Paula Aparicio Juan Profesora de la Facultad de Criminología
Jue, 14/10/2021 - 10:00

Aficionados que se divierten apoyando a su equipo de fútbol en Dinamarca

Aficionados que se divierten apoyando a su equipo de fútbol en Holanda.

Serie: 'Seguridad a tu alcance' (XII)

'Quince ultras causaron destrozos en un negocio mientras se jugaba el partido entre el Real Zaragoza y el F. C. Cartagena el pasado 30 de septiembre de 2021 por la noche en la Romareda. La Policía detuvo a ocho de estos violentos por un delito de daños. Al cachearles, les intervinieron una pancarta y 43 pegatinas con simbología radical' (Noticia proporcionada por Heraldo de Aragón).

'Detenidos cuatro ultras del Sevilla y del Xerez Deportivo por enfrentarse a la Policía en Jerez. La Policía informó en un comunicado de que los incidentes se originaron el 6 de agosto de 2021 en el estadio jerezano Nuevo Chapín, cuando unos 150 hinchas desplazados desde Sevilla desplegaron una pancarta gigante con emblemas cuya exhibición está prohibida, al estar considerado como grupo violento, radical o ultra por sentencia de la Audiencia Nacional' (Noticia proporcionada por Estadio Deportivo).

Partido tras partido, las gradas y los alrededores de los estadios de fútbol se convierten en difusores de mensajes visuales, ya sea en pancartas y banderas o incluso en el propio cuerpo del aficionado ultra a modo de tatuaje. Todos ellos, representan una ideología (muchas veces de carácter político), donde tratan de impactar al público y a los jugadores. Algunos de estos mensajes van dirigidos al apoyo a su equipo y a sus jugadores, pero en otros el mensaje es de odio hacia el rival o incluso hacia su propio club.

Y es que simbología neonazi como la cruz celta, la esvástica, el Totenkopf, la runa Schutzstaffel o SS y el número 88, entre muchos otros, son exhibidos por numerosos miembros de grupos ultras de todo el mundo en pancartas, bufandas, ropa o tatuajes de estos aficionados incitando al odio y a la violencia.

Sin embargo, la Ley 19/2007, de 11 de julio, contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte, en su artículo 6 prohíbe introducir, exhibir o elaborar pancartas, banderas, símbolos u otras señales con mensajes que inciten a la violencia o en cuya virtud una persona o grupo de ellas sea amenazada, insultada o vejada por razón de su origen racial o étnico, su religión o convicciones, su discapacidad, edad, sexo o la orientación sexual

Además, a nivel Europeo, la conferencia UEFA/UE que se celebra cada año a comienzos de la temporada, reúne a los oficiales de seguridad de las federaciones nacionales, a los responsables de seguridad de los estadios, a los oficiales de seguridad de los clubes y a representantes de la policía de todos los clubes que se han clasificado para la próxima temporada de la UEFA Champions League y de la Europa League, siendo este el mejor lugar para conocer las novedades en el campo de la seguridad en los terrenos de juego.

Pero es que, aun así, en el año 2019 la UEFA registró un total de 126 incidentes sobre racismo, xenofobia, nacionalismo extremo y homofobia, relacionados con simbología ultra; mientras que en España la UEFA registró un total de 90 incidentes, durante los años 2013-2019.

De este modo, es cierto que, aunque en España cada vez hay menos incidentes futbolísticos de gravedad, se sigue necesitando un mayor control, no solo en los estadios de fútbol sino en los alrededores, ya que el problema, históricamente, ha sucedido sobre todo fuera de estos. Por ello hay que trabajar en nuevas políticas de seguridad en el ámbito futbolístico que erradiquen estas conductas violentas que, más allá de estar tipificadas en el Código Penal español como delitos, conlleven grandes actuaciones y despliegues policiales que logren atenuar las conductas violentas de estos aficionados.

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2697-288X

Burgos, España

Añadir nuevo comentario