Andrés Seoane Fuente Departamento de Comunicación
Lun, 19/08/2019 - 13:09

Uniforme de Seguridad Privada

La seguridad es una preocupación que está en la mente de todo el mundo: particulares, empresas, instituciones, etc. La seguridad privada, por tanto, es una buena salida laboral y estudiar un grado especializado para tener formación en seguridad privada es la mejor manera de contar con una carrera profesional en este área.

El reto del campo de la seguridad, no obstante, es que está en constante movimiento. No sólo por los continuos cambios en las normativas que se aplican en el sector. También por la diversidad de innovaciones que se producen y la cantidad de competencias que se le exigen a los profesionales, así como el carácter heterogéneo de esas competencias. ¿Qué aspectos hay que tener en cuenta antes de elegir un centro de formación de seguridad privada autorizado?

La seguridad privada es multidisciplinar

Como ya hemos revelado, actualmente un profesional de la seguridad privada competente debe dominar diversas disciplinas y áreas del conocimiento. Normativas y leyes de aplicación general, reglamentos específicos, gestión de equipos, códigos deontológicos y éticos, conocimientos de derecho, de tecnología e informática, seguridad ambiental, elaboración de planes de contingencia y emergencia, etc.

Antes de decantarte por un grado o por un centro de formación en seguridad privada debes asegurarte de que su plan de estudios tiene ese carácter transversal, multidisciplinar, abierto y flexible, para poder adaptarse a los cambios que se producen en el sector. Estos cambios a veces hay que implementarlos durante el estudio del propio grado y la universidad en cuestión, así como su metodología de trabajo debe estar preparada para integrarlos en su plan de estudios.

La tecnología y la seguridad privada van de la mano

Como es lógico, la formación específica en seguridad privada debe tener en cuenta el impacto de las TIC en su área de influencia. La tecnología está presente en todos los órdenes de nuestra vida y la seguridad privada no es una excepción. Es, al mismo tiempo, un aliado y una potente herramienta que hay que conocer y saber aplicar, además de una potencial fuente de amenazas de las que hay que saber protegerse.

Es fundamental conocer cómo funcionan determinadas redes y sistemas, cuáles son las innovaciones tecnológicas en el campo de la seguridad y saber cómo actuar para proteger la información, el acceso, la integridad de un ecosistema digital o cómo son las estrategias de los cibercriminales.

Algunas materias relacionadas con la seguridad privada

Además del carácter multidisciplinar de los estudios de seguridad privada, también hay que tener en cuenta otras materias «satélite» que, sin estar directamente relacionadas con el sector, sí que pueden aportar conocimientos útiles para construir un perfil profesional sólido y competente. Desde la seguridad en determinados eventos y entornos con materiales explosivos o pirotécnicos, a la prevención de incendios, la seguridad ambiental o los aspectos psicológicos y de gestión del estrés en situaciones extremas y la seguridad industrial en la empresa.

Todas estas materias puedes incorporarlas al diseño de tu grado en seguridad privada como asignaturas optativas. Además, también puedes asegurarte de que en el programa de estudios se incluyan materias transversales, como la comunicación científica y profesional en inglés, habilidades y competencias de comunicación, en general o valores sociales que entran en juego en el desempeño de la seguridad privada. En cualquier caso, asegúrate que el centro de formación en seguridad privada autorizado cuenta con profesionales de experiencia contrastada, te permite realizar prácticas externas en el ámbito profesional y que cuenta con una metodología que te habilite para incorporarte al mercado laboral nada más finalizar tus estudios de grado.

Añadir nuevo comentario