Sandra Lado Departamento de Comunicación. Universidad Isabel I
Jue, 23/07/2020 - 00:00

 

Los expertos en criminología pueden trabajar recogiendo pruebas como esta pistola


Si eres una persona con ganas de entender la delincuencia y el fenómeno criminal, estudiar criminología puede ser tu meta de futuro. Si además estás comprometido con los valores relacionados con la justicia social, esta profesión también te interesa. Pero, si también eres una persona con capacidad de análisis, síntesis y argumentación, está claro que la criminología es una profesión en la que te sentirás muy feliz.


Aspirar a formar parte de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado o a la investigación de un crimen en el ámbito privado, pueden ser las metas que busca aquella persona interesada en estudiar criminología. Los principales aspectos de la criminología permiten saber cuál es la realidad del delito y, especialmente, analizar el comportamiento desviado que ha llevado a que el criminal se salte las normas impuestas por la sociedad.


¿Qué es la criminología?


La criminología es una ciencia multidisciplinar que estudia al criminal y la relación que éste tiene con el crimen y sus víctimas. El objetivo del estudio de un grado en criminología se centra en la prevención y análisis de la criminalidad, del criminal y del hecho delictivo.
El trabajo de la criminología en la actualidad se centra en la conducta antisocial del criminal y lo que le lleva a la realización de un crimen. Las series de televisión analizan este tema desde muchos ámbitos, especialmente desde el más espectacular para generar argumentos con coherencia y acción. Sin embargo, el trabajo del criminólogo requiere de ciencia, de estudio, de meticulosidad. La criminología moderna analiza los factores psicológicos, sociológicos y biológicos del escenario del crimen, para resolverlo.


Qué aspectos de la criminología abordar


Son cuatro los aspectos fundamentales de la criminología que se abordan en el grado de criminología: la delincuencia juvenil, la relación entre inmigración y delincuencia, el crimen organizado y la violencia de género. Estos cuatro fenómenos son el objeto de estudio y análisis en el grado de Criminología en la Universidad Isabel I. Y las menciones que tiene el grado, para trabajar la especialidad son: Pericial Criminológica y Criminalística, Seguridad Privada y Ciberseguridad.


Según los datos oficiales registrados en España, la delincuencia juvenil ha descendido en los últimos años en delitos patrimoniales, es decir, en los robos, pero se ha mantenido estable en lo que se refiere a los delitos violentos. El aumento de la presencia de bandas callejeras latinas como los Latin King o los Ñetas ha llevado a estudiar este fenómeno de la delincuencia juvenil, con el objetivo de prevenirlo. Un criminólogo estudia las tendencias actuales de la criminología y considera todos los aspectos relacionados con este tipo de delincuencia.


Otra de sus especialidades está en la relación entre la inmigración y la delincuencia. La implantación de nuevas medidas de contención migratoria o la construcción de murallas en las fronteras así como el incremento de los dispositivos policiales en las zonas fronterizas han elevado el esfuerzo de las instituciones para analizar el fenómeno de la inmigración y su relación con la comisión de delitos. El personal de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado destinado a este colectivo crece cada vez más. Especialmente con la puesta en marcha de nuevas leyes que requieren, en muchos países, el acceso de la inmigración mediante sistemas de cuotas. Un criminólogo debe entender los procesos de integración y multiculturalidad que se produce por el fenómeno migratorio.


El crimen organizado es otro de los aspectos de la criminología que más se trabajan. En España, los casos de corrupción política y el blanqueo de capitales han centrado muchas de las operaciones policiales en la lucha contra la delincuencia. También ha proliferado, especialmente en las zonas fronterizas, las mafias del tráfico de inmigrantes. La relación que tiene este tipo de delincuencia con la economía, el tráfico ilícito y el control policial abren un abanico de posibilidades para el trabajo del criminólogo.


El otro gran pilar de estudio en criminología es la violencia de género. El número de víctimas ha aumentado desde hace una década, momento en el que se dio visibilidad a un problema del que anteriormente no se tenían datos. Con la visibilización de este delito, también ha aumentado la preocupación de la sociedad por solucionarlo y, al mismo tiempo, los recursos institucionales tanto en materia legislativa como en las políticas públicas que apoyen a las víctimas. La comunidad científica, por su parte, se ha volcado también en analizar las características y factores que presenta el maltratador, la asistencia a las víctimas y el tratamiento de los agresores con políticas de reinserción.


 La ciberdelincuencia

Pero también se suman a los principales aspectos de la criminología, la ciberdelincuencia. El aumento del ciberfraude y los ciberataques han abierto una nueva rama de trabajo para los criminólogos. Y unido a esta especialidad están las amenazas y coacciones en los crímenes que atentan contra el honor y las agresiones sexuales en las redes.


Uno de los aspectos más valorados una vez finalizado el grado de criminología se centra en conocer los medios estadísticos, que estudian análisis cuantitativos y cualitativos de las investigaciones. También se valora el conocimiento de inglés, ya que es el idioma tradicional de los estudios criminológicos. Las salidas profesionales para quienes estudien criminología en la actualidad se centran en: los cuerpos policiales, los centros penitenciarios, la seguridad privada, la investigación privada o el área judicial llevando bases de datos de delitos, informes criminales o como criminólogo forense.

 

Añadir nuevo comentario