- La violencia de género, ¿está incluida en el ámbito del Derecho Internacional?

- Sí, es una preocupación reciente para el Derecho Internacional y existen instrumentos normativos y pronunciamientos jurisprudenciales que persiguen y castigan las manifestaciones de violencia de género.

Es especialmente relevante por su proyección hacia la política legislativa de los Estados la Recomendación General nº 19 del CNUEDM (1992), que establece que “[en] virtud del Derecho Internacional y de pactos específicos de derechos humanos, los Estados... pueden ser responsables de actos privados si no adoptan medidas con la diligencia debida para impedir la violación de los derechos o para investigar y castigar los actos de violencia y proporcionar indemnización”.  

En cuanto a la lucha contra la violencia de género en conflictos armados, el Estatuto de Roma (entrada en vigor el 1 de julio de 2002) incluye la violencia de género como delito perseguido por el Derecho Penal Internacional, tal como habían recogido antes el Estatuto del Tribunal Penal Internacional para Yugoslavia (1993) y el Estatuto del TPI para Ruanda (1994). 

La violación se tipifica como un crimen contra la Humanidad y se castigan otros delitos relacionados con la violencia sexual como la prostitución forzada, la esclavitud sexual y los embarazos forzados, al considerarlos como atentados contra la dignidad y la libertad sexual de la mujer y se incluyen las diferencias de género en las conductas degradantes y de tortura que sufren los hombres y las mujeres en los conflictos armados.

La jurisprudencia internacional ha ido perfilando los tipos penales, equiparando las violaciones a las torturas que prohíbe la Convención de Ginebra, incluyendo las  agresiones sexuales y la esclavitud sexual como crímenes de lesa humanidad y calificando la violencia sexual sistemática como delito de genocidio. 

A pesar de los avances de los últimos años, la lucha contra la violencia de género incrustada en la sociedad y como una de las manifestaciones más abyectas del horror de la guerra, exige todavía una mayor implicación de los Estados y de las Organizaciones Internacionales

Entrada publicada el 20/03/2018

Editor: Universidad Isabel I

Burgos, España

ISSN: 2603-9087

Comentarios

En primer lugar, muchas gracias Ricardo por la entrada, que resulta muy clarificadora.

Desgraciadamente, la violencia de género es un tema que no pierde actualidad, pese a los avances que, como bien señalas, hemos podido observar en los últimos tiempos.

El mes pasado sin ir más lejos, saltaron a la luz los casos de distintas ONG, como Oxfam, en la que algunos de sus trabajadores aprovecharon las misiones de apoyo humanitario en Haití para dedicarse a la explotación sexual y los abusos de poder. Hechos como este, acontecidos tras un desastre natural, y llevados a cabo por trabajadores de una ONG destinados allí, en principio, para ayudar, son especialmente reprobables y han de tomarse medidas contundentes para evitar que se repitan.

Gracias por su comentario. Es cierto que estamos ante una de las mayores lacras de las sociedades modernas y que el Derecho interno no está siendo capaz de combatirla, por lo que hay mucho camino por recorrer en el Derecho Internacional.

Todos los pasos son importantes pero situaciones como las que comenta y otras parecidas que hay sucedido relacionadas con soldados de la propia ONU, nos enseñan que estamos todavía muy lejos de ver la luz al final del túnel.

Un saludo cordial.

Gracias, Ricardo.
Sin duda, una interesante entregada sobre la violencia de género. Considero que se hace preciso, cada vez más, contar con más instrumentos que sirvan de protección a las victimas y para perseguir esos casos. Desde el Dº INTERNACIONAL resulta clave, tanto la de género como la doméstica, pues como comentas: A pesar de los avances de los últimos años, la lucha contra la violencia de género incrustada en la sociedad y como una de las manifestaciones más abyectas del horror de la guerra, exige todavía una mayor implicación de los Estados y de las Organizaciones Internacionales.
Un abrazo, a todos.

Hola Elisa, muchas gracias por tu comentario.

Las resoluciones de los Tribunales Penales internacionales y los avances en las legislaciones internas en esta materia, deben animar a todos los actores implicados (Estados, Organizaciones Internacionales, agrupaciones ciudadanas) a seguir peleando por erradicar todas las manifestaciones de violencia en el ámbito internacional y, especialmente, las que causan víctimas en los colectivos más desprotegidos.

Es un hecho que si analizamos las situaciones de violencia en conflictos armados o las que se producen en relación con refugiados, se produce un ensañamiento especial cuando la víctima es de sexo femenino.

Un saludo cordial.

Añadir nuevo comentario