Ana Isabel Paramá Díaz Profesora de PRL
Jue, 16/12/2021 - 09:10

matrix retocada grafico de riesgos

Gráfico de riesgos en inglés.

Serie: 'Cultura Preventiva' (XXXIV)

La formación en prevención de riesgos laborales constituye uno de los recursos clave e imprescindibles, tanto para trabajadores como para empresarios. A través de ésta, los trabajadores adquieren conocimientos sobre el entorno laboral, así como de los riesgos que les rodean y cómo poder prevenirlos de forma eficaz. Todo esto permite reducir de forma considerable los accidentes generados por riesgos existentes en el trabajo y aporta una mejora en la productividad.

Por lo tanto, podemos considerar la formación como una potente herramienta de prevención de riesgos, ya que un trabajador adecuadamente formado e informado constituye ya, por sí mismo, una medida preventiva. De hecho, un porcentaje importante de los accidentes y lesiones que alteran la salud de estos, pueden ser atribuidos a la falta de formación.

En este sentido, y a nivel legislativo, recordemos que la Ley de Prevención de Riesgos Laborales indica expresamente la obligatoriedad del empresario de proporcionar formación a sus trabajadores y, por supuesto, el derecho de éstos a recibirla.

La formación como obligación o como prevención

Muchos trabajadores asisten a formaciones en prevención impartidas en las empresas. Ahora, ¿acuden motivados para aprender o simplemente porque la propia empresa les obliga para cumplir así con la normativa? Puede haber de todo, evidentemente, pero existe un porcentaje elevado de ellos que perciben la formación como algo aburrido, monótono y una pérdida de tiempo o como algo obligatorio que necesitan para poder trabajar.

Probablemente, como técnicos, hemos escuchado en alguna ocasión, frases como “siempre lo realizamos así y nunca ha pasado nada” o “no necesito el EPI, solo es un momento, lo hago con cuidado y seguro que no me ocurre nada”. Ambas frases son indicadores de que la formación no ha sido lo suficientemente útil como para concienciar al personal de los riesgos existentes en su entorno laboral o para generar un cambio de actitud que permita reducir dichos riesgos.

La prevención entra en Matrix

En pleno siglo XXI, e inmersos en un mundo altamente tecnológico, los medios empleados en enseñanza han cambiado. De hecho, las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) promueven nuevos métodos de enseñanza y aprendizaje en todos los campos, incluido en la capacitación en prevención de riesgos laborales. Hoy en día, estos medios se emplean acompañando a las clases de teoría tradicionales en las que se emplean las exposiciones orales, presentaciones en Power Point, vídeos, planteamiento de casos reales, etc. Pero las posibilidades existentes son mayores.

Retrocedamos por un momento a los años 90 y recordemos la película 'Matrix'. En ella veíamos que las personas entraban en un mundo virtual, desde uno real a través de un proceso inmersivo e, incluso, indistinguible. ¿No podríamos llevar esta idea de la película a la formación en prevención?

Un primer paso, en este sentido, lo conseguiríamos gracias a la realidad virtual. Una herramienta de gran utilidad que nos permite introducir este mundo virtual en la prevención de riesgos laborales. La virtud de esta herramienta, que ya se está utilizando, está en lo siguiente. Algunos estudios científicos indican que las personas recuerdan el 70% de lo que ven y oyen, así como, el 90% de lo que dicen mientras hacen algo. Y, además, el recuerdo, se mantiene durante mayor período de tiempo, cuanto mayor sea la emoción experimentada.

Un mundo laboral virtual

Al igual que ocurría en Matrix, podemos trasladar a los trabajadores a un mundo laboral virtual en el que experimenten situaciones de riesgo tan auténticas como las que pueden sufrir en la vida real, pero, sin salir de entornos seguros.

Evidentemente, las emociones que experimentan los trabajadores con los métodos de enseñanza convencionales son menores que aquellas que sentirían si realmente pudiesen enfrentarse a algún peligro, sin sufrir daño alguno.

La formación mediante realidad virtual permite diseñar diferentes escenarios de forma rápida y, además permite una gran adaptación a los diferentes perfiles y roles de los trabajadores, en función del nivel de responsabilidad que tengan. Permite que los trabajadores estén inmersos totalmente en el escenario creado y puedan interaccionar dando una respuesta en tiempo real. Por ejemplo, pueden experimentar un accidente laboral en caso de no haber adoptado las medidas preventivas necesarias o no haber seguido los protocolos de actuación indicados para trabajar de forma segura.

Imaginemos que un trabajador pudiese experimentar una caída en altura si no ha colocado correctamente el arnés, o un riesgo asociado a procesos de soldadura si no se ha puesto los equipos de protección necesarios, sin que para ello tuviese que exponerse al peligro real, incluso, sin tener que salir de la propia aula.

La aplicación de herramientas como la realidad virtual para formar en materia de prevención de riesgos ha fomentado, de manera sustancial, la predisposición de los trabajadores a las formaciones, éstos se muestran más receptivos, adquieren mayor nivel de compromiso y consiguen recordar mejor los contenidos proporcionados.

realidad virtual, chico con unas gafas de realidad virtual

Hombre con unas gafas de realidad virtual.

De hecho, existen estudios que muestran que la introducción de estas nuevas metodologías en las que se permite una mayor participación de los trabajadores, mejora los procesos de enseñanza-aprendizaje. Como consecuencia de todo esto, hay una mayor tendencia a trasladar el aprendizaje a situaciones reales de la vida laboral diaria a la que se ven expuestos los trabajadores.

Todo esto, sin tener en cuenta la creación de un ambiente más distendido y ameno para el propio formador. Un aspecto de gran relevancia en el proceso.

A favor o en contra, una metodología u otra, es algo que queda a la elección de los formadores y empresarios. Pero, de lo que debemos de ser conscientes es que, se hace necesario actualizar los sistemas de formación y adaptarlos a los tiempos en los que vivimos.

Bibliografía

Cantón-Enríquez, D.; Arellano-Pimentel, J.J.; Hernández-López, M.A.; Nieva-García, O.S. (2017). Uso didáctico de la realidad virtual inmersiva con interacción natural de usuario enfocada a la inspección de aerogeneradores. Apertura, 9(2), 8-23. 

Diego-Mas, J.A.; Alcaide-Marzal, J. y Poveda-Bautista, R. (2020). Effects of Using Immersive Media on the Effectiveness of Training to Prevent Ergonomics Risks. International Journal of Environmental Research and Public Health, 17, 2592. 

​Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN 2695-284​X

 

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.