independencia, independentista, violencia machista, pobreza, reforma constitucional, universidad isabel i, ui1

- ¿Reforma constitucional o pacto social constituyente?

- Tras 40 años de Constitución española, el debate se centra ahora en su reforma como si de ello dependiera la mágica solución. Y, sin embargo, la posible reforma de lo que quiera modificarse parece más una quimera que una realidad porque quiere abordarse más como un ejercicio de arquitectura exterior que de cimientos. Modificar exige, a veces, deconstruir, evaluando y escogiendo, pero no necesariamente destruir.

Si lo que único que preocupa es pertenecer al bloque constitucionalista o independentista; mientras que a las noticias de las 50 mujeres asesinadas –que no muertas- por violencia machista se le dedique en los medios de comunicación menos tiempo que al Black Friday; en tanto la educación responda a un fanatismo ideológico-político en lugar de a una convicción; mientras que el mínimo vital y la pobreza no consiga ser siquiera objeto de debate parlamentario; en tanto se judicialice la política y se ideologialice la justicia; mientras no se busque el escenario en el que se expresen las diferencias conservando el elemento común de la Democracia y el Estado de Derecho... la política carecerá de la voluntad necesaria que un día protagonizó el primer proceso constituyente para afrontar cualquier reforma.

Puede que en el momento actual, falte la fortaleza, el motivo y el modo para, más allá de la Reforma –posible y puede que necesaria-, llevar a cabo un auténtico Pacto social constituyente que remueva estructuras caducas y genere modelos sociales inclusivos legitimados en los protagonistas: los ciudadanos y las ciudadanas, auténticos artífices capaces de formular y reinventar un espacio común de convivencia en igualdad y libertad.

Comentarios

Desde mi punto de vista, muy acertada la reflexión en estos días tan convulsos que vivimos. gracias María por compartirlo

Muchas gracias, por tu entrada.
Yo, personalmente, considero que puede ser necesario en algunas cuestiones.
No es fácil responder a la pregunta que lanzas: ¿es o no necesaria una reforma constitucional dado el actual escenario político en España? pero desde 1978, la sociedad española avanza y cambia; si bien, se trata de un texto muy completo, que se adapta muy bien a los cambios de hoy. Por ejemplo, en el tema de la informática, pues ya el legislador preveía el avance de las TICS.
Un abrazo, y ¡gracias por invitar a la reflexión jurídica!

En estos momentos creo que la solución seria un pacto social que promueve ante todo el respeto, la igualdad y que abarque ante todo libertad. ¿por que que otro camino podría quedar?.
Pudiendo pensarse que quizá nos hemos autorregulado con una Constitución "pétrea" que muchos de nosotros, que en 1978 no teníamos edad para votarla, tendremos que asumir durante décadas, pero también es cierto que ha propiciado una época de convivencia democrática sin precedentes en nuestro país, y tampoco resulta recomendable disponer de una Constitución fácil de modificar como la existente en Alemania en los años treinta (Constitución de Weimar de 1919) que propició un cambio a un Estado totalitario desde la propia Constitución con la llegada del Partido Nacional Socialista; de cualquier forma, en democracia todo es posible, pero las propuestas audaces deben tener un encaje jurídico consistente para poder ser llevadas a la práctica.

Añadir nuevo comentario