Andrés Seoane Fuente Departamento de Comunicación
Jue, 02/01/2020 - 10:00

derecho nuevas tecnologias

A nadie escapa que el Grado en Derecho es una de las carreras académicas con más salidas laborales. La versatilidad de un grado en derecho permite a un futuro abogado desarrollar su profesión en multitud de campos. Gracias a la eclosión de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) se han abierto nuevas oportunidades en varios de ellos, para expertos en derecho digital.

El derecho digital y la globalización tecnológica

Afortunadamente, un alto porcentaje de la población mundial tiene presencia y actividad en internet. Tanto en su esfera personal como en el ámbito del trabajo. Con el uso generalizado de dispositivos móviles y las espectaculares innovaciones en tecnología, el 45,79% de la población mundial tiene presencia digital actualmente[1].

Esto significa que casi la mitad de la población mundial comparte presencia analógica y actividad en internet y en diversos foros y plataformas digitales. Una de las principales consecuencias de esto es que hay que vigilar y asegurar la protección de sus derechos y garantizar el cumplimiento de sus obligaciones. Porque todas estas personas son también sujetos de derecho, aunque se desenvuelvan en un entorno virtual.

El aumento de pleitos vinculados al derecho digital pone de manifiesto que las nuevas tecnologías y el derecho están condenados a entenderse. Y a viajar de la mano en un futuro a corto y medio plazo. Los expertos en derecho digital son cada vez más necesarios y lo serán aún más el día de mañana.

¿En qué puede trabajar un abogado de derecho digital?

Muchas de las materias que se estudian en el grado en derecho resultarán de utilidad, si un abogado se quiere especializar en derecho digital. Otras facetas requerirán de un enfoque un poco más específico. No obstante, un experto en derecho digital puede desarrollar su trabajo en diversos y variados campos. Por citar sólo algunos:

  • Asegurar el patrimonio y las transacciones digitales (e-commerce).
  • Velar por los derechos de imagen, honor e intimidad.
  • Defender la propiedad intelectual y los derechos de creación artística.
  • Proteger ante el ciber bulling y el ciberacoso sexual.
  • Velar por la huella digital y el derecho al olvido.
  • Asesorar y actuar conforme a la legislación de protección de datos.

La lista es extensa y podría continuar, ya que aquí sólo hemos citado algunas de las posibilidades más generales. Los abogados digitales pueden ahondar en su especialización todo lo que deseen. Porque ambas disciplinas, las nuevas tecnologías y el derecho, están aún hoy en permanente evolución y transformación. Y los abogados especializados en derecho digital seguirán enfrentándose a retos que no existen hoy en día, pero que seguro saldrán a la luz.

Los abogados de derecho digital y el big data

Una de las posibilidades más lucrativas de las nuevas tecnologías es la explotación comercial del big data. Las empresas han entendido que los datos tienen una importancia estratégica y económica brutal. Por ello, la esfera corporativa cuida especialmente su información digital masiva. Y también la de sus competidores y la del resto de usuarios, clientes, proveedores, etc.

Por eso el mundo empresarial demanda cada vez con más urgencia la presencia en sus organigramas de expertos en derecho digital que sepan desenvolverse con soltura en ese terreno y que puedan proteger sus intereses, en lo relativo al big data. No en vano, esta es una de las áreas laborales más lucrativas para los futuros graduados en derecho.


[1] Datos del Banco Mundial correspondientes al año 2019, según el informe Global Digital.

Añadir nuevo comentario