Sandra Lado Departamento de Comunicación. Universidad Isabel I
Vie, 15/01/2021 - 10:30

Imagen de unas manos con una infografía de la balanza de la justicia sobre un ordenador

 

El Derecho es objeto de estudio desde las primeras civilizaciones. A partir del Código de Hammurabi en el año 1760 a.C. en el que se recoge la primera manifestación jurídica impresa de la historia, los estudios de Derecho han acompañado como disciplina al crecimiento de las civilizaciones antiguas, que tuvieron su esplendor con los romanos (la base de gran parte de la legislación actual). En 1088 se funda la primera universidad de la historia, la Universidad de Bolonia, y entre sus primeros estudios estaba Derecho, por lo que su aprendizaje ha estado unido a la historia de las universidades, como centros elitistas. Este concepto cambia en el siglo XIX, y sobre todo en el siglo XX, cuando aumenta significativamente el número de alumnos en las universidades, y se comprueba que esta disciplina se convierte en una de las mayores necesidades de estudio, ante la creación de nuevos organismos internacionales. Es la consagración de las Facultades de Derecho.

Históricamente, estudiar la carrera de Derecho supone acceder a un compendio de conocimientos atesorados a lo largo de los siglos que recogen los principales valores del ordenamiento jurídico, normativo e institucional de una sociedad, con el que se regula la conducta humana sin perder de vista los valores éticos y los derechos fundamentales. El Derecho recoge las corrientes históricas de pensamiento filosófico jurídico-político que reflexionan sobre diversos elementos jurídicos como el estado, la justicia, el gobierno, la propiedad, los derechos o la aplicación de un código legal que se ejerce por la autoridad. La legislación también es garante de un gobierno legítimo, por ejemplo, o cuando debe derrocarse. Por tanto, su estudio se centra en el pensamiento humano acerca de conceptos jurídicos y políticos y su relación con otras disciplinas como la sociología, la psicología, la moral o la antropología. En resumen, estudiar la carrera de derecho es abordar el estudio del concepto de justicia.

6 motivos para elegir la carrera de Derecho 

Estudiar la carrera de Derecho supone conocer el peso de la historia y la filosofía en una profesión que requiere de un compromiso personal por buscar la verdad, defender la justicia y evitar que se comentan abusos hacia los más débiles del sistema. Algunas de las principales razones que una persona tiene para dedicarse a esta apasionante profesión son:

1.       Hacer justicia. Es el principio fundamental del Derecho, en el que se determina la igualdad de todos ante la Ley y el Estado de Derecho. Con este fundamento jurídico se regulan las garantías que aseguran un proceso justo y evitan que un inocente sea castigado. Si no existiera este pilar del derecho la sociedad estaría sometida y el fuerte dominaría al débil. Elegir estudiar la carrera de Derecho permitirá al futuro abogado desarrollar una serie de destrezas y cualidades que le facilitarán la resolución de los problemas del mundo y de los hombres.

2.       Hacer progresar a la sociedad. El estudio de la carrera de Derecho prepara al alumno para dominar conceptos como la racionalidad, la universalidad o la igualdad, siempre respaldados por la verdad. Es una de las carreras más completas y transversales que tiene su aplicación práctica en la sociedad ya que se adapta a los cambios sociales y es necesaria para resolver los problemas que atañen a la convivencia humana.

3.       Aumentar las salidas profesionales. El Derecho regula la convivencia y la actividad humana a través de leyes, reglamentos, tratados, contratos, entre otros. Por tanto, las posibilidades laborales tanto dentro de las Administraciones Públicas como en los ámbitos privados son múltiples. Esta ciencia se relaciona con tantos tipos de empresas e instituciones que las salidas profesionales varían en función de la orientación profesional que desee seguir el recién egresado: juez, notario, registrador, abogado de empresa, asesor jurídico o abogado, entre otros. Por tanto, es una profesión que abre muchas puertas del mercado laboral.

4.       Obtener una sólida base cultural. La formación de un egresado en Derecho no termina una vez que recibe el título universitario. Esta ciencia está ligada a todos los aspectos sociales del hombre por lo que está en constante adaptación a los cambios que se producen en la sociedad. Durante la formación en la universidad, el estudiante recibe una sólida base cultural necesaria para gestionar áreas como la administración, los recursos humanos, las ventas, el derecho europeo, el penal, la administración pública, entre otros. Un abogado deberá estar al día de las modificaciones o cambios legislativos que afecten a su disciplina de trabajo.

5.       Resolver de problemas.  El Derecho regula la convivencia y las actividades humanas.  Es una carrera que no sólo está relacionada con el área estrictamente jurídica, sino que entronca con la economía, la política o la administración pública. Su versatilidad permite a la carrera de Derecho acompañar al individuo y la sociedad en todas las fases de su existencia y resolver, desde una dimensión práctica y útil, los problemas que surjan en su cotidianeidad para mejorar la convivencia humana.

6.       Dominar las nuevas tecnologías. El Derecho Digital y de las Nuevas Tecnologías es una carrera en alza. Es una disciplina que se adapta a las nuevas realidades y responde a los retos legales que plantean las nuevas tecnologías como la inteligencia artificial o la ciberseguridad. Los abogados adquieren una formación jurídica y la cualificación tecnológica necesaria para enfrentarse a los retos en constante evolución de la sociedad actual, especialmente, si los estudios son como carrera de derecho online.

Con toda la información sobre la carrera de derecho que acabamos de exponer, decidir matricularse en el grado en Derecho está un poco más cerca de tus metas. Los motivos para elegir la carrera de Derecho son muy diversos, cada persona tiene el suyo, en función de su trayectoria vital y sus oportunidades. Ahora, más que nunca, estudiar un Grado de Derecho, especialmente online, está en tus manos. 

Añadir nuevo comentario