en educación infantil

La Prueba de Vocabulario Expresivo en Educación Infantil es un instrumento sencillo y rápido para medir el nivel de desarrollo léxico-semántico del alumnado de la etapa de Educación Infantil. Asimismo, determina si se emplean las palabras adecuadas para denominar los elementos a los que hacen referencia. Esta prueba, que tiene una duración de entre 5 y 10 minutos y está destinada a niños de entre 3 y 6 años, ayuda a conocer si el alumno ha adquirido el vocabulario básico establecido normativamente para su edad. Además, esta prueba puede ser aplicada en diferentes momentos para comprobar la evolución del alumno.

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.