Blanca Flor Herrero Profesora del Grado en Historia y Geografía
Lun, 08/03/2021 - 10:20

Moma de Nueva York con veladura morada de 8 marzo

Moma de Nueva York con veladura morada de 8 marzo. Campaña de la Universidad Isabel I.

Etimológicamente la palabra museo proviene de los vocablos museum en latín y moyseîon en griego y significa 'lugar o templo dedicado a las musas'. Paulatinamente su definición se fue ampliando de tal modo que se ha considerado museo al lugar e institución donde se exhiben piezas y obras artísticas de diferentes características.

Partiendo de esta terminología, es interesante reflexionar sobre si los museos siguen siendo 'templos de musas' más allá del propio concepto.

En un primer momento, se puede considerar que los museos son 'templos de musas' por dos aspectos. Por un lado, algunos museos se ubican en edificios cuya estética guarda una estrecha relación con los templos clásicos o el continente es una obra de arte de gran entidad e identidad. Por otro lado, muchas de las obras expuestas en los museos tienen a las mujeres como musas que inspiran o modelos que posan.

Ahora bien los museos ya no pueden ser solo 'templos de musas' por lo que se están revisando sus funciones, discursos, contenidos, obras, exposiciones, actividades, recursos materiales y personales…

Concretamente en el ámbito museológico se está reflexionando sobre el papel y la imagen, la voz y el silencio, el estereotipo y la manipulación, la inferioridad y la marginalidad, la presencia y la ausencia, la inclusión y la exclusión, el conocimiento y el reconocimiento de la mujer.

Para favorecer que los museos dejen de ser solo 'templos de musas' es necesario tener en cuenta tanto a los museos presentes o ya existentes como a los museos futuros o de nueva creación.

En los museos existentes, con independencia de la disciplina en la que estén especializados, es conveniente tender puntos hacia la igualdad y favorecer la inclusión a todos los niveles evitando la perspectiva sesgada y estereotipada tanto en el discurso museológico como en el museográfico con todos los elementos que forman parte de los mismos. Realmente es necesario crear e incorporar discursos inclusivos en los museos y eliminar o modificar los discursos excluyentes a través de recursos como actividades, materiales, obras, imágenes, audiovisuales o textos.

Un hito en la reflexión de la consideración de los museos como templos de musas fue la celebración en 1985 en el MOMA (Museum of Modern Art) de Nueva York de la exposición An Internacional Survey of Painting and Sculpture que contenía obras de 169 artistas de los cuales sólo 13 eran mujeres. Este hecho de desigualdad sexista, generalizado y perpetuado en la historia del arte a lo largo del tiempo, propició la manifestación delante del museo de las Guerrilla Girls (se trataba de usar tácticas de guerrilla, donde el conocimiento del terreno es esencial, para propiciar y potenciar la presencia de la mujer en el arte). Las componentes de esta agrupación entraron al acceso principal del museo con el rostro cubierto con máscaras de simio inspirándose en el personaje de King Kong, que emplearon como símbolo de dominio masculino.

Uno de sus carteles más impactantes fue el que editaron en 1989 que colocaron en toda la ciudad de Nueva York e incluso frente al Metropolitan Museum of Art (MET) y decía: '¿Tienen las mujeres que estar desnudas para entrar en el Met Museum? Menos del 5% de los artistas en las secciones de Arte Moderno son mujeres, pero un 85% de los desnudos son femeninos'. Además de este slogan sobre la manipulación de la imagen y el papel de las mujeres artistas en los museos, el cartel contenía en la parte inferior una reproducción de la Gran Odalisca de Dominique Ingres -una de las imágenes de mayor tradición iconográfica dentro de las obras pictóricas que contienen el desnudo femenino- con una máscara de gorila, como las empleadas por sus creadoras en los diferentes actos reivindicativos, para criticar la cosificación y la consideración de la mujer como sujeto pasivo y como objeto de deseo.

Guerrilla girls

Imagen de Guerrilla girls. Wikipedia.

Imagen MOMA

Imagen MOMA de Nueva York

En el ámbito nacional, cabe mencionar 'Museos en Femenino', un proyecto en el que participan cinco museos: Museo del Prado, Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía, Museo Nacional de Cerámica González Martí, Museo del Traje y Museo Arqueológico Nacional. Dentro del Museo del Prado se llevan a cabo dos iniciativas denominadas respectivamente 'Las mujeres y el poder' y 'Los trabajos de las mujeres', en el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía se desarrolla el itinerario 'Una mirada a las vanguardias', en el Museo Nacional de Cerámica González Martí se propone el itinerario 'Las mujeres en el Museo González Martí', en el Museo del Traje se trabaja 'Cuerpos modelables. La indumentaria como instrumento de control del cuerpo femenino' y en el Museo Arqueológico Nacional se desarrollan dos propuestas 'Las mujeres en la sociedad imperial romana' y 'La construcción del género en la Grecia clásica'.

