Cayetano Medina Molina Profesor del Grado en ADE de la Universidad Isabel I
Mar, 13/07/2021 - 10:53

NutriScore Proyecto ENCO

Tras un amplio debate respecto a la eficacia de NutriScore, donde muchos hemos identificado datos que daban pie a poner en “tela de juicio” la misma, Eroski ha aportado luz de “la manera más objetiva” (Consumer Eroski, 2021,39). Y no les faltan motivos para catalogar como objetivo su trabajo, basado en el análisis de las ventas de todos los productos Eroski de alimentación envasada entre marzo de 2019 y abril de 2020 (Consumer Eroski, 2021)[1].

Pero, ¿cuáles son las principales conclusiones de dicho trabajo? En primer lugar, y frente a lo que se temía desde determinados sectores, la presencia de NutriScore no ha perjudicado a las ventas de los productos saludables frescos, como frutas y verduras, que no lo presentan puesto que “la venta de estas categorías se ha comportado mejor que la de los productos de alimentación envasada” (Consumer Eroski, 2021, 40). En segundo lugar, los productos con NutriScore A y B se venden más que los peor calificados con D y E. De modo que los consumidores siguen consumiendo productos de la misma o parecida categoría, pero con mejor NutriScore (Consumer Eroski, 2021).

No obstante, en el trabajo se realiza una importante llamada de atención, ya que “las ofertas y promociones tienen un efecto sobre las ventas de muchísima mayor influencia que el NutriScore de los productos ofertados, sea cual sea su letra” (Consumer Eroski, 2021, 42). Añadiendo que, “el consumidor elige atendiendo al precio mejorado que los productos tienen en cada momento. (…) Sólo cuando los productos no están en oferta hay una continuidad en la progresión de las ventas (a mejor en A y B a peor en D y E)” (Consumer Eroski, 2021,43). Y no es que Eroski atraiga especialmente a sus clientes en base a promociones. Un reciente estudio constata que sólo un 25% de los encuestados percibe que cambie los precios frecuentemente, ocupando el décimo puesto. Sirva como referencia que se ubica justo detrás de Mercadona para los que el porcentaje de encuestados que considera que cambie los precios frecuentemente alcanza al 26% de los encuestados (Distribución Actualidad, 2020).

La importancia de las promociones

La pandemia ha provocado cambios sustanciales en todos los ámbitos de nuestra vida, impactando sobre los hábitos de consumo que pasan a ensalzar valores como la “preocupación por la salud” junto con “cambios en la cesta de bienes prioritarios” (KPMG, 2020, 4). De este modo, la seguridad (49% de las personas encuestadas) se cuela como el segundo factor de compra más importante para los consumidores españoles, sólo superado por la relación calidad precio (70%) (KPMG, 2020, 5). Y más clara queda la relevancia de las promociones cuando las iniciativas de más ofertas y descuentos (38% de los encuestados) es el segundo tipo de iniciativa que más deben priorizar los retailers de distribución alimentaria en España, en tiempos de pandemia, en opinión de los consumidores (KPMG, 2020, 17). Tales datos se unen a otros que constataban que el precio se situaba como el segundo factor más relevante en la compra (Distribución Actualidad, 2020).

Las enseñanzas de Eroski

En nuestra entrada previa en el blog (Universidad Isabel I, 2021), distinguíamos entre “palos”, “zanahorias” y “sermones” al presentar la tipología de instrumentos de política. Señalando que “las intervenciones de la economía conductual se encuentran en un término medio entre la zanahoria y el sermón, apoyados en la información y la estructura del entorno de decisión, para influir en la decisión del individuo” (Barragué y Noguera, 2021, 6; Cabrales y Rey, 2021, 40).

Eroski, fruto de su trabajo estos años, muestra algunas de las rutas que podemos seguir entre “zanahorias”  y “sermones”. Parece aproximarse a las primeras cuando siguieren que “si la influencia de las ofertas es tan notable, ¿por qué no actuar responsablemente y promocionar más los productos de la base nutricional y los productos procesados más saludables?” (Consumer Eroski, 2021,43). Pero más interesantes parece el “sermón”, ya que “para ponerlo fácil Eroski decidió disponerlo [la valoración NutriScore] en la etiqueta de precio que acompaña a cada producto en la estantería de la tienda: pocos lugares más visibles y más atendidos que ese por los clientes” (Consumer Eroski, 2021, 39). Parece que se trata de ubicar NutriScore allí donde el consumidor se apoya para tomar su decisión.

Es decir, las actuaciones apoyadas en la información y estructura del entorno, pueden haber ayudado a influir sobre la decisión del consumidor y lograr demostrar que NutriScore resulte efectivo, aunque no a cualquier precio.

Participa en nuestro trabajo de campo

Si consideras importante establecer la eficacia de NutriScore de forma previa a su aplicación, te animamos a que participes en nuestro trabajo de campo, a través de la realización de una compra simulada.

¡Participa!

 La investigación que ha dado lugar a estos resultados ha sido impulsada por Fundación “la Caixa” y la Fundación Caja de Burgos.

 

[1] Para una mayor información, en el artículo se puede consultar la Ficha Técnica del estudio.

Añadir nuevo comentario