Cristóbal Ruitiña Director del Grado en Periodismo
Lun, 14/06/2021 - 19:05

Medios comunicacion despoblamiento

Serie: 'El poder de la palabra' (V).

Hace unos años me invitaron a participar en unas jornadas sobre Periodismo y Medio Rural. Se trataba de determinar qué podía aportar lo mediático en la lucha contra el despoblamiento. Concurrimos una serie de periodistas, de distintos medios, que acabamos por coincidir en una serie de ideas-fuerza que deberían guiar la acción de los medios de comunicación a la hora de enfrentar esta cuestión. Un de ellas es la voluntad de dar voz a la España despoblada, de trasladar las historias que en ella tiene lugar, y, especialmente, no solo las escabrosas, que es a lo que se suele tender.

En este sentido iniciativas como la que ha promovido esta Universidad para divulgar el reciente libro de Manuel Campo Vidal del mismo nombre deberían ser mucho más frecuentes. Hace falta alguien que recupere y que cuente esas historias y alguien que las divulgue. Porque demasiadas veces el periodismo olvida que también en la periferia existen historias ejemplares que pueden motivar a mucha gente. Demasiadas veces el periodismo construye un centro agradable, estimulante y cargado de futuro y, por el contrario, reserva para la periferia lo que de desagradable, paralizante y lastrado por el pasado tenga la vida.

Porque otras de las ideas-fuerza que salieron de aquellas jornadas fue esa: promover un periodismo más descentralizado, que no solo recoja y difunda lo que de bueno hay en el centro sino que adopte ese mismo enfoque a la hora de informar sobre la periferia. Porque el periodismo poco puede hacer para paliar uno de los grandes orígenes de la despoblación -¿o sí?-, es decir, poco puede hacer para, por ejemplo, crear puestos de trabajo. Pero sí puede hacer mucho para no difundir una imagen de la periferia distorsionada, una que exalte el centro como dechado de todas las virtudes al que cualquier persona con mínimas aspiraciones deba trasladarse.

Sin ocultar las dificultades que entrañan, las profesiones del campo, del medio rural, deben, en este sentido, aparecer como igual o más prestigiosas que las más presentes en las grandes urbes. Se deben narrar también historias que muestren cómo es la calidad de vida en estos lugares. En todo caso, tampoco se debe descuidar la divulgación de tareas u oficios que, aunque históricamente asociadas a la ciudad, ahora también son posibles en entornos rurales como consecuencia principalmente de la digitalización o porque, simplemente, llevan muchos años allí pero no se les ha dado la divulgación necesaria. Es el caso de las vinculadas a la cultura, la educación y la gestión de los espacios naturales. Queda, por lo tanto, una gran labor que es también de alfabetización mediática.

 

Editor: Universidad Isabel I

ISSN 2792-1786

Burgos, España

Añadir nuevo comentario