Otra iniciativa interesante es la exposición 'Patrimonio en femenino' donde participan museos integrantes de la Red Digital de Colecciones de Museos de España como: el Museo Arqueológico Nacional, el Museo Cerralbo, el Museo de América, el Museo del Greco, el Museo del Traje, el Museo Nacional Colegio de San Gregorio, el Museo Nacional de Antropología, el Museo Nacional de Arqueología Subacuática, el Museo Nacional de Arte Romano, el Museo Nacional de Artes Decorativas, el Museo Nacional de Cerámica González Martí, el Museo Nacional de Reproducciones Artísticas, el Museo Nacional del Romanticismo, el Museo Nacional del Teatro, el Museo Sefardí o el Museo Sorolla. La exposición consta de cinco grandes apartados: obras realizadas por mujeres, trabajos y saberes de las mujeres, discursos y modelos de feminidad, rupturas y trasgresiones y dejar memoria.

También destaca la Asociación Mujeres en las Artes Visuales (MAV), constituida en 2009, desde la que se llevan a cabo distintas acciones como la creación de un Museo virtual de Mujeres Artistas Visuales en España (MMAVE) o el Observatorio de MAV.

Un ejemplo que permite analizar distintas situaciones sobre la presencia y ausencia de la mujer en el ámbito museístico, así como incidir en la necesidad de que los museos dejen de ser solamente 'templos de musas' es el Museo del Prado.

En el I Informe sobre la aplicación de la Ley de Igualdad en el ámbito de la Cultura dentro del marco competencial del Ministerio de Cultura y Deporte, se recoge que durante los casi primeros veinte años del siglo XXI, el Museo del Prado ha incorporado a sus fondos 673 piezas, de las cuales 636 corresponden a autores masculinos, 27 no tienen autoría conocida y 10 las han producido mujeres. De las 10 obras producidas por mujeres, 7 han sido donaciones y se corresponden con obras contemporáneas y las otras 3 son Giovanni Battista Caselli de Sofonisba Anguissola adquirida en 2012, Retrato de una dama judía de Burdeos de Rosario Weiss adquirida en 2014 y San Francisco en meditación de Mariana de la Cueva y Barradas adquirida en 2017.

No obstante, la reciente adquisición de La Boulonnaise de María Blanchard en 2021 ha diluido la importancia de realizar una compra de una destacada pintora debido a la polémica surgida sobre la línea divisoria de las colecciones del Museo del Prado y el Museo Nacional Centro de Arte Reina Sofía.

A nivel expositivo, en el Museo del Prado se han realizado muy pocas muestras dedicadas a mujeres artistas entre las que destacan: El arte de Clara Peeters celebrada en 2016 e Historia de dos pintoras: Sofonisba Anguissola y Lavinia Fontana celebrada en 2019.

Por un lado, la exposición 'La mirada del otro' en 2017 supuso el redescubrimiento de 'El Cid' de Rosa Bonheur y una campaña en redes sociales denominada #UnaRosaParaElPrado para solicitar que dicho cuadro formara parte de la colección permanente del museo, petición que fue cumplida en 2019.

Por otro lado, la primera exposición organizada por el Museo Nacional del Prado tras su reapertura en octubre de 2020 fue 'Invitadas. Fragmentos sobre mujeres, ideología y artes plásticas en España' (1833-1931), cuyo objetivo era reflexionar sobre la imagen de la mujer legitimada por el Estado y su papel en la sociedad. No obstante, la reflexión ha sido mucho más profunda de lo imaginable a nivel institucional ya que han surgido varias controversias en torno a la misma como la denominación (Invitadas), la imagen de la muestra (Falenas de Carlos Verger), la selección de obras (el equilibrio entre exposición de mujeres y de artistas mujeres), el retiro de una obra cuyo título y autoría estaban equivocados (La marcha del soldado de Adolfo Sánchez Mejía)…

Finalmente, la presencia y la ausencia de la mujer en los museos también se pueden y deben estudiar y analizar a nivel laboral puesto que existen numerosas profesionales que merecen ser conocidas y reconocidas por su trabajo: artistas de todas las disciplinas y especialidades, coleccionistas, mecenas, galeristas, comisarias, curadoras, educadoras, docentes, divulgadoras, conservadoras, restauradoras, técnicas, asesoras, directoras, gestoras, coordinadoras, maquetadoras, diseñadoras, críticas, escritoras, periodistas, editoras, publicistas, investigadoras...

Tal y como se recoge en el citado informe, existe una gran disparidad entre el alto nivel de preparación técnica de las mujeres en las profesiones relacionadas con las instituciones culturales que hace que sean mayoría entre el personal trabajador de museos y bibliotecas y la baja presencia de las mujeres en ámbitos como la curación, gestión y gobernanza de las diferentes instituciones museísticas.

Realmente es imprescindible desarrollar diferentes iniciativas inclusivas para responder a la diversidad, así como a la necesidad y pertinencia de dar mayor visibilidad y protagonismo a las mujeres, a su trabajo y a su participación tanto en la microhistoria como en la macrohistoria, a nivel artístico, histórico, social, cultural, científico, laboral…

En definitiva, el papel de la mujer en las instituciones museísticas no debe ser solo musa y modelo, por lo que los museos no pueden ser solo templos de musas.

 

Ministerio de Cultura y Deporte. (2020). I Informe sobre la aplicación de la Ley de Igualdad en el ámbito de la Cultura dentro del marco competencial del Ministerio de Cultura y Deporte. Servicio de Publicaciones. 

 

 

Añadir nuevo comentario