Trabajo Fin de Máster

Esta titulación ha sido informada favorablemente para su verificación por la Agencia de Calidad del Sistema Universitario de Castilla y León (ACSUCyL)  para ser impartida en el curso 2020-2021, e igualmente verificada por el Consejo de Universidades con fecha 18 de mayo de 2020, acordándose su implantación por la Consejería de Educación de la Junta de Castilla y León el 25 de junio de 2020 y continúa su tramitación para la inscripción en el RUCT

De acuerdo con los objetivos establecidos para esta materia, de carácter obligatorio, los estudiantes de máster deberán elaborar y defender un trabajo en el que demuestren las competencias adquiridas a lo largo del máster.

El Trabajo Fin de Máster se plantea como una actividad que conjuga la aplicación competencial de los aprendizajes conceptuales y procedimentales cursados desde una perspectiva de iniciación a tareas de investigación científica (aplicando las metodologías propias impartidas por las distintas materias y asignaturas) y la especialización en campos específicos relacionados con la práctica profesional. De esta forma, se redunda en una capacitación y cualificación vinculada a las necesidades formativas personalizadas de cada alumno.

El Trabajo Fin de Máster supone, por tanto, una personalización del aprendizaje, así como una proyección práctica de competencias, habilidades y experiencias propias del ámbito profesional para el que demanda su formación; además de evaluarse las competencias específicas de una modalidad de investigación, busca conseguir que el alumno adquiera una seriedad y rigor académico orientado a ampliar las fronteras de la rama de conocimiento elegida por el alumno, y que el estudiante sea capaz de formular una tesis sobre la materia elegida. Eso sí, sin tener que ser necesariamente, como en el caso de la tesis doctoral, un tema original y sujeto al planteamiento de nuevas y complejas ideas. En conclusión, se busca que el alumno adquiera la metodología científica necesaria para la realización posterior de una tesis doctoral, y se basa en principios metodológicos como:

  • Dirección personalizada a cargo de un profesor con docencia en el máster especialista en la materia (cuya función también estriba en la orientación académica general de sus tutorandos, posibilitando desde el principio la coherencia entre la formación recibida en el máster y la especialización que permite el TFM) y evaluación a cargo de un tribunal pluripersonal.
  • Iniciación a la investigación científica e innovación en los diferentes campos epistemológicos y profesionales afines a los intereses del alumno y las expectativas de cualificación profesionalizante.
  • Especialización conceptual y metodológica en alguna de las ramas de contenido relacionadas con las materias impartidas en el máster.

Procedimientos concretos y desarrollo del TFM

Proceso de tutorización

El TFM se realiza bajo la dirección de un tutor asignado por la Universidad y será desarrollado y defendido individualmente por el estudiante ante un tribunal académico.

La función del tutor de TFM es la de acompañar al estudiante en su proceso de desarrollo del trabajo, orientándole, asesorándole, supervisándole y evaluándole. A su vez, es quien da el visto bueno y emite una calificación que supone entre el 40% y el 60 % de la nota definitiva.

Elección del tema del TFM

Una vez asignados el tutor y la temática, el estudiante debe escoger un tema concreto que debe corresponderse con uno de los siguientes planteamientos:

  • Trabajos bibliográficos sobre el estado actual de aspectos específicos estudiados en el máster.
  • Estudio de casos, teóricos o prácticos, relacionados con los contenidos del máster.
  • Trabajos experimentales relacionados con el máster.
  • Trabajos de aplicación práctica .

El tutor será responsable de exponer al estudiante las características del TFM, de asistir y orientarlo en la elección del tema y en su desarrollo, de velar por el cumplimiento de los objetivos fijados y de emitir un informe del trabajo que haya tutelado, previamente a su presentación, contando siempre con el apoyo de la Comisión del TFM, que resolverá cualquier duda que pueda surgir.

Acto de defensa

La Universidad establece una normativa de obligatorio cumplimiento para este proceso que tiene como objetivo garantizar la igualdad de oportunidades y favorecer la claridad en las exposiciones:

  • El estudiante defiende su trabajo ante un tribunal compuesto por miembros pertenecientes al colectivo docente de la Universidad o al del cuerpo de profesorado colaborador externo. También podrán formar parte de este tribunal expertos externos.
  • Existen dos partes diferenciadas en la defensa: la exposición del alumno y las sugerencias o cuestiones del tribunal.
  • En ningún caso, el tutor del TFM puede formar parte de un tribunal que evalúe a alguno de sus alumnos dirigidos.
  • El Tribunal de Evaluación emite una calificación fundamentándose en los criterios evaluativos de la guía docente del TFM.
  • El acto de defensa se considera un mecanismo de validación de identidad y de supervisión del trabajo realizado durante el proceso de tutorización, de tal forma que la calificación final no recaiga solo en las consideraciones de un único docente.