Rodrigo Cubillo León Docente de la Universidad Isabel I
Jue, 08/07/2021 - 10:49

Innovacion docente

Serie: 'El reto del Profesor en Formación' (VIII).

Estoy seguro de que si os preguntaran acerca de la innovación docente seríais capaces de nombrar y describir algunas de las numerosas metodologías existentes. Pero, ¿sabrías realmente aplicarlas en el aula?, ¿sabrías que implica cada una?, ¿qué busca y a través de qué actividades o herramientas?

La esencia de toda innovación educativa es la implementación de cambios en el proceso de enseñanza para dar respuesta a unas necesidades concretas, siendo estos cambios eficaces, eficientes, sostenibles, replicables y transferibles (Sein-Echaluce et al., 2014). No se trata de un elemento ornamental, no es una moda, sino el modo de afrontar las necesidades actuales del aula.

Es evidente que la docencia ha evolucionado, pero el uso indiscriminado de metodologías innovadoras no hará que tus alumnos desarrollen mejor sus competencias. No siempre se trata del ¿qué? y el ¿cómo?, si no que debemos centrarnos en el ¿para qué? La reflexión en torno al contexto educativo (centro, alumnado, disponibilidad de herramientas o espacios, etcétera) es crucial antes de comenzar cualquier implementación metodológica. Debemos evaluar antes de innovar.

Es más, en muchas ocasiones ni siquiera conocemos realmente las implicaciones de nuestras propuestas, tan solo implementamos un boceto de estas, una versión desdibujada ya sea por desconocimiento o pereza. Pongamos por caso uno de los métodos pedagógicos innovadores más recurrentes hoy en día por su “facilidad”, el aprendizaje cooperativo. Es realmente sencillo, mando hacer lo mismo a los alumnos, pero ahora en grupo. ¡Nada más lejos de la realidad!, esta asociación simplista es un error muy común entre los docentes. La cooperación implica un trabajo en grupo, pero el trabajo en grupo no asegura una cooperación. Podríamos definirlo, en tono jocoso, como el síndrome del Aliexpress educativo, lo que pretendes hacer, y lo que haces.

Como recogen Pérez-Pueyo y Hortigüela (2020), distintos autores han establecido unos pilares sobre los que se asienta este aprendizaje. Estos son la interdependencia positiva, la interacción promotora, la responsabilidad individual, el procesamiento grupal y las habilidades sociales. Sin estos pilares no se estaría produciendo un aprendizaje cooperativo.

Lo mismo ocurre con las TICs, tecnologías de la información y la comunicación, las cuales se limitan a facilitar procesos de adquisición y transmisión de información. Será su uso con un trasfondo educativo lo que las convierta en TACs, tecnologías del aprendizaje y del conocimiento, o incluso TEPs, tecnologías para el empoderamiento y la participación. Es decir, las TICs por sí solas no generan aprendizaje, y su uso no es un fin en sí mismo, si no su utilización como medio para conseguir un objetivo educativo concreto, un aprendizaje.

Como señala Cabero (2015), hemos centrado las TICs en el docente, cuando lo adecuado sería focalizarse en la conectividad y el alumnado como elementos centrales del proceso de enseñanza. Debemos conocer y manejar las TICs para poder adaptarlas a la enseñanza, exprimiendo todo su potencial como medio para la adquisición de competencias por parte de los discentes, no al revés.

A continuación se recogen algunas de las excusas más comunes, porque es lo que son, para no aplicar la innovación en las clases:

  • No me pagan para innovar.
  • No tengo tiempo, ¡tengo que dar clase!
  • No dispongo de medios ni espacios adecuados, innovar es caro.
  • No puedo hacerlo solo.
  • No puedo salirme de la senda marcada por otros docentes.
  • Mi grupo-clase no muestra predisposición

Para la innovación docente podréis encontrar tantas excusas como limitaciones os auto pongáis, pero debemos apelar a ese espíritu vocacional para conseguir una innovación flexible, eficaz, sostenible y replicable; estando siempre al servicio de la enseñanza/aprendizaje.

Para finalizar, os invito a reflexionar sobre la ponencia de Boris Mir titulada Cocinando la educación emergente.

             «Si buscas resultados distintos, no hagas siempre lo mismo»  Albert Einstein

 

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2792-1859

Burgos, España

Añadir nuevo comentario