Aida Tórtola Navarro Profesora del Grado en Nutrición Humana y Dietética
Vie, 25/03/2022 - 10:00

Deportista en el gimnasio

Deportista en el gimnasio.

Serie: 'La vitamina inquieta' (XXII)

A nadie se le escapa que el deporte de alto rendimiento es tremendamente sacrificado. El trabajo del deportista consiste en entrenar y dirigir todos sus recursos a la obtención del mayor nivel de rendimiento que le permita su organismo, para así, lograr resultados en competición. Uno de esos recursos es la alimentación, existiendo determinadas disciplinas deportivas en que esta toma mayor importancia. Son los que algunos investigadores denominan deportes “de riesgo” para el desarrollo de trastornos de la conducta alimentaria o TCA (1), entre los que se incluirían los deportes de combate debido a que la competición se organiza por categorías de peso; deportes de resistencia aeróbica, como la maratón, en los que un peso reducido puede favorecer el rendimiento; o aquellos en que se valora la estética del deportista, como podría ser el patinaje artístico.

Lucha tailandesa

Muay Thai o lucha tailandesa es un deporte de contacto.

Sin embargo, es importante saber primero cuáles son los TCA, y es que más allá de la anorexia y bulimia nerviosas, existen otra serie de alteraciones de las conductas de alimentación (2). Cuando se habla de TCA, el imaginario colectivo se centra en mujeres extremadamente delgadas, que no comen o vomitan lo ingerido, obviando así a un gran número de individuos que padecen trastornos menos conocidos. Así, por ejemplo, otro de los TCA reconocidos como tal, consiste en rechazar radicalmente la ingesta de algún tipo de alimento, lo cual puede repercutir en el estado nutricional de la persona, independientemente de su peso o composición corporal. Este trastorno, es uno de los modos en los que se presenta lo conocido como ortorexia nerviosa y se ha relacionado con deportistas de físico-culturismo. Igualmente, estos deportistas también pueden presentar cuadros de vigorexia (4), aunque este último tipo de trastorno se asocia más con la dismorfia corporal (alteración relacionada con la percepción que una persona tiene sobre su propia apariencia física) que con la alimentación.

Deportista levantador de pesas

Deportista levantador de pesas.

En cualquier caso, se sabe que más allá de otros factores, la práctica de determinados tipos de deportes puede provocar que el deportista desarrolle un TCA, e incluso que las alteraciones en la alimentación se vean de algún modo reforzadas y aplaudidas por los entrenadores (1). Se establece, por tanto, una nueva línea profesional a seguir por los Graduados en Nutrición Humana y Dietética, y es que tal y como plantean algunos autores, es preciso que los deportistas estén convenientemente informados sobre los efectos de la nutrición en relación a su rendimiento deportivo, desterrando los mitos existentes hasta que las normativas de competición tomen cartas en el asunto, y pongan límite respecto al bajo peso de determinados deportistas (5).

Tan necesaria es esta línea de trabajo, que, en un reciente estudio realizado en competidores españoles de deportes de combate, se recoge que tan sólo un 2,2% de los deportistas, seguía indicaciones de nutricionistas a la hora de plantear estrategias de pérdida de peso pre competición (6). Siguiendo el Código Deontológico de la profesión de Dietista-Nutricionista en España, se requiere que sean estos profesionales quienes promocionen la salud de modo integral, aplicando estrategias de prevención de patologías alimentarias o nutricionales (7), también en el deporte, y en colaboración con el resto de profesionales de quienes dependen nuestros deportistas, no sólo para conseguir más medallas, sino también para asegurar su completo bienestar.

Referencias.

  1. Sáez A, Ayensa J. Factores de riesgo en trastornos de la conducta alimentaria en deportistas de alto rendimiento. Revisión sistemática. Clínica Contemporánea. 2021;12(2).
  2. Guarda A. What Are Eating Disorders? [Internet]. Psychiatry.org. 2021 [cited 1 March 2022]. 
  3. Astudillo R. Ortorexia nerviosa: ¿Un estilo de vida o el surgimiento de un nuevo trastorno alimentario?. Revista chilena de nutrición. 2021;48(2):255-265.
  4. Muñoz Sánchez R, Martínez Moreno A. Ortorexia y vigorexia ¿nuevos trastornos de la conducta alimentaria?. Trastornos de la Conducta Alimentaria. 2007;5:457-482.
  5. Hernández-Mulero N, Berengüí R. Identidad deportiva y Trastornos de la Conducta Alimentaria: Estudio preliminar en deportistas de competición. Cuadernos de Psicología del Deporte. 2016;16(2):37-44.
  6. Martínez-Rodríguez A, Vicente-Salar N, Montero-Carretero C, Cervelló-Gimeno E, Roche E. Weight Loss Strategies in Male Competitors of Combat Sport Disciplines. Medicina. 2021;57(9):897.
  7. Consejo General de Dietistas-Nutricionistas de España C-. Código Deontológico de la profesión de Dietista-Nutricionista (D-N) en España. Rev Esp Nutr Hum Diet [Internet]. 18 de febrero de 2018.

    Editor: Universidad Isabel I

    ISSN 2792-1824

    Burgos, España

Añadir nuevo comentario

La Universidad Isabel I tratará la información que nos facilite con el fin de publicar su comentario como respuesta a esta entrada de su blog. Más información sobre este tratamiento y sus derechos en nuestra política de privacidad.